Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Artículos:’ Category

3º Seminario Internacional de Investigadores de Diseño Sustentable
Universidad Autónoma de Tamaulipas
Tampico / México / 2009
.
EN POS DE LA SUSTENTABILIDAD A TRAVÉS DEL
DISEÑO Y LA EDUCACIÓN

El diseño y las nuevas tecnologías como eje del desarrollo
sustentable en comunidades rurales

.
MTRO. GONZALO J. ALARCÓN VITAL
 

MTRO. LUCIANO SEGURAJÁUREGUI
 

.
Institución: UNIVERSIDAD AUTÓNOMA METROPOLITANA
UNIDADES CUAJIMALPA Y AZCAPOTZALCO

Palabras Clave:
SUSTENTABILIDAD, DISEÑO, EDUCACION

.
Resumen:
 

En esta presentación, se invita a reflexionar sobre la responsabilidad
humana hacía el medio ambiente. Desde la perspectiva del diseño, se
ha encontrado que la alteración de forma sostenida que imprimen al

entorno medioambiental los asentamientos humanos y el consumo

indiscriminado de productos y servicios, tiene un impacto negativo

importante para el futuro inmediato de México. Se vislumbra que, si

bien, el neoliberalismo, y las políticas que bajo este se amparan, no

son las iniciadoras del deterioro ambiental, si han propiciado que este

se exacerbe.

En este orden de ideas, resulta factible sostener que en México, la

planeación para el crecimiento urbano en las grandes ciudades, en las

comunidades de rurales y en la formación de nuevos espacios urbanos,

no ha sido respetada o adecuada a nuevos procesos de la forma más

conveniente.

A la par, nos encontramos un cuerpo de normatividad específico que

fundamenta perfectamente los procesos para la, reutilización,

reducción y manejo de recursos, aunque resulte particularmente

contradictorio desde el punto de vista de la aplicación de la propia

norma.

A partir de este horizonte de inequidades ecológicas, se analiza la
problemática existente en la comunidad de Barranca Grande, Veracruz
y se puntualizan una serie de consideraciones que pudieran servir como

marco para la implementación de políticas y conductas que permitan a

dicha comunidad transitar hacía el desarrollo sustentable.

.

Artículo completo en archivo PDF: Ponencia_Alarcón_Segurajaúregui

 

Anuncios

Read Full Post »

TEORÍA DEL OBJETO DOS:
ENSAYOS SOBRE ÁRBOLES, RIZOMAS Y DISEÑOS

 

Por: JUAN PABLO ARENAS VARGAS

 

A  MANERA DE PREFACIO

  

 “Mi propósito no es el de enseñar aquí el método que cada cual debe seguir  para conducir bien su corazón, sino solamente mostrar de que manera he tratado de conducir el mío”

                  Descartes (Discurso del Método)

         De alguna manera mi interés en el diseño surge de mi insatisfacción de lo que veo del mundo, las cosas desde mi óptica están mal planeadas, mal ejecutadas y mal elaboradas; había en ese entonces, y también lo hay ahora, una profunda desilusión y ruptura con lo que me rodeaba, entonces me hice diseñador por frustración, con la muy irresponsable y secreta ilusión de poder tener razón. Razón de mi frustración y razón de mi proyectiva como diseñador, pero no sé qué es peor, si mi hastío al sistema o mi profunda esperanza en el cambio, ¿qué es más patético en este tiempo que un hombre con fe?

         Pero para ser un educador, y yo lo soy, se necesita de la contradicción, de ahí radica su trampa.

         El hombre contemporáneo perdido entre tanto objeto sin razón de ser, perdió su razón y su ser. Ya no sueña, ya no reflexiona y mucho menos se conmueve, sólo busca la utilidad y su precio, a eso lo llaman una vida real. Un objeto real para un diseñador real es sólo lo que se vende,  se perdió la ilusión a cambio de la economía, se perdió la reflexión por la estadística y se  perdió el alma por la utilidad.

         El buen diseño es tratar de entender y darse a entender,  son ideas del mundo detenidas en el tiempo, posturas ontológicas del hombre a través del objeto, son  muchas esperanzas, y alguno que otro acto fe.

         A esta altura de mi vida ya no creo tener razón, es más, ya no me interesa, me cansa por lógica, monótona y fría. Me interesa en cambio la sin-razón como posibilidad de búsqueda de unos pocos segundos de iluminación.

