Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Juan Pablo Arenas Vargas’ Category

TEORÍA DEL OBJETO DOS:
ENSAYOS SOBRE ÁRBOLES, RIZOMAS Y DISEÑOS

 

Por: JUAN PABLO ARENAS VARGAS

 

A  MANERA DE PREFACIO

  

 “Mi propósito no es el de enseñar aquí el método que cada cual debe seguir  para conducir bien su corazón, sino solamente mostrar de que manera he tratado de conducir el mío”

                  Descartes (Discurso del Método)

         De alguna manera mi interés en el diseño surge de mi insatisfacción de lo que veo del mundo, las cosas desde mi óptica están mal planeadas, mal ejecutadas y mal elaboradas; había en ese entonces, y también lo hay ahora, una profunda desilusión y ruptura con lo que me rodeaba, entonces me hice diseñador por frustración, con la muy irresponsable y secreta ilusión de poder tener razón. Razón de mi frustración y razón de mi proyectiva como diseñador, pero no sé qué es peor, si mi hastío al sistema o mi profunda esperanza en el cambio, ¿qué es más patético en este tiempo que un hombre con fe?

         Pero para ser un educador, y yo lo soy, se necesita de la contradicción, de ahí radica su trampa.

         El hombre contemporáneo perdido entre tanto objeto sin razón de ser, perdió su razón y su ser. Ya no sueña, ya no reflexiona y mucho menos se conmueve, sólo busca la utilidad y su precio, a eso lo llaman una vida real. Un objeto real para un diseñador real es sólo lo que se vende,  se perdió la ilusión a cambio de la economía, se perdió la reflexión por la estadística y se  perdió el alma por la utilidad.

         El buen diseño es tratar de entender y darse a entender,  son ideas del mundo detenidas en el tiempo, posturas ontológicas del hombre a través del objeto, son  muchas esperanzas, y alguno que otro acto fe.

         A esta altura de mi vida ya no creo tener razón, es más, ya no me interesa, me cansa por lógica, monótona y fría. Me interesa en cambio la sin-razón como posibilidad de búsqueda de unos pocos segundos de iluminación.

         Cambio sin muchas dudas, que no son pocas, la seguridad de una vida sin sobresaltos por la incertidumbre de una vida con sentido en la vida misma; de ahí nace mi historia y mi postura; de ahí nace, mí teoría compleja del objeto.

  1. A grandes pasos la historia antigua.

         Había una vez…en un día oscuro y húmedo…

         Entre ochenta y cincuenta millones de años atrás, en que el primate al que pertenece hoy el ser humano comía tranquilamente hierbas e insectos del bosque vecino, esté era un animal tímido y frágil, sin muchas pretensiones de sobrevivir en un territorio donde los grandes reptiles dominaban todo a su largo paso.

         Los primeros hombres-primates y sus primeros objetos se produjeron entre el Australopitecos y el Neandertal, instrumentos básicos de trabajo para sobrevivir frente al ambiente natural como los raspadores de hueso, cuchillos de silex o la utilización de pieles de otros animales para protegerse de los agentes externos que dificultaban su adaptación al medio.        El hombre de Pekín conoció el fuego hace unos quinientos mil años, con él se defendió del contexto inhóspito y aprendió a manejarlo y a depender de él tanto como de sí mismo.

         El hombre-primate se volvió sedentario y con esto cambio toda su estructura sexual, familiar y social.

         Según Morris[1] y Engels[2] varios son los cambios que sufrió en su evolución de primate a ser humano, aquí un recuento rápido y desordenado de sus profundos cambios.

         El primero de estos es el crecimiento del celebro para suplir su carencia física.

         El segundo es el desarrollo de la mano y de su dedo oponible.

         Tercero fue el cambio de alimentación, de vegetales y frutos, que amplio su cadena trófica a carne.

         Cuarto: aceleró un proceso de neotenia por el cual algunos rasgos infantiles se prolongan o conservan en la vida de un adulto.

         Lo anterior precipitó el concepto de familia como lo conocemos hoy, “las hembras tenían que quedarse a cuidar a los pequeños, mientras los machos salían de caza”[3] 

         Como sexto, el sexo se volvió más placentero[4].

         Séptimo ocurrió la domesticación de plantas y animales.

         Los primeros homo-sapiens (y desde aquí trataré nuevamente de comenzar ha hablar en primera persona) nos hicimos humanos por el grandioso oficio de ser carroñeros, todos los desperdicios de alimentos que dejaban los otros eran buenos para nosotros, pero pronto logramos mejorar de status y nos convertimos en cazadores-carroñeros; condición que hasta el día de hoy no hemos podido o querido abandonar.

         Nuestro cerebro debido a esto, fue creciendo tanto como la complejidad de nuestras herramientas de adaptación al medio, ahora teníamos todas nuestras capacidades biológicas tanto como las instrumentales y culturales.

         Debo resaltar aquí que nunca hubiésemos podido ser lo que somos sin la adaptación constante de estas tres dimensiones: la biológica, la instrumental y la cultural, y debo decir también, que desde siempre nuestra especie  posee una estructura  ambiental y por lo tanto igualmente compleja por la cantidad de variables móviles a tener en cuenta.   

         Nosotros los seres humanos, a diferencia de todo el resto de animales que existen, biológicamente, estamos especializados en la no especialización, la curiosidad  infantil, en nosotros, es una constante y “…éste ha sido el más grande ardid de supervivencia de nuestra especie[5]

         La curiosidad nuestra se desarrolla entre dos impulsos que forman un equilibrio dinámico que nos estructura: el neofílico y el neofóbico. “El primero nos empuja a nuevas experiencias; nos hace buscar afanosamente la novedad. El segundo nos retiene, hace que nos refugiemos en lo conocido.”[6]

          Bajo esta estructura dinámica es por medio de la imitación de las cosas que nos rodean que construimos más cosas que nos rodean.

          Nadie se explica como ese primate le apostó tanto a una evolución tan radical y compleja hasta convertirse en lo que hoy somos, el animal, que cree ser el dueño y señor de todo a su corto paso.

  1. A pasos cortos la historia cerca.

“La estupidez del individuo es aproximadamente proporcional al entusiasmo que una máquina le despierte”

Nicolás Gómez Dávila. (Escolios II)

 

          Como todas las cosas de la era moderna el diseño empezó a caer, a venirse abajo casi en el mismo instante en que éste nacía. Al menos conceptualmente su muerte esta ligada al transcurrir de su vida, entre otras cosas, porque el diseño no es solamente un resultado, sino una actitud crítica frente a la vida misma. El diseño como todo lo del hombre, esta íntimamente ligado a la vida, y la vida ligada a la muerte como el diseño.

          Siempre he creído que la duda es parte de la estructura de la vida.

          Se duda de todo, hasta del principio de la misma duda. Por eso, la vida del hombre esta mediatizada por la incertidumbre de un pasado que olvidamos a pedazos, de un presente que se escapa sin darnos cuenta, y de un futuro que añoramos y tememos al mismo tiempo.  

          La duda es tanto como no saber, y el no saber tal vez sea lo más humano de nosotros mismos: estamos aquí y ahora, pero ésto debe implicar algo que ignoramos con exactitud que es.

          De la duda se genera angustia, y de la angustia del  propio hombre fue de donde nacieron todas las religiones y todas las filosofías nuevas y antiguas conocidas por el ser humano.

          Entonces, la certeza se convierte según la filosofía de la negación, en la negación de la vida, se desearía en la vida ante todo la certeza, certeza de dónde venimos  y certeza de para dónde vamos. Pero si deseamos la certeza de la vida, es porque la vida no trabaja con certezas,  y solo añoramos lo que no tenemos, y en este caso, lo que no somos.  

Así, como toda definición es una trampa, todo lo que se sabe de una cosa termina por reducirla a los términos que se saben.  El estudio de los seres vivos enseña que todo lo vivo se mueve. Por lo tanto, todo lo vivo cambia, y mejor,  porque cambia es que vive.   Si conozco algo, lo analizo, lo concluyo y lo clasifico, y ese algo, no puede cambiar, no puede mejorar, no puede empeorar, ya es eso. Ya esta muerto porque no tenemos dudas sobre ello, y queremos creer de él,  solo en las certezas. El diseño como lo conocemos hoy es igual. 

Solo hay certezas. 

Ya está muerto.

Es curioso, pero la persona que inició toda la reflexión sobre la duda, convirtiéndola en método, si es posible culpar a alguien, fue quien tomó la duda como principio de vida.

Un 31 de Marzo de 1596 bajo el signo de Aries nace en Haye (Francia) Renato Descartes: Aventajado alumno de los Jesuitas, siempre sintió la necesidad de no creer. Después de terminar sus estudios y no muy seguro de ellos, aunque  tenía razones de peso para estarlo, decide un buen día salir a recorrer el mundo y aprender de sus propios cortos pasos.  Debo anotar aquí que en el siglo XVII aún era importante para el ser humano salir a caminar por el mundo y enfrentarse a su propio esfuerzo, cosa que hoy debido tal vez a las múltiples comodidades del mundo contemporáneo ya no se desea con tanto ímpetu…el ser humano debe ser cómodo, pero hasta que punto se convirtió en  acomodado…

A la edad de 41 años (1637), Descartes  escribe su Discurso del Método, obra base del método científico, padre de la filosofía mecánica y madre de todas las ciencias modernas.  Para Descartes el conocimiento viene dado no por éste, sino por la duda de éste, para Descartes la duda es la posibilidad del camino y no el camino. [7]

La duda se constituyó en el primer pilar de su discurso del método: Primero ‘’no aceptar nunca cosa alguna como verdadera’’. El segundo es dividir el problema del conocimiento en cuantas partes sean necesarias.  Tercero,  jerarquizar ese conocimiento; y cuarto y último, volver a revisar todo ‘’que estuviese seguro de no omitir nada’’. Es decir, volver a dudar. La duda como soporte y búsqueda de investigación y del conocimiento de la vida.

En esta época ciencia y filosofía eran una sola. 

La ciencia explicaba como funcionaban las cosas y la filosofía trataba de explicar qué significado tenían esas cosas para nosotros.  En este tiempo la ciencia no había desplazado al misterio y la sorpresa de vivir era parte del transcurrir diario.

Pero todo lo anterior no necesariamente debería ser negativo, sin embargo así fue. No por la ciencia o la filosofía que son neutras al ser humano sino por la imposibilidad del ser humano de no corromper sus propias ideas.