         Cambio sin muchas dudas, que no son pocas, la seguridad de una vida sin sobresaltos por la incertidumbre de una vida con sentido en la vida misma; de ahí nace mi historia y mi postura; de ahí nace, mí teoría compleja del objeto.

  1. A grandes pasos la historia antigua.

         Había una vez…en un día oscuro y húmedo…

         Entre ochenta y cincuenta millones de años atrás, en que el primate al que pertenece hoy el ser humano comía tranquilamente hierbas e insectos del bosque vecino, esté era un animal tímido y frágil, sin muchas pretensiones de sobrevivir en un territorio donde los grandes reptiles dominaban todo a su largo paso.

         Los primeros hombres-primates y sus primeros objetos se produjeron entre el Australopitecos y el Neandertal, instrumentos básicos de trabajo para sobrevivir frente al ambiente natural como los raspadores de hueso, cuchillos de silex o la utilización de pieles de otros animales para protegerse de los agentes externos que dificultaban su adaptación al medio.        El hombre de Pekín conoció el fuego hace unos quinientos mil años, con él se defendió del contexto inhóspito y aprendió a manejarlo y a depender de él tanto como de sí mismo.

         El hombre-primate se volvió sedentario y con esto cambio toda su estructura sexual, familiar y social.

         Según Morris[1] y Engels[2] varios son los cambios que sufrió en su evolución de primate a ser humano, aquí un recuento rápido y desordenado de sus profundos cambios.

         El primero de estos es el crecimiento del celebro para suplir su carencia física.

         El segundo es el desarrollo de la mano y de su dedo oponible.

         Tercero fue el cambio de alimentación, de vegetales y frutos, que amplio su cadena trófica a carne.

         Cuarto: aceleró un proceso de neotenia por el cual algunos rasgos infantiles se prolongan o conservan en la vida de un adulto.

         Lo anterior precipitó el concepto de familia como lo conocemos hoy, “las hembras tenían que quedarse a cuidar a los pequeños, mientras los machos salían de caza”[3] 

         Como sexto, el sexo se volvió más placentero[4].

         Séptimo ocurrió la domesticación de plantas y animales.

         Los primeros homo-sapiens (y desde aquí trataré nuevamente de comenzar ha hablar en primera persona) nos hicimos humanos por el grandioso oficio de ser carroñeros, todos los desperdicios de alimentos que dejaban los otros eran buenos para nosotros, pero pronto logramos mejorar de status y nos convertimos en cazadores-carroñeros; condición que hasta el día de hoy no hemos podido o querido abandonar.

         Nuestro cerebro debido a esto, fue creciendo tanto como la complejidad de nuestras herramientas de adaptación al medio, ahora teníamos todas nuestras capacidades biológicas tanto como las instrumentales y culturales.

         Debo resaltar aquí que nunca hubiésemos podido ser lo que somos sin la adaptación constante de estas tres dimensiones: la biológica, la instrumental y la cultural, y debo decir también, que desde siempre nuestra especie  posee una estructura  ambiental y por lo tanto igualmente compleja por la cantidad de variables móviles a tener en cuenta.   

         Nosotros los seres humanos, a diferencia de todo el resto de animales que existen, biológicamente, estamos especializados en la no especialización, la curiosidad  infantil, en nosotros, es una constante y “…éste ha sido el más grande ardid de supervivencia de nuestra especie[5]

         La curiosidad nuestra se desarrolla entre dos impulsos que forman un equilibrio dinámico que nos estructura: el neofílico y el neofóbico. “El primero nos empuja a nuevas experiencias; nos hace buscar afanosamente la novedad. El segundo nos retiene, hace que nos refugiemos en lo conocido.”[6]

          Bajo esta estructura dinámica es por medio de la imitación de las cosas que nos rodean que construimos más cosas que nos rodean.

          Nadie se explica como ese primate le apostó tanto a una evolución tan radical y compleja hasta convertirse en lo que hoy somos, el animal, que cree ser el dueño y señor de todo a su corto paso.

  1. A pasos cortos la historia cerca.

“La estupidez del individuo es aproximadamente proporcional al entusiasmo que una máquina le despierte”

Nicolás Gómez Dávila. (Escolios II)

 

          Como todas las cosas de la era moderna el diseño empezó a caer, a venirse abajo casi en el mismo instante en que éste nacía. Al menos conceptualmente su muerte esta ligada al transcurrir de su vida, entre otras cosas, porque el diseño no es solamente un resultado, sino una actitud crítica frente a la vida misma. El diseño como todo lo del hombre, esta íntimamente ligado a la vida, y la vida ligada a la muerte como el diseño.

          Siempre he creído que la duda es parte de la estructura de la vida.

          Se duda de todo, hasta del principio de la misma duda. Por eso, la vida del hombre esta mediatizada por la incertidumbre de un pasado que olvidamos a pedazos, de un presente que se escapa sin darnos cuenta, y de un futuro que añoramos y tememos al mismo tiempo.  

          La duda es tanto como no saber, y el no saber tal vez sea lo más humano de nosotros mismos: estamos aquí y ahora, pero ésto debe implicar algo que ignoramos con exactitud que es.

          De la duda se genera angustia, y de la angustia del  propio hombre fue de donde nacieron todas las religiones y todas las filosofías nuevas y antiguas conocidas por el ser humano.

          Entonces, la certeza se convierte según la filosofía de la negación, en la negación de la vida, se desearía en la vida ante todo la certeza, certeza de dónde venimos  y certeza de para dónde vamos. Pero si deseamos la certeza de la vida, es porque la vida no trabaja con certezas,  y solo añoramos lo que no tenemos, y en este caso, lo que no somos.  

Así, como toda definición es una trampa, todo lo que se sabe de una cosa termina por reducirla a los términos que se saben.  El estudio de los seres vivos enseña que todo lo vivo se mueve. Por lo tanto, todo lo vivo cambia, y mejor,  porque cambia es que vive.   Si conozco algo, lo analizo, lo concluyo y lo clasifico, y ese algo, no puede cambiar, no puede mejorar, no puede empeorar, ya es eso. Ya esta muerto porque no tenemos dudas sobre ello, y queremos creer de él,  solo en las certezas. El diseño como lo conocemos hoy es igual. 

Solo hay certezas. 

Ya está muerto.

Es curioso, pero la persona que inició toda la reflexión sobre la duda, convirtiéndola en método, si es posible culpar a alguien, fue quien tomó la duda como principio de vida.

Un 31 de Marzo de 1596 bajo el signo de Aries nace en Haye (Francia) Renato Descartes: Aventajado alumno de los Jesuitas, siempre sintió la necesidad de no creer. Después de terminar sus estudios y no muy seguro de ellos, aunque  tenía razones de peso para estarlo, decide un buen día salir a recorrer el mundo y aprender de sus propios cortos pasos.  Debo anotar aquí que en el siglo XVII aún era importante para el ser humano salir a caminar por el mundo y enfrentarse a su propio esfuerzo, cosa que hoy debido tal vez a las múltiples comodidades del mundo contemporáneo ya no se desea con tanto ímpetu…el ser humano debe ser cómodo, pero hasta que punto se convirtió en  acomodado…

A la edad de 41 años (1637), Descartes  escribe su Discurso del Método, obra base del método científico, padre de la filosofía mecánica y madre de todas las ciencias modernas.  Para Descartes el conocimiento viene dado no por éste, sino por la duda de éste, para Descartes la duda es la posibilidad del camino y no el camino. [7]

La duda se constituyó en el primer pilar de su discurso del método: Primero ‘’no aceptar nunca cosa alguna como verdadera’’. El segundo es dividir el problema del conocimiento en cuantas partes sean necesarias.  Tercero,  jerarquizar ese conocimiento; y cuarto y último, volver a revisar todo ‘’que estuviese seguro de no omitir nada’’. Es decir, volver a dudar. La duda como soporte y búsqueda de investigación y del conocimiento de la vida.

En esta época ciencia y filosofía eran una sola. 

La ciencia explicaba como funcionaban las cosas y la filosofía trataba de explicar qué significado tenían esas cosas para nosotros.  En este tiempo la ciencia no había desplazado al misterio y la sorpresa de vivir era parte del transcurrir diario.

Pero todo lo anterior no necesariamente debería ser negativo, sin embargo así fue. No por la ciencia o la filosofía que son neutras al ser humano sino por la imposibilidad del ser humano de no corromper sus propias ideas.

A partir de esta duda metódica, y debido a lo reduccionista del pensamiento del hombre, toda ciencia se volvió creencia y toda creencia se convirtió en fe, después que Descartes en Meditaciones Metafísicas (1641), probó la existencia de Dios a partir de las matemáticas, los límites y la lógica; la ciencia para muchos se convirtió en religión y la tecnología en tecnocracia.  Es por eso que toda ciencia  basada en la creencia o en la fe, termina, más temprano que tarde, siendo una mentira.