A partir de esta duda metódica, y debido a lo reduccionista del pensamiento del hombre, toda ciencia se volvió creencia y toda creencia se convirtió en fe, después que Descartes en Meditaciones Metafísicas (1641), probó la existencia de Dios a partir de las matemáticas, los límites y la lógica; la ciencia para muchos se convirtió en religión y la tecnología en tecnocracia.  Es por eso que toda ciencia  basada en la creencia o en la fe, termina, más temprano que tarde, siendo una mentira.

Esta actitud del ser humano frente al pensamiento de Descartes influyó en todo el manejo de la estructura del conocimiento a partir de esa época, e hizo que se presentaran transformaciones en varios niveles de acercamiento al conocimiento, como la  metodología, la comunicación, la ciencia, la investigación, el diseño y la educación que:

1. Se instituyó que para conocer había que separar y se olvidó que para comprender había que unir eso mismo conocido, que el desunir era una estrategia para acceder.

2. Una buena opción metodológica se convirtió con el tiempo, no para lo que estaba hecho, sino en una finalidad. No hay búsqueda sino logros, certezas y verdades.

3. El problema de la búsqueda del conocimiento se redujo a un estado de uní-dimensionalidad, con lo que se terminó creyendo que el problema era uno solo, y esto a su vez produjo que lo aisláramos de su contexto perdiendo de este modo todo contacto con la realidad.

4. La mente empezó por costumbre a trabajar bajo una lógica binaria, bueno-malo, negro-blanco, hombre-mujer, bonito-feo y se excluyo, por lógica, la posibilidad de una tercería.

5. Y, por último terminamos pensando solo a nivel de fragmento. “somos seres especializados en la razón, eso nos debilita[8] ya no queremos unir, construir, integrar y muchos menos comprender.

Pero ni para la humanidad, ni para el diseño, las cosas mejoraron de niveles de interpretación.  El 14 de Junio de 1789 se realizó la toma de la Bastilla en la Revolución Francesa,  y el 4 de Agosto del mismo año se proclaman al mundo los derechos del hombre en una sociedad igualitaria.

Esto igual a lo anterior no es necesariamente negativo, lo malo es nuevamente la aplicación de estas ideas; ‘’y los hombres de tanto repetir que todos somos iguales ante la ley terminamos pensando simplemente que todos los hombres somos iguales’’[9]

Y esto produjo a su vez:

2. Negar al otro como ser diferente de mí, que es tanto como negarme a mí, yo soy en la medida que el otro me reconozca, por ser el hombre un ser social, yo soy el otro. ‘’En mí existen las tres personas’’[10].  

 

3. Debido a esta falsa creencia en que todos los seres humanos somos iguales, poco a poco se fueron homogeneizando criterios, y en lugar de querer tener una vida de incógnitas y dudas que son la búsqueda del camino, queremos la certeza de una teoría simple por que es global, “en lugar de discutir un razonamiento se le reduce un juicio de pertenencia  al otro -y el otro es, en este sistema, sinónimo de enemigo[11]  El otro, por pensar diferente a mí, está en mi contra. Por eso tal vez, atacamos diferencias y eliminamos minorías.

Bajo esta óptica, el mundo empezó a empeorar rápidamente. Desde finales del siglo XIX, para el diseño todo estaba consumado porque aparentemente todo estaba dicho, faltaba solamente reproducir por enésima vez el mismo esquema rigurosamente repetido de épocas anteriores con diferentes protagonistas y el mismo contenido a esta altura del ciclo ya inútil.

El diseñador, que sigue esta tendencia historia basada en la reducción del conocimiento en aras de la mal llamada especialización del mismo, tiende a no pensar o a pensar poco, porque solo se le enseña que el quehacer del diseño está en realizar objetos, o máximo en crear servicios: de ahí viene su especialización y también su reducción, porque prácticamente toda su fundamentación recae en el hacer. Desde la academia se le enseña que su fuerte es la mano y de ella depende todo lo que es, no la cabeza ni el corazón sino la mano, la mano que hace pero que no necesariamente piensa, la mano que elabora pero que no reflexiona. Al diseño no se le ha dado  la oportunidad de concebirse a sí mismo, se le reduce a la simple reproducción, somos como esas caricaturas de machos reproductores latinos, y como a ellos, solo nos interesa una cosa, y es la cosa misma. 

 

El diseño industrial moderno se gesta como lo conocemos hoy con la Revolución Industrial, pero nace comercialmente en 1851 en la exposición del Palacio de Cristal, como lo explica John Heskett en su texto, “Breve Historia del Diseño Industrial”,  donde el sistema americano y su forma utilitaria, normalizada, simétrica y de piezas intercambiables toma más fuerza que nunca.

Adam Smith[12](1723-1790) propone en su famoso libro “Investigaciones sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones” publicado en 1776, el aumento de la destreza del trabajo por medio de la especialización del mismo y el ahorro del tiempo en una fabrica por intermedio del trabajo en serie, además de la hoy conocida, libertad del mercado, donde este impone su precio  y por lo tanto su ley.

Taylor estudió el trabajo de los obreros y los redujo en una serie de movimientos y tiempos para nuevamente aumentar el rendimiento de las fábricas, el obrero con este estudio aparentemente científico empezó a competir,  a igualarse  y a perder frente a la máquina.

“Para el obrero  acostumbrado a trabajar en  casa o en un pequeño  taller la disciplina fabril fue durante mucho tiempo  extraordinariamente penosa”[13].  Con la especialización del trabajo y los movimientos en series mecánicas por parte del obrero, se ganó en cansancio, estrés y monotonía, ya no había control de la totalidad del producto como sucedía en los objetos manufacturados, solo de una pequeña parte y por eso entender lo que se estaba haciendo era casi imposible. Los obreros se convirtieron en fichas, sin ninguna intervención relevante en el juego de la producción.

En 1852 Semper[14] creó el término “estética mecánica” para definir las artes  aplicadas  que fueron el origen del diseño moderno  logrando  lo imposible  hasta  entonces, reducir al simple uso el concepto de la función, fortaleciendo la fragmentación del conocimiento, creando necesidades específicas y un estancamiento teórico que nos abruma hasta hoy.

El diseño heredero  de una mala tradición ya nunca se pudo recuperar.

Pero fue H. Ford  en 1913  con su primera línea de montaje del modelo T quien le dio una mayor cobertura a este proceso de alguna manera inhumano. Con la especialización del trabajo, por primera vez, forma y función comenzaron a ser diferentes y el infierno para los obreros creadores se hizo por fin realidad.

De la  escuela de Vjutemas  heredamos el arte social  pero también la politización  del diseño, la unificación formal y el negar  la individualidad del individuo en aras de un poder absoluto y por lo tanto  tiránico. Al diseño industrial, como esos malos gobernantes latinoamericanos, solo le quedó lo caprichoso.

De la escuela  de la Bauhaus un racionalismo acérrimo y el miedo de proponer algo diferente, ya se habían cerrado las ideas, no volvió a haber experimentación y todo se convirtió por fin en lo mismo.

Y por último, con  la escuela de Ulm, la nostalgia de un buen diseño que no volvió, y  la reiteración de lo mismo que no termina por medio de un  cientificismo tardío y por lo tanto ya caduco.

Había caído  la utopía  de la modernidad  debido  a la continua mala interpretación del hombre, “La continuidad  de la transmisión quizá ya no existe, lo más universal  parece ser la inestabilidad  y el cambio, el intercambio permanente de mercancías, de informaciones, de imágenes  de signos. No parece ser ya la tradición el vehículo  de significados históricos, en los cuales las acciones morales y sociales eran  percibidas como una totalidad  y que desplegaba  sus  conexiones en los dos sentidos tanto horizontal – en las tramas sociales  contemporáneas – como  verticales – en las huellas  de las colectividades  dejadas  en las profundidades  del tiempo vivido[15]

Debemos  volver al origen, a las esencias de todas las cosas, a la  duda metódica de Descartes porque pensamos, y solo  por eso es que existimos. Debemos volver al mito,  donde las cosas tenían cuerpo y alma de ser; al relato de una creación,[16]  donde conocer el origen era conocer sus secretos, donde el mundo con todas sus cosas tenían un contenido práctico, pero también, tenia un contenido  biológico, simbólico y de relación con el ser humano, la tierra y el cosmos, donde el mundo alguna vez tuvo contenido.

Tanto el origen como la esencia, la duda o el mito y todos los valores culturales de la comunidad son determinantes móviles y elementos importantes en la estructura del pensamiento complejo. 

El objeto para los diseñadores debe estar constituido por componentes tanto cuantitativos como técnicos, prácticos o tecnológicos, pero sobre lo anterior, el objeto para los diseñadores debe estar constituido por componentes cualitativos como símbolos, códigos o imaginarios: allí descansa toda la función práctica. Sin esto, son solo series, tan iguales como  monótonas, y como monótonas, neutros. No tienen alma, no poseen espíritu, no dicen nada, no tienen relaciones con los seres humanos, son una caja negra, un ataúd, están de alguna manera  muertos o asesinados, pero en todo caso, no están vivos.

El objeto para los diseñadores tiene símbolos que son la posibilidad de transmitir sentimientos colectivos e individuales; tienen códigos que son la carga de significados particulares de una comunidad, y tienen imaginarios que son todos nuestros objetos deseados.

A los diseñadores se nos olvido que entender la relación humana de un trabajador  es  entender  la relación humana de un individuo  dentro de una sociedad, que nuestra razón de ser es social;  que los objetos educan; que los objetos interactúan en forma compleja con el ser humano; que los objetos transmiten valores  y debemos  tener una intencionalidad  clara  frente a ellos, que la fluctuación del mercado solo es eso, un punto entre muchos a tener en cuenta, pero que no es el único, ni mucho menos, el más importante.

Esta es la estructura teórica del pensamiento complejo. Con ello, no sólo haríamos mejores objetos y desarrollaríamos gran variedad de ideas materializándolas dentro de un contexto más amplio de relaciones y fluctuaciones, sino también mejores profesionales comprometidos socialmente con el otro, que es tanto como comprometernos con nosotros mismos.

Debemos abrir los sentidos al mundo y volver a la esencia de las relaciones ambiental entre los seres vivos como medio y consistencia de vida. Ahí no solo reside la propia vida, sino también, la complejidad del objeto mismo.

                  2.1 Lo cierto es que lo no-racional para el hombre-ciencia poco cuenta. Toda la explicación  del mundo  se basa en lo que el hombre,  desde su visión, ve.  Lo que no ve, para él simplemente no existe. Como si realmente  existiera solo lo que ve.

Pero ni la naturaleza, ni el mundo, ni el universo han necesitado del hombre  para existir, viven por si solas, viven independientes de el, viven  sin él.