Esta actitud del ser humano frente al pensamiento de Descartes influyó en todo el manejo de la estructura del conocimiento a partir de esa época, e hizo que se presentaran transformaciones en varios niveles de acercamiento al conocimiento, como la  metodología, la comunicación, la ciencia, la investigación, el diseño y la educación que:

1. Se instituyó que para conocer había que separar y se olvidó que para comprender había que unir eso mismo conocido, que el desunir era una estrategia para acceder.

2. Una buena opción metodológica se convirtió con el tiempo, no para lo que estaba hecho, sino en una finalidad. No hay búsqueda sino logros, certezas y verdades.

3. El problema de la búsqueda del conocimiento se redujo a un estado de uní-dimensionalidad, con lo que se terminó creyendo que el problema era uno solo, y esto a su vez produjo que lo aisláramos de su contexto perdiendo de este modo todo contacto con la realidad.

4. La mente empezó por costumbre a trabajar bajo una lógica binaria, bueno-malo, negro-blanco, hombre-mujer, bonito-feo y se excluyo, por lógica, la posibilidad de una tercería.

5. Y, por último terminamos pensando solo a nivel de fragmento. “somos seres especializados en la razón, eso nos debilita[8] ya no queremos unir, construir, integrar y muchos menos comprender.

Pero ni para la humanidad, ni para el diseño, las cosas mejoraron de niveles de interpretación.  El 14 de Junio de 1789 se realizó la toma de la Bastilla en la Revolución Francesa,  y el 4 de Agosto del mismo año se proclaman al mundo los derechos del hombre en una sociedad igualitaria.

Esto igual a lo anterior no es necesariamente negativo, lo malo es nuevamente la aplicación de estas ideas; ‘’y los hombres de tanto repetir que todos somos iguales ante la ley terminamos pensando simplemente que todos los hombres somos iguales’’[9]

Y esto produjo a su vez:

2. Negar al otro como ser diferente de mí, que es tanto como negarme a mí, yo soy en la medida que el otro me reconozca, por ser el hombre un ser social, yo soy el otro. ‘’En mí existen las tres personas’’[10].  

 

3. Debido a esta falsa creencia en que todos los seres humanos somos iguales, poco a poco se fueron homogeneizando criterios, y en lugar de querer tener una vida de incógnitas y dudas que son la búsqueda del camino, queremos la certeza de una teoría simple por que es global, “en lugar de discutir un razonamiento se le reduce un juicio de pertenencia  al otro -y el otro es, en este sistema, sinónimo de enemigo[11]  El otro, por pensar diferente a mí, está en mi contra. Por eso tal vez, atacamos diferencias y eliminamos minorías.

Bajo esta óptica, el mundo empezó a empeorar rápidamente. Desde finales del siglo XIX, para el diseño todo estaba consumado porque aparentemente todo estaba dicho, faltaba solamente reproducir por enésima vez el mismo esquema rigurosamente repetido de épocas anteriores con diferentes protagonistas y el mismo contenido a esta altura del ciclo ya inútil.

El diseñador, que sigue esta tendencia historia basada en la reducción del conocimiento en aras de la mal llamada especialización del mismo, tiende a no pensar o a pensar poco, porque solo se le enseña que el quehacer del diseño está en realizar objetos, o máximo en crear servicios: de ahí viene su especialización y también su reducción, porque prácticamente toda su fundamentación recae en el hacer. Desde la academia se le enseña que su fuerte es la mano y de ella depende todo lo que es, no la cabeza ni el corazón sino la mano, la mano que hace pero que no necesariamente piensa, la mano que elabora pero que no reflexiona. Al diseño no se le ha dado  la oportunidad de concebirse a sí mismo, se le reduce a la simple reproducción, somos como esas caricaturas de machos reproductores latinos, y como a ellos, solo nos interesa una cosa, y es la cosa misma. 

 

El diseño industrial moderno se gesta como lo conocemos hoy con la Revolución Industrial, pero nace comercialmente en 1851 en la exposición del Palacio de Cristal, como lo explica John Heskett en su texto, “Breve Historia del Diseño Industrial”,  donde el sistema americano y su forma utilitaria, normalizada, simétrica y de piezas intercambiables toma más fuerza que nunca.