El gran vacío del hombre contemporáneo nace a partir del vacío de su propia ciencia, de la limitación y reglamentación de la posibilidad del mismo hombre, de la unificación del mundo y sus ideas, del supuesto alcance de su creación por la susodicha comprobación.  La creación es un acto de  independencia pura, de liberación individual y de azar colectivo, se acerca  mucho más a lo emocional del hombre que a lo instrumental del mismo; no tiene reglas claras, no se sabe concretamente cómo sucede, pero esta ahí como prueba de su existencia y de la superación humana.

No se puede ser creativo manteniendo una posición neutral o unificada del mundo, no se puede ser pasivo frente al conocimiento o normalizado frente a éste. Para adquirir el conocimiento y ser creativo, se debe nadar en contra de la corriente pura de cualquier ideología por sensata que ésta parezca; se debe dudar de la seguridad tanto como del limite de lo permitido, contra el orden establecido institucionalmente por el ser humano y no deseado por él, contra la norma, y hasta contra la norma que regula la ley.    

Los diseñadores, al menos debemos ser delincuentes conceptuales o delincuentes frustrados, pero delincuentes.

El diseño tiene que ver con las utopías[17], con estos objetos-espacios  que  no están en ninguna parte pero que existen dentro de nosotros. Tienen que ver con el deseo del hombre o con el deseo de sus objetos, espacios y ciudades[18], o con el orden del desorden, y hasta, con un nuevo orden [19]

El diseño tiene que ver con lo humano, el hombre debe volver al hombre.

                             2.2 ¿Qué puede ser más humano que un ser derrotado? Es solo allí, en esta instancia donde se siente toda la condición humana, todo lo frustrante de ser, lo humano también esta en lo sufrido, en lo lloroso, en lo caído. Incluso a veces creo, que lo más humano tiene que ver con las ausencias, con lo que me falta para llegar a ser, la perfección esta lejos de mí y de las cosas que hago, solo puedo pretender reconocerla desde lejos, donde me faltaría todo para lograr ser parte de ella.

La felicidad que nos enseñan a buscar desde niños, es un estado de perfección mentiroso. Es por eso que solo viene por instantes, porque solo por instantes se logra negar la verdadera realidad de la condición humana, el fracaso es la mayor realidad del hombre, la rutina es su compañera diaria, nos hemos convertido con el tiempo en placebos que solo buscamos lo fácil, y como hasta esto es difícil, solo buscamos lo falsamente fácil, por eso la felicidad es inhumana, porque en ultimas, es no importarme la desgracia del otro, o creer, que falsamente la controlo, si ser egoísta es ser humano nada mas humano que el egoísmo.

Es por eso que el diseño puede llegar a  ser inhumano, porque busca la apariencia banal de las cosas, reduce el ser humano solo a la dimensión de la mayoría, nos interesan las personas en la medida que son compradores, y si son más, mejor. El diseño se ha convertido en una  muestra de vanidades sin sentido, en producto de egos individuales, en la búsqueda sin criterio de la ilusión del confort, contribuye a mostrarnos una perfección social que no existe, nos enseña que lo feo no vende, y por eso aceptamos solo lo bonito, y lo que quiera que esta palabra ambigua signifique.

Negamos la realidad de la pobreza, y por eso no podemos ayudar a superarla, porque no la vemos, porque para nosotros no existe, porque la enmascaramos, o mejor, si la ayudamos, ayudamos a que los pobres sean más pobres al trabajarle solo a los poderosos para que sean más poderosos.

Existimos para mantener falsas ilusiones, status, moda, consumismo, cambios simulados, reemplazamos conceptos para venderlos como nuevos, enseñamos a atesorar objetos como si fueran importantes.  El abismo que creamos cada vez será más grande, más profundo, más inexistente.

El diseño solo es posible verlo como un falso valor,  cada vez que ganamos, perdemos, porque nos hemos convertido con el tiempo en los líderes del equipo del diablo.

Desde siempre nuestro concepto  de orden esta íntimamente ligado al de moral; para nosotros solo existe lo bueno, lo bello, lo limpio. “La edad media no cesará de repetir que toda forma es bella en la medida que manifiesta alguna similitud  con  la belleza  divina”[20].

Esta última frase no ha cambiado en los últimos siglos, no hemos mejorado mucho en este aspecto.

En verdad somos predecibles  y rutinarios; nuestro concepto del ser humano es estrecho, viene de una visión amañada de los fenómenos que nos rodean, sufrimos de una ceguera crónica que nos hace ver el mundo y a los otros como obtusos y sin muchas posibilidades.

Habrá que cambiar la mirada.

Ver al ser humano bajo una visión integradora dentro de la tierra y en función de ella, habrá que ver al ser humano con todas sus energías, todas sus dimensiones, todos sus miedos, todos sus instintos, todos sus deseos, todas sus ausencias y silencios.

Todos los objetos en diseño deben tener dimensiones físicas y emocionales, las primeras se refieren  a la usabilidad del objeto y las segundas a la ontología; estas solo pueden ser concebidas e implementadas por el pensamiento de un creador, y ese pensamiento siempre será complejo.

El descubridor o el científico es simplemente la persona que llega primero; es por eso que los descubrimientos científicos a veces son simultáneos en varias partes del mundo. Los científicos en este sentido son corredores de cien metros planos, deben llegar primero a la meta que otros. En cambio el creador es un ser que brota de su propia personalidad, su acto creativo está íntimamente ligado a lo que es; a lo que piensa del mundo y a lo que hace.

Los creadores suelen rebasar las estructuras de cualquier disciplina porque no acostumbran a creer en ellas, son incrédulos del saber que viene de un solo lado del conocimiento, son promiscuos mentales porque nunca están contentos con el placer que les da un solo saber, son conscientes que el límite son ellos mismos y es por eso que constantemente lo superan superándose.

Si no hubiera existido un Duchard, un Buñuel o un Le´Corbusier, no existiría su obra, ni su interpretación de lo que los rodea. Los creadores son únicos por que son dueños de sus obras, pensamientos y emociones.  Son seres irrepetibles, seres gigantes que se niegan a ser normales, en un mundo donde los normales parecemos enfermos mentales.

                            2.3 Los objetos de diseño deben ser creados para el disfrute de quien los recrea. Los juegos tradicionales, por ejemplo, poseen una relación de apertura con el cuerpo que hace de estos el origen mismo de la cultura; los objetos concebidos de esta manera deben tener el arraigo cultural de éste, la perfección de lo sencillo y la calidez familiar de cualquier cerámica de barro cocido, de ahí, sólo de ahí nace su belleza, de su tradición, de su tacto con el material, de su fuerza, de su sudor y su risa.

La belleza del diseño basado en el pensamiento de las estructuras complejas nace a partir de las múltiples relaciones que surgen del mundo visible de los objetos, de los seres y las emociones invisibles que las recrean.

 

¿Pero cuál es la naturaleza de los objetos?

¿Son metáforas o imágenes?

¿Son fragmentos de seres regados por el mundo? ¿Pero cuál su fenomenología[21]? ¿Cuál será  lo cósico de la  cosa?[22]

El entorno cotidiano está lleno de objetos vividos, objetos con historia pero sin tiempo, objetos que despiertan sentimientos de rechazo, seguridad o transformación, objetos del cuerpo, esenciales, objetos complejos y objetos de siempre.

Quién no se acuerda de esos objetos de nuestra primera infancia que nos despertaron un inmenso cariño,  porque nos permitían  ser lo que aún no éramos o nunca pudimos ser, como héroes, bomberos, policías o ladrones.

Nunca olvidaré ese  yo-yo  de  luces de colores  que me trajo mi mamá de Bogotá, me encerraba en el cuarto  del fondo  que se usaba para planchar,  y allí, con  toda la oscuridad requerida en medio del olor a ropa  conocida,  recreaba otro mundo  conocido  solo para mí; o ese  jeep  de plástico azul comprado en el Tía del Centro de Bucaramanga, le quitaba las llantas negras para poder volar de matera en matera alrededor del patio central de la casa.

Los objetos de la infancia o este tipo de objetos complejos, de alguna manera permanecen en el cuerpo o refugiados en el alma. Tarde o temprano al diseñar  vuelven a salir a la luz, porque realmente  nunca se fueron, nos siguieron por todos los patios, por todos los cuartos de las casas en que vivimos y por todas las edades donde los dejamos regados por ahí, hasta que los exorcizamos materializándolos por física necesidad emocional en cualquier diseño.

Somos diseñadores por ausencias.

Somos diseñadores por omisión o por error, porque es lo único que podíamos ser, atrapados en nosotros mismos, prisioneros de nosotros mismos.

Somos diseñadores por condena perpetua, por asesinato en primer grado, porque era lo único que nos atrevimos a ser.

                             2.4 La imagen  siempre es antes que la razón.

“A veces, cuando más  simple es la imagen, más grandes son los sueños”[23] nos cuenta Bachelard  en su poética. 

Es por medio de la multiplicidad de imágenes  de la vida  que nosotros creamos la multiplicidad de posibilidades para configurar. Los objetos son ensueños al querer inconscientemente  volver a ellos; al diseñar, lo que  hacemos es sacarlos de adentro de nosotros mismos; el diseño es la ensoñación del objeto y la imagen que  percibimos en el resplandor de su pasado.

Del diseño la imagen es primero. Primero la sensación, primero que la razón.  Después viene la búsqueda de esa imagen, la metodología para abordarla y el medio más adecuado para explicarla. La imagen estimula  el  lenguaje de la forma; “El lenguaje sueña;”[24] crea,  porque tiene su propio aliento.

El diseño y el pensamiento complejo van unidos por el acto que implica toda creación humana, van unidos por la imagen primigenia y van unidos por lo onírico de la creación, creación que en algún momento, al tener vida propia adquiere independencia frente a su creador y por lo tanto, diferentes matices responsables con lo que se desea.

                             2.5 Un objeto complejo debe estar cargado, soportado por la palabra que emana de él mismo. En su búsqueda tiene concepto de ser, tiene argumento de ser, no solo parece sino es.

Un objeto complejo debe ser un receptor de emociones cotidianas, emisor de emociones cotidianas.

Un objeto complejo debe siempre tener una ética social. No todo objeto la tiene, no toda ética lo es. Ésta implica una relación con otros objetos y otras personas que forman pequeños o grandes circuitos conectivos donde más que sistemas, crean un hábitat adecuado al ser humano.

Un objeto complejo debe ser un compañero en nuestra vida y un recuerdo en la memoria; éstos, siempre tendrán una buena muerte, una muerte justa.  

Estos objetos se gastan con el tiempo permaneciendo junto al tiempo, se gastan poco a poco hasta que tienden a desaparecer diluyéndose en ellos mismos, los objetos complejos deben tener una muerte digna, tranquila, suelen tener una buena muerte.

Un objeto complejo es el resultado del pensamiento complejo del ser humano, de su sabiduría como humano, de lo más creativo de su ser, del devenir de su tiempo, del transmutar de su espacio; pero sobre todo lo anterior, un objeto complejo es el resultado de la naturaleza de lo humano y tal vez, de lo más humano de su naturaleza.

                               2.6 Por medio del objeto complejo se logra la ensoñación del objeto de diseño, esta nos permite crear imágenes, que no son otra cosa que la representación de objetos ya conocidos por nosotros, y  mezclarlos con la imaginación, que son la representación de imágenes nuevas.

Imagen e imaginación  darán como resultado la creación de nuevas imágenes de representación en nuevos objetos de diseño, a partir de unos parámetros ya conocidos.  Estos referentes de la imaginación son producidos por el juego simbiótico entre la resonancia y la repercusión, que surgen a partir de la relación entre la observación, la compresión y la iluminación del mundo que nos rodea.

Italo Calvino, por medio del señor Palomar, explica en su libro la articulación entre diferentes relaciones posibles.

“Palomar se ha distraído, ya no arranca las malas hierbas, ya no piensa en el césped, piensa en el universo.  Esta tratando de aplicar al universo todo lo que ha pensado del césped.  El universo como cosmos regular y ordenado o como proliferación caótica.  El universo tal vez finito pero innumerable, inestable en sus confines, que abre dentro de sí otros universos.  El universo, conjunto de cuerpos celestes, nebulosas, polvillo, campos de fuerzas, intersecciones de campos, conjuntos de conjuntos…”´

En estos procesos cognitivos es muy importante la palabra como detonadora de ideas, no hay nada conocido que no esté precedido de una palabra o de una imagen que precede a esa misma palabra, la palabra en este caso es posibilidad de superación, la palabra por sí misma ya encierra un cúmulo de respuestas no mediatizadas  por la razón; la palabra es automática, y por lo tanto, autónoma.  Tiene tanto de razón como de emoción.

El lenguaje son palabras en abstracto, ideas del hombre, símbolos de la civilización y rasgos de una raza.

Los símbolos como tal no existen sin el hombre, son una construcción de la mayor elaboración de ellos, son productos de un colectivo, de una comunidad, de un trabajo en grupo.

La palabra no solo crea símbolos, es símbolo por sí misma.

En este orden de ideas no hay nada más abstracto y nada más

simbólico que la palabra hecha objeto, ella es lo más depurado del hombre, lo más puro y por lo tanto lo más humano.

El objeto complejo permite que el hombre se encuentre en su esencia de hombre, que el hombre sea lo inalcanzable de su evolución, lo imposible y lo más etéreo; permite  que el hombre sea humano, porque no necesariamente todo hombre lo es, pero todo hombre tiene toda posibilidad de serlo.

4. Modelo para el cambio.

Gell-Mann Murray[25], en su texto titulado “El quark y el jaguar” nos expone como ha vivido la aventura intelectual entre los sistemas complejos adaptativos y como ha llevado esa aventura al descubrimiento del quark, que es la partícula del átomo de la que están formadas todas las demás partículas, juntando de un solo plumazo la relación asombrosa que existe entre lo universal y lo individual o como hemos dicho anteriormente, entre lo simple y lo complejo: “…de un lado, las leyes físicas subyacentes de la materia y el universo, y del otro, el rico entramado del mundo que percibimos directamente y del que formamos parte. Así como el quark es el símbolo de las leyes físicas que, una vez descubiertas, aparecen diáfanas ante el ojo analítico de la mente, el jaguar es, al menos para mí, una metáfora de los esquivos sistemas complejos adaptativos que continúan eludiendo una visión analítica clara, aunque su olor acre puede sentirse en la espesura.” (Murray 29)

El diseño, como proceso adaptativo que es dentro del sistema complejo del ser humano, permite un acercamiento al conocimiento más abierto y participativo del objeto diseñado. Se apropia debido al estudio de las variable particulares de una mayor armonía en cada contexto,  incluye una amplísima gama de posibilidades de análisis del ser humano que se relaciona con el objeto configurado, con la actividad desarrollada y con la apropiación de los diferentes elementos que intervienen en el acto creativo, pues posee las características adecuadas para una mayor cobertura de organización del conocimiento y mayor flexibilidad del mismo.”El pensamiento complejo es un modo de pensar que intenta asumir el desafío, que le proponen la incertidumbre y la contradicción”[26]

Trabajaremos de aquí en adelante en la construcción de un modelo pedagógico y didáctico del proceso enseñanza-aprendizaje dentro del marco del pensamiento complejo para diseñadores o creadores, basado en cinco autores, cuatro libros y tres ejes temáticos entre otros muchos que modifican y estructuran las variables móviles y fijas de la propuesta.

Introducción al Pensamiento Complejo, de Edgar Morin, que constituye la base teórica del proyecto.

El capítulo introductorio de Mil Mesetas llamado “Rizoma”, de Deleuze y Guattari, que será el principio ordenador del proyecto metodológico.

Mapas Conceptuales de Virgilio Hernández y Mapas Mentales de Tony Buzan, que serán nuestra base instrumental para el modelo.

3.1 Base Teórica

Existen desde el planteamiento de Morin, “Introducción al Pensamiento Complejo” varios conceptos que son importantes resaltar que se esbozan en la primera parte de su libro ya varias veces referenciado: “Así es que, habría que sustituir al paradigma de la disyunción/reducción/unidimensionalización por un paradigma de distinción/conjunción que permita distinguir sin desarticular, asociar sin identificar o reducir. Ese paradigma comportaría un principio dialógico y translógico, que integraría la lógica clásica teniendo en cuentas sus límites de facto (problemas de contradicción) y de jure (límites de formalismo). Llevaría en sí el principio de Unitas multiplex, que escapa a la unidad abstracta por lo alto (holismo) y por lo bajo (reduccionismo)”.

Para la construcción del método del pensamiento complejo aplicado a los creadores tanto como al diseño es importante resaltar los siguientes ítems planteados por Morin:

3.1.1 Concepto de lo real:

Este concepto, como todos los que siguen, es una construcción desde lo social. Nos enseñan desde niños a ver y a delimitar lo que vemos sólo en términos de lo conocido, pero bajo este esquema existen mínimo dos perspectivas de lo real: (debo aclarar que ambas son validas desde la estructura compleja que manejamos en este modelo),  primero desde el pensamiento clásico, para el que la realidad existe por sí sola e independiente del sujeto que la percibe, sin hacer parte de ella; y desde el pensamiento contemporáneo, para el que la realidad se construye desde el sujeto y de la que hace parte porque la percibe. Es decir, bajo esta concepción, la realidad se construye a partir del que la percibe y no constituye una entidad aparte del observador. “Si nos hacemos cargo de que no podemos distinguir entre ilusión y percepción en la experiencia, y reconocemos que ninguno de nosotros puede tener acceso privilegiado a entidades de existencia independiente de los que nosotros hagamos, entonces nuestras afirmaciones cognitivas dejan de ser peticiones de obediencia, dejan de ser exigencias al otro y pasan a ser invitaciones a convivencia.” (Maturana 253)

Si esto último es cierto, existen tantas realidades como esquemas culturales de pensamiento existan o como personas dentro de estos esquemas culturales, y eso implicaría una argumentación más profunda de lo que vemos como realidad y también una invitación tanto al consenso como a la manera de manejar el disenso, por esto, Morin dice que se debe explicar y construir a partir de las múltiples realidades,  “El pensamiento debe negociar con lo real (Morin 22).

Con este modelo planteado se estipula que la realidad de diseño la constituye la red de relaciones dadas por la comunidad que constituyen su existencia como realidad y donde se analiza su concepción de “lo real” a partir de sus manifestaciones culturales. “Como entes biológicos existimos en la biología donde sólo se da el vivir. La angustia y el sufrimiento humano pertenecen al espacio de las relaciones. Todo lo espiritual, lo místico, los valores, la fama, la filosofía, la historia, pertenecen al ámbito de las relaciones en lo humano que es nuestro vivir en conversaciones. En el conversar construimos nuestra realidad con el otro. No es una cosa abstracta. El conversar es un modo particular de vivir juntos en coordinaciones del hacer y el emocionar.  Por eso el conversar es construir realidades.”(Maturana 23)

 

3.1.2 Concepto sobre la Imposibilidad o Incertidumbre:

Mientras que el conocimiento es infinito, el hombre frente al manejo del conocimiento es finito. Esto ha hecho que el ser humano, para entender el conocimiento emanado de la naturaleza, lo limite a sus propias posibilidades, comprimiéndolo a su más mínima expresión para hacerlo entendible a su mente. “Uno de los axiomas  de la complejidad es la imposibilidad” (Morin 23).

La incertidumbre de la vida debe ser parte del conocimiento de la misma vida. En su libro Seis piezas fáciles[27] Richard Feynman[28] dice al respecto del conocimiento: “Todo fragmento, o parte, de la totalidad de la naturaleza es siempre una mera aproximación a la verdad completa, o la verdad completa hasta donde la conocemos. De hecho, todo lo que sabemos es tan sólo algún tipo de aproximación porque sabemos que todavía no conocemos todas las leyes. Por lo tanto, las cosas deben ser aprendidas sólo para ser desaprendidas de nuevo o, lo que es más probable, para ser corregidas.”(Feynman 32)

Todo conocimiento por verdadero que sea suele ser parcial, por lo tanto incompleto e inconcluso frente a la verdad total. La verdad suele ser social, y por lo tanto ética y por lo tanto moral. Por eso toda moral es parcial. “¡Sólo podemos predecir las probabilidades ¡ esto significaría, si fuera cierto, que la física ha abandonado el problema de tratar de predecir exactamente lo que sucederá en una circunstancia definida. ¡Si¡ La física ha abandonado. No sabemos cómo predecir lo que sucedería en una circunstancia dada, y ahora creemos que es imposible, que lo único que puede predecirse es la probabilidad de sucesos diferentes.”(Feynman 170)

 

3.1.3 Concepto de Organización:

El orden para nosotros siempre tiene connotaciones morales. Es por eso que el desorden es malo y tiene una seria correspondencia con el mal y la oscuridad. A eso nos referimos cuando decimos que una persona tiene una vida desordenada, a que simplemente a partir de nuestra percepción sobre lo correcto, reducimos al otro a los valores moral personales, como si nuestro concepto individual fuera indiscutiblemente el adecuado. Con los objetos suele pasar otro tanto: “Cada habitación tiene un destino estricto, que corresponde a las diversas funciones de la célula familiar, y nos remite, más allá, a una concepción de la persona en la que se la ve como un conjunto equilibrado de distintas facultades. Los muebles se miran, se molestan, se implican en una unidad que no es tanto espacial como de orden moral.”(Baudrillard 13)

Por otro lado, históricamente la humanidad ha accedido al   conocimiento de manera fragmentada hasta llegar a un saber  súper especializado, donde se pierde la comprensión de la realidad entre la múltiples partes que lo componen, y donde la racionalización y la jerarquización del conocimiento se han convertido en el fin del propio conocimiento, en un conocimiento fragmentado, reducido, coherente y veraz sólo en sí mismo. Que se debe legitimar en forma de teorías, sistemas o modelos. “La causa del error ha sido el modo de organización de nuestro saber en sistemas de ideas” (Morin 27)

La manera de ordenar el conocimiento se convirtió con el tiempo en dogma y en la única manera correcta de acceder a él.

3.1.4 Concepto de Autonomía:

La autonomía es reconocerme frente al otro como un ser con las mismas posibilidades de decidir a partir de mis propios valores. Y esto en términos de conocimiento es claramente un límite. El límite no es necesariamente una pared sino una membrana de interacción entre un afuera y un adentro, el conocimiento que emana de todo ser humano se debate en medio de la tensión que produce el conocimientos y mis propios valores que se convierte en sentido practico en un limite de lo que deseo o puedo conocer, todo limite sólo por existir genera un exceso, todo conocimiento alguna vez fue un límite que se convirtió en exceso, y por lo tanto en conocimiento ampliado. “Se puede afirmar que un límite es un confín de valores de un “entorno” en el que todos los puntos gozan de la misma función. Por tanto, si se derriba el límite,  con esto mismo se habrá eliminado el entorno o se habrá creado otro. Toda presión sobre el límite posee, por tanto, el valor de una tensión.”(Calabrese 66)

Los límites de un territorio de conocimiento son culturales y por lo tanto autónomos, El conocimiento en el ser humano coexiste entre un espacio de tensión formado entre el crecer y conservar, entre el exceder y el almacenar. “Se hizo evidente que la vida no es una sustancia, sino un fenómeno de auto-eco-organización extraordinariamente complejo que produce la autonomía”. (Morin 33) La vida se debate permanentemente en un equilibrio dinámico que incorpora el ser y el pertenecer en medio de bucles de energía utilizados para permanecer en autoorganización y autonomía.

“La autoorganización es la aparición espontánea, de nuevas estructuras y nuevos modos de comportamiento  en los llamados sistemas alejados del equilibrio, que se caracterizan por bucles de retroalimentación internos (procesos recursivos) y son descritos matemáticamente en términos de ecuaciones no-lineales.” (Martín Juez 114)

      3.2 Principio Ordenador  

El principio ordenador del modelo se extrajo de los autores de Mil Mesetas, los filósofos franceses Guattari y Deleuze, que en su texto, en el capitulo introductorio llamado Rizoma, plantean un revelador y renovado orden mundial. Un objeto al ser una manifestación cultural (que no me cansaré de repetir), siempre será una forma de invocar el mundo, de no sólo verlo, si no de comprenderlo, y de tratar de hacer que todas las fuerzas de los vientos confluyan en esa manifestación en forma de objeto. En este espacio, es donde el objeto debe hacer bisagra con el mundo y a partir de el, comprenderlo.    “Un libro no tiene objeto ni sujeto, está de materias divergentes formadas, de fechas y velocidades muy diferentes.  Cuando se atribuye el libro a un sujeto, se está fabricando un buen Dios para movimientos geológicos. En un libro, como en cualquier otra cosa, hay líneas de articulación o segmentaridad, estratos territorialidades; pero también líneas de fuga, movimientos de desterritorialización y de desestatificación.” (Deleuze-Guattari 9-10).

Toda creación en diseño posee múltiples referentes, elementos articuladores que construyen con sus diferencias la totalidad de la obra. La coherencia externa del objeto no debe ser el único argumento posible para la estructura del diseño ni para el acto de diseñar; el azar y la incertidumbre son tan naturales en la configuración de un objeto como la búsqueda interior y motor de todas las cosas.

3.2.1 Principio de Conexión y de Heterogeneidad:

Este principio planteado por los autores como doble, nos dice que cualquier punto que genere conocimiento se puede conectar con otro y que todos los puntos son diferentes entre sí. “En la lengua siempre se puede efectuar descomposiciones estructurales internas: es prácticamente lo mismo que buscar raíces. Pero ese método no es un método popular, el árbol siempre tiene algo de genealógico. Por el contrario, un método de tipo rizoma sólo puede analizar el lenguaje  descentrándolo sobre otras dimensiones  y otros registros. Una lengua sólo se encierra en sí misma en una función de impotencia.”(Mil Mesetas, 13)

En este caso la complejidad roza con la simplicidad: si un objeto A permanece aislado y no se relaciona con ningún objeto de su alrededor, y en cambio, otro objeto B se relaciona con todos los demás objetos de su alrededor; en primera instancia uno pensaría que el objeto B es mucho más complejo que el objeto A, pero sería una interpretación desafortunada porque es tan simple no relacionarse con ningún objeto alrededor como relacionarse con todos sin ningún principio de orden.

La complejidad implica que todo objeto se puede relacionar con otro objeto, es decir, es parte de sus potencialidades, pero existe algo, un principio de orden, unas determinantes que hace que ese objeto C se relaciones solo con algunos de los objetos que permanecen en su alrededor. El primero que define con qué se deben relacionar el objeto C

es la pregunta de inicio del proyecto de investigación .

3.2.2. Principio de multiplicidad:

Todos los puntos al crecer se mueven formando una red de conocimiento flexible que se relaciona con el afuera del marco de referencia por medio de espacios de fuga que junta el interior del objeto con el exterior del mismo. El conocimiento en diseño surge entre las relaciones que resultan entre el cruce de información interna y externa al marco de referencia. “El libro ideal sería, pues, aquél que lo distribuya todo en ese plan de exterioridad, en una sola página, en una misma playa: acontecimiento vividos, determinaciones históricas, conceptos pensados, individuos, grupos y formaciones sociales.”(Mil Mesetas, 15)

La complejidad bajo este aspecto se construye bajo redes abiertas que a través de los intercambios dinámicos entre sus integrantes y de otros grupos de redes posibilitan la potencialización de los nodos de conocimiento del interior de la red asía el afuera de la misma y viceversa.

3.2.3. Principio de ruptura significante:

Todo límite del conocimiento crea un conocimiento nuevo. “El libro no es una imagen del mundo, según una creencia muy arraigada. Hace rizoma con el mundo, hay una evolución paralela del libro y del mundo, el libro asegura la desterritorialización del mundo, pero el mundo efectúa una desterritorialización del libro que a su vez se desterritorializa en sí mismo en el mundo.” (Mil Mesetas, 16)

Caillois[29] en su texto “Medusa y CIA”[30]realiza un análisis profundo y hermoso  sobre las manchas de las alas de las mariposas y su intima relación con el concepto de belleza en el ser humano, que se yuxtapone de manera coherente con la postura del principio significante. “Me esfuerzo en no olvidar ninguna de las diferencia  que separa un cuadro y un ala de mariposa. Pero advierto también- y tengo el deber de hacerlo- que estas diferencias son precisamente las que oponen al insecto y al hombre, de modo que, en cierto sentido, esas diferencias son algo con que se cuenta de antemano y se refuerzan lo bien fundado de la relación. He aquí dos especies de superficies donde se han yuxtapuesto manchas coloreadas, brillantes o apagadas, que forman un conjunto. Las dos series son, por añadidura, igualmente inútiles, lujosas. Son, sin embargo, incomparables. Y por ello aun más homologas.” (Caillois 34-35)

3.2.4. Principio de cartografías y calcomanía:

Las cartografías son puntos de fuga que representan el territorio sin serlo, son una imagen abstracta de conocimiento del territorio que lo simboliza; y las calcomanías reproducen el conocimiento por todos los sentidos al infinito en una serie de imágenes de repetición múltiples. “El mapa es abierto, conectable a todas las dimensiones, desmontable, alterable, susceptible de recibir constantemente modificaciones. Puede ser roto, alterado, adaptable a distintos montajes, iniciado por un individuo, un grupo, una formación social.”(Mil Mestas, 18)   

Existe un ejemplo poderosamente fuerte y es el principio de orden entre la orquídea y la avispa, la orquídea no copia a la avispa, no la reproduce, simplemente se conecta en forma de rizoma, copulan entre dos especies diferentes que se necesitan para su propia permanencia, la razón de ser de una es la existencia de la otra. La una, difícilmente viviría sin la otra. Esta es una de las imágenes más hermosas de las que alguna vez leí, la relación amatoria (ese secreto de amor) existente entre la avispa y la orquídea.  

Para recrear todos los principios de orden planteados por Deleuze y Guattari, hace poco leí un cuento que pienso en este momento compartir con ustedes por que resumen de manera prodigiosa todo el planteamiento epistemológico de los diferentes principios de orden: “Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara.”(Coloquio Internacional 115-116)

El conocimiento es exactamente eso, viene de un objeto tanto como de otro, verlo, es responsabilidad nuestra.

 

3.3        Como base instrumental

Los mapas en general son un instrumento mental dentro del proceso cognitivo de un individuo que organiza el conocimiento dinámicamente en forma de representaciones diagramáticas de redes o nodos.

“No importa cómo ha sido construido un mapa, siguiendo consejos tradicionales, partiendo de un árbol y añadiendo relaciones cruzadas, o desarrollando gradualmente la red: al final será una red. Siendo éste un retículo dinámico, no tiene ni un inicio ni un fin: tendrá muchos puntos de inicio de lectura, mientras el punto final lo decide concientemente el lector, en la reflexión necesaria para la comprensión.”(Hernández 92) 

Dentro del proceso cognitivo de un individuo los árboles mentales logran entre otras cosas: que el conocimiento se organice en una red de conexiones,  que cada red sea única porque es el resultado de las experiencias particulares de un individuo, que la red permanece en constante movimiento a medida que se van relacionando más conocimiento, y que el conocimiento de nuestro celebro sea activado por medio de las imágenes que genera la red.

El planteamiento inicial de los dos autores es la yuxtaposición que existe entre el funcionamiento de los mapas y del organismo humano. “Podemos demostrar que cada una de las diez mil millones de neuronas del cerebro humano tiene una posibilidad de establecer conexiones expresadas por la unidad seguido por ¡veintiocho ceros! Si una sola neurona tiene un potencial de semejante magnitud, mal podemos imaginar lo que es capaz de hacer todo el celebro. ¡Lo que esto significa es que, si se pudiera escribir,  el numero total de combinaciones/permutaciones posibles en el cerebro estaría representado por un 1 seguido de 10,5 millones de kilómetros de ceros. No existe todavía un ser humano que sea capaz de ser todo el potencial de su cerebro. Por eso no aceptamos ninguna estimación pesimista de los límites del cerebro humano.”[31](Buzan 39)

Los Mapas Mentales de Buzan tienen cuatro características espaciales que se ampliaran a partir del juicio de los Mapas Conceptuales de Hernández.  Buzan nos dice textualmente en la página 69 los cuatro ejes rectores para configurar los mapas:

3.3.1. “El motivo de atención se representa a partir en una imagen central”. Es bien poco lo que se puede decir al respecto, sólo que la imagen en general realza y facilita la lectura del mapa además de central la atención en un solo punto que se recalca por su importancia como principio de lectura y como punto de foco en orden de importancia.

3.3.2. “Los principales temas del asunto irradian de la imagen central en forma ramificada”. No solo los principales temas del asunto se debe radial sino todos los temas y referentes que encontremos dentro de la investigación, el pensamiento complejo plantea no una síntesis de la información sino una inclusión a manera de categorías de toda la información del tema que se recolecte.    

3.3.3. “Las imágenes comprenden una imagen o una palabra clave impresa sobre una línea asociada. Los puntos de menor importancia también están representados como ramas adheridas a las ramas de nivel superior”. Aunque en la estructura compleja coexiste la jerarquización del conocimiento a partir de las categorías, se procura en la medida de lo posible utilizar convenciones de colores, formas, texturas e iconos para darle una lectura coherente a la información y no reducirla a una lectura fragmentada pero lineal.

3.3.4. “Las ramas forman una estructura nodal conectada” Toda la información forma una estructura nodal, es a partir de estas relaciones de información que realmente se forma la estructura de conocimiento. La información para el mapa son simplemente datos, el conocimiento es la resultantes de relacionar esa información entre si dependiendo de lo que se desee profundizar.

Para Hernández los mapas conceptuales son importantes para el aprendizaje de un individuo dentro de cualquier proceso de cognición, porque permite trabajar concientemente con la creación de nuevo conocimiento a partir del viejo, entre otras cosas:  “Es un proceso humano, individual; es pensamiento y es conciencia; su elaboración cambia el estado de conciencia de la persona; está constituido por objetos mentales: conceptos, ejemplos de conceptos, relaciones, unidades lógicas y su conectividad reticular y su disposición dinámica; en el conocimiento el contexto influencia el significado conceptual; los contextos son dinámicos y se intersecan; implica intuición (necesaria en la fase creativa y de estructuración); no se “transfiere”: se adquiere a través del aprendizaje; no es idénticamente reproducible ente personas; puede ser representado para facilitar el aprendizaje, la investigación y el razonamiento; es aplicado para determinar el significado de una situación y para indicar cómo manejarla: la solución de problemas; se ha convertido en la infraestructura de la sociedad contemporánea.”(Hernández 18)

Los mapas mentales, los mapas conceptuales o árboles como son llamados aquí, son un instrumento humano para el conocimiento de lo más sofisticado que pueda desarrollar la mente, aplicarlos en diseño e incorporarlos al proceso de enseñanza-aprendizaje de las universidades de “disciplinas” creativas, será un avance dentro de la estructuración de proyectos a cara de un futuro más sustentable en el propio conocimiento.

3.4 Construcción del modelo de árbol para diseño:

Los árboles desarrollados bajo este esquema son representaciones del conocimiento creativo, son métodos de acercamiento al conocimiento y son estructuras mentales graficadas. Por ser este, el resultado de características abiertas y por lo tanto crecientes, el conocimiento no sólo fluye en la estructura misma, sino que se deja llevar por sus múltiples conexiones en las que la acción creativa surge a partir de la combinación de la información que por medio de las relaciones se convierte en conocimiento.

Son cuatro los elementos del modelo a desarrollar: La pregunta de diseño; los núcleos temáticos; lo conectores y por último los terminales que logran configurar el objeto de estudio.

3.4.1 Pregunta de investigación: Este es el origen de la discusión, la pregunta de búsqueda ya es conocimiento y también da las primeras relaciones para configurar el árbol. Aquí el diseño es definido y lo que en últimas esta en discusión es la estructura del objeto, su guía y por lo tanto su todo.

La pregunta que genera el conocimiento al interior del proyecto de investigación encarna un espíritu irremediablemente moral, en ella, toda pregunta es moral, y por lo tanto toda pregunta es ética.

Según Fernando Savater (Dimensión Ética de la Empresa) existen dos clases de ética: la de los mínimos y la de los máximos. La segunda tiene que ver con las relaciones entre los seres humanos y su espiritualidad que solemos llamar religión y que nos plantea las relaciones a partir de la moral, de está clase de ética trataremos de no profundizar en este  texto, ya que no es pertinente para la construcción del árbol al nivel que nos proponemos acá, sin embargo es un elemento de mucha importancia a la hora de tomar las decisiones sobre el proyecto y el conocimiento que podemos y queremos afrontar; y la ética de los mínimos que es la que surge a partir de las diversas relaciones sociales, y que bien, podríamos llamar de constructo social, y por lo tanto con finalidades complejas entre los diversos factores que la constituyen como son lo biológico, lo cultural y lo instrumental planteadas al inicio de este ensayo.

Las relaciones sociales son un constructo medioambiental, porque se forman a partir de las múltiples relaciones que surgen en un conglomerado humano, que afectan la percepción de los seres sobre las cosas que los rodean. Estas relaciones no pueden ser valoradas como buenas o malas. Simplemente ocurren y se modifican constantemente; es decir, cada vez que nos enfrentamos a una disyuntiva social y por lo tanto ética en el sentido de los mínimos, nos debemos preguntar, y a partir de esto, nos debemos modificar.

Lo que quiero resaltar en este caso específico son dos cosas.

Primero, que la respuesta a la misma pregunta puede ser diferente dependiendo de la época, el contexto o el estado de ánimo; y sin embargo, esta situación sigue siendo ética, y por lo tanto abierta  a la discusión, a la argumentación y al consenso tanto como al disenso. Y segundo, que la ética como construcción social descansa en la pregunta que nos hagamos, y no necesariamente en la respuesta que con ella se origine.

La pregunta entonces es un cuestionamiento ético antes de cualquier acción de algún tipo, pero es en la acción donde ocurre específicamente la recreación del diseño y por lo tanto también, la pregunta es el origen del diseño.

Sin pregunta no hay acción ética, y por lo tanto, no hay acción en ningún caso.

El diseño, antes de cualquier acción apresurada, debe descansar en la pregunta como motor de todas las cosas.

La pregunta viene del conocimiento de las cosas, y no de la ignorancia de las cosas; la pregunta es contextual, y con esto quiero decir, racional; depende del tiempo en que se vive, y con esto quiero decir que se modifica; y la pregunta es emocional, y con esto quiero decir subjetiva y humana.

Entonces, el diseño que nace de la pregunta debe ser un diseño: racional, flexible y emocional; y por lo tanto, planteada como construcción social.

3.4.2 Los Nodos de conocimiento: son los elementos con los que se quieren relacionar el planteamiento de la estructura y la pregunta generatriz de conocimiento. Son núcleos de información que se desean profundizar para convertir en conocimiento aplicado en diseño. Van regados por todo el árbol metodológico, aquí se cruzan los conceptos y por lo tanto son el sitio de mayor creación simbólica y material.  En diseño los nodos son como mínimos tres: el análisis del sujeto en el contexto, el análisis del contexto y el análisis de la actividad del sujeto en el contexto. Pero puede haber tantos nodos como el creador le interese desarrollar y todos pueden ser entendidos como la totalidad del árbol, porque explica uno o varios argumentos al mismo tiempo.

3.4.2.1. Análisis del contexto: Desde este punto de acercamiento al trabajo de diseño, son dos los elementos a desarrollar. Por un lado, la geografía física; y por el otro, la geografía social. “El espacio está formado por dos componentes que interactúan continuamente: a) la configuración territorial, es decir, el conjunto de datos naturales, más o menos modificados por la acción consiente del hombre, a través de sucesivos sistemas de ingeniería; b) la dinámica social o el conjunto de relaciones que definen una sociedad en un momento determinado.” (Metamorfosis del Espacio Habitado, 105) El árbol suele ser el contexto de todos los argumentos pero lo que se busca con esta clase de análisis en concreto es identificar características para el mejoramiento de las relaciones en la valoración del estado global del sujeto, junto con la caracterización del lugar donde se desenvuelve nuestro objeto de estudio.

Así desde nuestro análisis tanto físico como social se evalúa las bases para el ajuste  y las diferentes interrelaciones que hacen del sujeto lo que actualmente es.

3.4.2.2. Análisis de sujeto en el contexto: El sujeto dentro de un contexto determinado es afectado y a su vez afecta tres tipos de elementos: el medio, que está formado por la geografía física y social; la subjetividad humana dentro de la geografía física y social; y las relaciones de constructo social formadas a partir de éstas relaciones que Guattari llama Ecosofía. “…entre los tres registros ecológicos, el del medio ambiente, el de las relaciones sociales y el de la subjetividad humana…” (Las Tres Ecologías, 8)

          Para el modelo de árbol estudiado la intervención de diseño sólo se logra a partir de un sinnúmero de relaciones dadas, analizadas y comprendidas dentro de un contexto más amplio de reflexión que no necesariamente esta comprendido dentro del marco de intervención sino que muchas veces pertenecen a los que Deleuze llama puntos de fuga o Barthes[32] punctum, que se entiende en sus propias palabras como: “…pues punctum es también: pinchazo, agujerito, pequeña mancha, pequeño corte, y también casualidad. El punctum de una foto es ese azar que en ella me despunta (pero también me lastima, me punza).”(Barthes 65)

3.4.2.3 Análisis de la actividad del sujeto en el contexto: Desde esta perspectiva considero conveniente trabajar a Gregory Bateson[33], por su mirada amplia sobre las relaciones dadas en una comunidad y sus elementos de referencia: “Nuestra primera tarea será establecer qué tipo de unidad predomina dentro de tales grupos o, mejor- teniendo presente que nos interesan aspectos y no clases de fenómenos- qué aspectos de la unidad del cuerpo de rasgos tenemos que describir para obtener una visión integral de la situación.” (Pasos hacia una ecología de la mente, 91)

A partir de esto, Bateson trabaja dos aspectos y tres unidades. Dentro de los primeros están los aspectos estructurales y afectivos de los individuos a estudiar; y dentro de los segundos están las unidades económicas, espaciales, cronológicas y sociológicas de estos mismos sujetos: “Un aspecto estructural de unidad. La conducta de cualquier individuo en cualquier contexto es, en cierto sentido, cognitivamente coherente con la conducta de todos los otros individuos en todos los contextos.  Esto da la gran posibilidad de trabajar representantes de la comunidad y convertirlos en prototipos de análisis dependiendo de lo que se quiera investigar.

Aspectos afectivos de la unidad. Al estudiar la cultura nos interesa mostrar el contexto emocional de todos los detalles de la conducta. Veremos todo el cuerpo de conductas como un mecanismo concertado, orientado hacia la satisfacción e insatisfacción afectivas de los individuos. Lo interesante de este tipo de propuestas es ver como el objeto de estudio se configura a partir de unas capas sobrepuestas que viene dado desde la geografía física o social hasta la insatisfacción afectiva del individuo. El resultado son una serie de cruces producto de las relaciones internas y externas del individuo entre el contexto, sujeto en el contexto y la actividad del sujeto en el contexto. Y es de allí, de donde surge como por arte de magia todas las posibles intervenciones de diseño y todo el proceso de creatividad en la configuración de una propuesta nueva desde el diseño.

Unidad económica. En este punto veremos todo el cuerpo de conductas como un mecanismo orientado hacia la producción y distribución de objetos materiales. Dentro de este punto es importante resaltar todo el trabajo de gestión de diseño[34] dividido en ámbito operativo y estratégico.

Del primero podemos adelantar que es el análisis socio económico del marcado al que va dirigido el producto y todo lo que determina los atributos de este producto, mientras que dentro del ámbito estratégico se deben tener en cuenta todas las decisiones administrativas para lograr una coherencia entre planteamiento y realización del producto.     

Unidad espacial y cronológica. Veremos aquí los patrones de conducta como sistemáticamente ordenados según el tiempo y lugar. Estas dos determinantes de diseño son de los más difíciles  de desarrollar debido a lo abstracto de su planteamiento, sin embargo, a pesar de esta dificultad, las implicaciones espacio-temporales son de una importancia capital para dar forma basado en categorías sociales que sirvan para la configuración del objeto de estudio.

Unidad Sociológica.  Veremos aquí la conducta de los individuos orientadas hacia la integración y desintegración de la unidad mayor, el grupo en su totalidad.”  (Pasos hacia una ecología de la mente, 91 y 92)

El análisis sociológico implica amplios métodos de investigación empíricos, análisis de preparación de datos, elaboración de teorías y valoración lógica de los argumentos. Es la rama del conocimiento que hace de las relaciones humanas su objeto de estudio, aplicando de modo sistemático la razón y la observación e integrando explicación teórica y verificación empírica dentro de un mismo contexto de análisis.

3.4.3. Los Conectores: tienen el compromiso de especificar las relaciones que surgen del juego entre los nodos, el conocimiento de diseño y la pregunta referidos a los seres humanos o a las actividades del grupo social al que pertenecen.

De las relaciones entre los seres humanos y los objetos de diseño se desprenden los conceptos, o mejor son los conceptos. Por eso su importancia clave en la intervención final de diseño. Los conectores son los puntos de la red de relaciones donde lo que importa son los acontecimientos de la que son objetos más que la formas de la que ellas se desprenden. “Son no-lugares, puntos móviles sin significado, pero con una enorme capacidad para dar sentido a las redes y a la vida a través de ellas”. (Arte y Ciudad, 21)  

Uno de los autores más conocidos que trabaja el capital social y las múltiples relaciones y roles al interior de una sociedad se llama  James S Coleman[35] citado por los autores[36] define el capital social como:   “…unos recursos considerados por una persona, o por un conjunto de personas, como disponibles para lograr determinadas metas suyas, los cuales facilitan la acción para alcanzarlas y se encuentran insertadas en relaciones sociales”[37].

Según Coleman existen ocho diferentes clases de relaciones llamadas como: Expectativas, obligaciones, confianza, accesibilidad a información, normas y sanciones sociales, relaciones de autoridad, relaciones a partir de la imagen corporativa y relaciones especiales de la empresa.

La primera es la llamada  expectativas que nace del sentimiento de reciprocidad, si A le hace un favor a B, lo que espera A, es en algún momento recibir un favor de agradecimiento de B.

El siguiente es el de las obligaciones, que consiste en un recurso con el que se cuenta, si alguien promete a un amigo algo, el otro cuenta con que se cumpla con lo prometido.

El tercer elemento del capital social es el de la confianza, donde siguiendo con el ejemplo anterior pero desde el segundo personaje, este también ya se comprometió a aceptar las condiciones del primero.

Como cuarta característica estaría el de la accesibilidad a la  información, en este A esta en capacidad de contarle a B algo que C no se podría enterar por no tener relación con A.

Las normas y sanciones sociales tratan sobre el respeto de ciertas normas mínimas de convivencia para todos, y la efectividad social para rechazar el no cumplimiento de esas normas básicas.

El siguiente punto se denomina relación de autoridad en esta alguien acepta el encargo de mandar y el otro, el encargo de obedecer, ambos cuentan con este recurso, confían en la habilidad del otro para realizar su propósito.

Como séptimo punto de capital social esta el de la  Imagen corporativa este consiste en la posibilidad de beneficiase o perjudicarse por pertenecer a una organización  y a la imagen que la representa.

Y como último punto están las relaciones especiales de la empresa  donde alguien puede beneficiarse por pertenecer a ese capital humano pero en cosas donde la organización no posee ninguna incidencia.

Los autores son muy claros en insistir que el capital social no es necesariamente ni positivo ni negativo, es un concepto neutro que depende del carácter con que se utilice, una banda de asaltantes posee en su interior tanto capital social como podría tener una banda de músicos.  El capital social simplemente “consiste en recursos considerados como disponibles para sacar adelante los intereses de quien tiene acceso a ellos”[38]

3.4.4. Las Terminales: tienen el compromiso de concluir las relaciones dadas por el creador por medio de la estructura del árbol, este cúmulo de red de relaciones de características abstractas pasan a ser formas concretas que se materializan en funciones tanto de uso como estéticas, poéticas o semióticas. Existen tres tipos de terminales: las primeras son las terminales fijas, cuya resolución es un número que representa una cualidad de diseño en forma cuantitativa a manera de etiquetas (números de teléfono), ordenes (números de serie) y códigos (números de ISBN) que hacen de estas terminales las más obvias pero no menos importantes; las siguientes terminales son las de rango, que es una forma de intervención de diseño que se puede manifestar a manera de fracción- que es una parte de la totalidad- o categorías que son agrupaciones por temas que pueden ser entre otros por cosas, acontecimientos, acciones, lugares, atributos, procedimientos y ponderaciones. Dentro de las categorías hay que definir muy bien las características de los objetos de estudio porque son estas características particularidades las que hacen que algunos elementos pertenezcan o no a la misma forma de clasificarlas.

Y las terceras son las terminales móviles de carácter socio-cultural, que son valores en forma de símbolos, signos o señales y se describen dentro del árbol a manera de historia o de relato. De manera muy sencilla tratare de explicar la diferencia fundamental entre los elementos que compone las terminales móviles.

La luna dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos representa significados diversos, no es lo mismo la luna para un navegante perdido en medio del océano que la luna para un par de enamorados.

Los símbolos, los signos o las señales para ambos casos tienen diferentes significados a nivel teórico o practico. Pero es más, para los enamorados como para el navegante son cosas diferentes aunque los dos pudieron haber vivido lo mismo en circunstancias contrarias.

Cuando él enamorado dice en forma histriónica: “…te regalo la luna…” y la señala (a la luna) con la mirada ya denota diferentes interpretaciones no sólo al interior de estos dos ejemplos extremos sino también explican las diferencias sutiles pero fundamentales entre los significados de símbolos, signos y señales.

Para los enamorados la señal es la mirada de él que le indica a su pareja la luna; el signo seria en este caso relatado,  la luna como hecho físico a interpretar; y el símbolo lo que significa en términos de amor para un par de tontos enamorados.

Para el caso del navegante perdido en medio del océano, la luna tiene evidentemente otras diversas connotaciones muy diferentes al ejemplo inmediatamente anterior.

Las terminales móviles por su naturaleza es de lo más difícil de concluir porque estas, más que todas las terminales, implican un alto grado de interpretación y por lo tanto de argumentación.

El ejemplo clásico para el planteamiento y desarrollo de terminales dentro de un salón de clase seria el diseño de una iglesia, en está se plantean las terminales fijas como todo lo concerniente a cantidades especificas para la elaboración física de la construcción de la iglesia, metros cuadrados construidos o por construir, tamaños, proporciones o cantidades por serie, etc.; las terminales de rango implican percentiles, alcances, flujos y movimientos entre otras cosas; y las terminales móviles o de carácter socioculturales son todos los significados de los objetos que van al interior y al exterior de la iglesia de interpretación profunda y vital para la congregación religiosa como tal.

La pregunta que suelo hacer después de está explicación es cual de las terminales de la iglesia son más importantes, si hubiese una más importante que las otras, y la respuesta más acertada con lo que quiero explicar es que son las terminales móviles, porque la misa como tal se puede impartir en cualquier sitio físico por incomodo que este sea, pero lo más importante es la palabra de dios y todo lo que esto signifique para un creyente, y estas terminales, repito, están condensadas en los elementos socioculturales de la comunidad. Por desgracia los diseñadores nos hemos especializado no sólo en la consecución de objetos fáciles, ignorando lo significativo, sino también dándole importancia a los elementos que no son relevantes contribuyendo a convertir lo vano en notable. 

Los árboles como disposición metodológica son tan complejos como el laberinto del que está hecho. Esa es su estructura: impredecible, y por lo tanto dinámica, abierta, inconclusa y creativa.

Deleuze y Guattari se refieren a las estructuras rizomáticas con varias imágenes de referencia: un libro, un árbol o una horda de ratas que se superponen unas a otras. “Un rizoma no empieza ni acaba, siempre está en el medio, entre las cosas, inter-ser, intermezzo. El árbol es filiación, pero el rizoma tiene como tejido la conjunción “y…y…y…”. En esta conjunción hay fuerza suficiente para sacudir y desenraizar el verbo ser. ¿A dónde vais? ¿De donde partís? ¿Adonde queréis llegar? Todas estas preguntas son inútiles.” (Mil Mesetas, 29)

 

5. Esquema básico del árbol.

El árbol como una estructura metodológica a partir del pensamiento complejo es simplemente un esquema que no pretende otra cosa sino guiar en su acercamiento y configuración final, las relaciones planteadas en el siguiente modelo son solo una opción en un mundo de posibilidades abiertas e interactúantes.

          “En los sistemas complejos las fluctuaciones, aun microscópicas, pueden llevar a una expresión microscópica a través de procesos dinámicos no lineales” (Nuevos Paradigmas 21)     

          Por último quiero compartir con ustedes algo que encontré en estos días.

“Visto como una figura geométrica, el camino de la hormiga es irregular, complejo, difícil de describir. Pero esa complejidad proviene de la superficie de la playa, no es intrínseca de la hormiga. En la misma playa, otra criatura pequeña cuya casa estuviera en el mismo lugar que la hormiga seguirá probablemente un itinerario parecido.”  (Simon, 62)

 

FUENTES

     -AAVV, Arte y Ciudad, Universidad Jorge Tadeo Lozano, Bogota, 1995. Bachelard  Gaston,  La Poética del Espacio, F.C.E., México 1993.

     -AAVV, Coloquio internacional, Borges, Calvino, la literatura. Volumen 2, Espiral Hispanoamericana, España, 1996.

     -Ángel Augusto, La Diosa Némesis, Corporación Autónoma de Occidente, Colombia, 2003.

     -Barthes Roland, La Cámara Lúcida, Paidos, Barcelona, 1997.

     -Bateson Gregory, Pasos hacia una ecología de la mente, Lohlé-Lumen, Argentina, 1998.

     -Baudrillard Jean, El sistema de los Objetos, Siglo XXI, México, 2004

     -Bruyne Edgar De, La estética de la Edad Media, Visor, Madrid

     -Buzan Tony, El Libro de los Mapas Mentales, Urano, Barcelona, 2002. 

     -Calabrese Omar, La era neobarroca, Cátedra, Madrid, 1994.

     -Caillois Roger, Medusa y CIA., Editorial Seix Barral, S.A, Barcelona, 1962.

     -Calvino Italo, Las ciudades  invisibles, Ediciones Minotauro.

     -Deleuze Gilles, Guattari Félix, Mil Mesetas, Pre-textos,  España, 1994.

     -Eliade M. Mito  y Realidad. Labor. Colombia, 1996.

     -Feynman Richard, Seis piezas fáciles, Crítica, Barcelona, 1998

     -Fried Schnitman, Nuevos Paradigmas, Cultura y Subjetividades, Paidos, argentina, 2002.

     -Gell-Mann Murria, El quark y el jaguar, Metatemas, Barcelona, 1998.

     -Hernández Virgilio, Mapas Conceptuales, Alfaomega, México, 2006

     -Heidegger M, Arte y Poesía, Fondo Cultural Económica, México, 1992

     -Maturana Humberto, El Sentido de lo Humano, Océano, España, 2002.

     -Martín Juez Fernando, Contribuciones para una antropología del diseño, Gedisa, Barcelona, 2002.

     -Mijailov M, La revolución industrial, Panamericana, Bogotá, 1997

     -Montaner Xibile, La Postmodernidad  como cultura alegórica. Pág. 58, la cultura Postmoderna, ciencias humanas, Universidad Nacional, Medellín. 1993

     -Morin Edgar, Introducción al Pensamiento Complejo, Gedisa, Barcelona, 2001

     -Morris Desmond, El mono desnudo, Plaza y Janes, Barcelona, 1968.

     -Savater Fernando, La dimensión ética de la Empresa, Fundación Social, Colombia, 1998.

     -Santos Milton, Metamorfosis del Espacio Habitado, Oikos-tau, España, 1996.

     -Silva Armando, Álbum de familia, Editorial Norma, Bogotá 1998.

     -Simon, Herbert, Las ciencias  de lo artificial, Comares, México, 2006

     -Zuleta Estanizlado.  Elogio de la dificultad, Procultura, 1985


[1] Nació en Wiltshire en 1928 y se graduó de Zoología de la universidad de Birmingham, escribió El Mono Desnudo, Biología del arte y los Mamíferos, Guía para las Especies Vivientes y el Zoo Humano. 

[2] Filosofo, economista y político alemán (1820-1895)

[3] El Mono al Desnudo. Pagina 79.

[4] Igual al anterior, paginas 63 a la 120, capitulo 2.

[5] Igual al anterior, pagina 154

[6] Igual al anterior, pagina 164

[7] ‘’Pero, tan pronto como hube acabado el ciclo de estudios a cuyo termino se acostumbra a ser recibido en el rango de los Doctos, cambie enteramente de opinión, pues me encontraba embarazado por tantas dudas y errores que me parecía no haber obtenido otro provecho, al tratar de instruirme, que el debe haber descubierto más y más ignorancia’’ DESCARTES, Primera parte.

               [8] Referencia a la película  de animación japonesa Ghost in the Shell.

[9] Idea expuesta por el filósofo Guillermo Hoyos en conferencia dada el 20 de Marzo de 1999 en el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional en la Cátedra Manuel Ancízar.

[10] Armando Silva, álbum de familia, Editorial Norma, Bogotá 1998. Página 102.

[11] Estanizlao Zuleta.  Elogio De La Dificultad, Procultura Página 10.

[12] Adam Smith, Economista y filosofo escocés, fundador de la economía política, 

[13] M: I: Mijailov, La revolución Industrial, Panamericana, Bogotá, 1997, Pág. 79

[14] Arquitecto  Alemán Gettfried  Semper  vivió en  Londres  entre  1851 y 1854 e impartió  clases de diseño en el School of Desing. Publico “ciencia, industria y arte “en 1852.

[15] Jaime Xibile Montaner la Postmodernidad  como cultura alegórica. Pág. 58, la cultura Postmoderna, ciencias humanas, Universidad Nacional, Medellín. 1993

                   [16] Miercea Eliade. Mito  y Realidad. Labor. Colombia, 1996.

[17] Tomas Moro llamo a su isla imaginaria Utopía, la cual   describe como un  lugar en donde reina la tolerancia, dentro de una sociedad  de régimen  socialista  y en donde la bondad  natural del hombre no ha sufrido menoscabo.

[18] Calvino Italo, las ciudades  invisibles, Ediciones Minotauro.

               [19] Calabrese Omar, la era Neobarroca, catedral, Madrid, 1994.

               [20] Bruyne Edgar De, la Estética de la edad Media, Visor, Madrid, 1994 pág. 19

[21] Término introducido por Lambert para designar la teoría de los fenómenos en un sentido más general, es la ciencia de los fenómenos. En forma más estricta es la ciencia de los fenómenos que se manifiesta en la conciencia. Como disciplina y corriente Filosófica fue fundada por Husserl.

[22] Para Heisdegger ‘’lo que tiene de cosa la cosa’’ pág. 40. Del libro Arte y Poesía, Fondo Cultural Económica, México, 1992

[23] Bachelard  Gastón,  La Poética del Espacio, F.C.E., México 1993, Pág. 172

[24] Igual a la anterior, P.182

[25] No tenemos ningún reparo en afirmar que El quark y el jaguar es sin duda alguna uno de los libros de ciencia más importantes de la última década. Su autor recibió el premio Nóbel de física en 1969, es precisamente el descubridor del quark, partícula del átomo de la que están formados todas las demás partículas.

[26] AAVV, Manual de Iniciación al Pensamiento Complejo, Unesco, 2002, página 11

[27] Estas Seis piezas fáciles reúne las partes menos técnicas de un curso introductorio para los estudiantes del Caltech.

[28] Premio Nóbel de física en 1965, no fue tan sólo un gran investigador; sino también un extraordinario maestro y un hombre de poderosa personalidad.

[29] Nace en Reims en 1913 y muere en 1978, sociólogo y miembro de la academia francesa, cofundador  del colegio de Sociología de Francia junto con  Bataille y  Leiris.

[30] Texto realizado en 1960 cuyo titulo evoca el mito de Gorgona.

[31] Profesor por Petr Kouzmich Anojin de la Universidad de Moscú,  

[32] Roland Barthes (1913-1980) fue, entre otras cosas, uno de los representantes más originales del análisis semiótico aplicado a todos los órdenes de la cultura: la literatura, el cine, la pintura, la fotografía, el teatro, la moda, etc. 

[33] Gregory Bateson (1904-1980) antropólogo, científico social, lingüista y cibernético cuyo trabajo interseca con muchos otros campos intelectuales. Es mejor conocido por el desarrollo de la teoría del doble vínculo de la esquizofrenia, junto con uno de los líderes en teoría de la comunicación, Paul Watzlawick, su colega en el Mental Research Intitute de Palo Alto, y por ser el esposo de la prestigiosa antropóloga Margaret Mead. En los círculos académicos él es, algo así, como una figura de culto cuyo atractivo incluye su oscuridad, excentricidad y diversidad de logros. Sin embargo, el creciente interés en el holismo, los sistemas y la cibernética ha impulsado naturalmente a educadores y estudiantes a publicar el trabajo de Bateson.

[34] Ámbito operativo: Fase creativa donde se valora el contexto socio económico del mercado al que va dirigido, el socio cultural del producto, aspectos comerciales y estratégicos, industriales, productivos, logísticos, de imagen y comunicación de la empresa, tecnológicos, de tendencias etc., todo lo cual determina los atributos del producto.; la fase técnico creativa implica una interpretación formal y creativa de los atributos anteriores, así como la resolución técnica para determinar el producto, lo cual significa la realización del boceto, basándonos en la comunicación con distintas áreas, y la participación   

Y dentro del Ámbito estratégico Cuestiones vinculadas con un nivel superior de dirección y que guardan una relación estrecha con el proceso de  diseño de producto anteriormente descrito.

[35] Sociólogo Norteamericano 1926-1995, cuyos trabajos de investigación y publicación estuvieron enfocados por varias décadas en la educación de las ciudades modernas

[36] Rodrigo Losada Lora, Doctor en ciencias políticas de Georgetown University, profesor e investigador especializado y Guillermo Hoyos Vásquez,  Licenciado en  Filosofía y Letras de la Pontificia Universidad Javeriana y en Teología de la Universidad St.George de Frankfurt y doctor en Filosofía de la Universidad de Colonia.

[37] Aproximaciones a la Cultura Democrática en Bogota, Alcaldía Mayor de Bogota, Colombia, Noviembre 2003, pagina 120.

[38] Igual a la anterior, pagina 122

Read Full Post »