Adam Smith[12](1723-1790) propone en su famoso libro “Investigaciones sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones” publicado en 1776, el aumento de la destreza del trabajo por medio de la especialización del mismo y el ahorro del tiempo en una fabrica por intermedio del trabajo en serie, además de la hoy conocida, libertad del mercado, donde este impone su precio  y por lo tanto su ley.

Taylor estudió el trabajo de los obreros y los redujo en una serie de movimientos y tiempos para nuevamente aumentar el rendimiento de las fábricas, el obrero con este estudio aparentemente científico empezó a competir,  a igualarse  y a perder frente a la máquina.

“Para el obrero  acostumbrado a trabajar en  casa o en un pequeño  taller la disciplina fabril fue durante mucho tiempo  extraordinariamente penosa”[13].  Con la especialización del trabajo y los movimientos en series mecánicas por parte del obrero, se ganó en cansancio, estrés y monotonía, ya no había control de la totalidad del producto como sucedía en los objetos manufacturados, solo de una pequeña parte y por eso entender lo que se estaba haciendo era casi imposible. Los obreros se convirtieron en fichas, sin ninguna intervención relevante en el juego de la producción.

En 1852 Semper[14] creó el término “estética mecánica” para definir las artes  aplicadas  que fueron el origen del diseño moderno  logrando  lo imposible  hasta  entonces, reducir al simple uso el concepto de la función, fortaleciendo la fragmentación del conocimiento, creando necesidades específicas y un estancamiento teórico que nos abruma hasta hoy.

El diseño heredero  de una mala tradición ya nunca se pudo recuperar.

Pero fue H. Ford  en 1913  con su primera línea de montaje del modelo T quien le dio una mayor cobertura a este proceso de alguna manera inhumano. Con la especialización del trabajo, por primera vez, forma y función comenzaron a ser diferentes y el infierno para los obreros creadores se hizo por fin realidad.

De la  escuela de Vjutemas  heredamos el arte social  pero también la politización  del diseño, la unificación formal y el negar  la individualidad del individuo en aras de un poder absoluto y por lo tanto  tiránico. Al diseño industrial, como esos malos gobernantes latinoamericanos, solo le quedó lo caprichoso.

De la escuela  de la Bauhaus un racionalismo acérrimo y el miedo de proponer algo diferente, ya se habían cerrado las ideas, no volvió a haber experimentación y todo se convirtió por fin en lo mismo.

Y por último, con  la escuela de Ulm, la nostalgia de un buen diseño que no volvió, y  la reiteración de lo mismo que no termina por medio de un  cientificismo tardío y por lo tanto ya caduco.

Había caído  la utopía  de la modernidad  debido  a la continua mala interpretación del hombre, “La continuidad  de la transmisión quizá ya no existe, lo más universal  parece ser la inestabilidad  y el cambio, el intercambio permanente de mercancías, de informaciones, de imágenes  de signos. No parece ser ya la tradición el vehículo  de significados históricos, en los cuales las acciones morales y sociales eran  percibidas como una totalidad  y que desplegaba  sus  conexiones en los dos sentidos tanto horizontal – en las tramas sociales  contemporáneas – como  verticales – en las huellas  de las colectividades  dejadas  en las profundidades  del tiempo vivido[15]

Debemos  volver al origen, a las esencias de todas las cosas, a la  duda metódica de Descartes porque pensamos, y solo  por eso es que existimos. Debemos volver al mito,  donde las cosas tenían cuerpo y alma de ser; al relato de una creación,[16]  donde conocer el origen era conocer sus secretos, donde el mundo con todas sus cosas tenían un contenido práctico, pero también, tenia un contenido  biológico, simbólico y de relación con el ser humano, la tierra y el cosmos, donde el mundo alguna vez tuvo contenido.

Tanto el origen como la esencia, la duda o el mito y todos los valores culturales de la comunidad son determinantes móviles y elementos importantes en la estructura del pensamiento complejo. 

El objeto para los diseñadores debe estar constituido por componentes tanto cuantitativos como técnicos, prácticos o tecnológicos, pero sobre lo anterior, el objeto para los diseñadores debe estar constituido por componentes cualitativos como símbolos, códigos o imaginarios: allí descansa toda la función práctica. Sin esto, son solo series, tan iguales como  monótonas, y como monótonas, neutros. No tienen alma, no poseen espíritu, no dicen nada, no tienen relaciones con los seres humanos, son una caja negra, un ataúd, están de alguna manera  muertos o asesinados, pero en todo caso, no están vivos.

El objeto para los diseñadores tiene símbolos que son la posibilidad de transmitir sentimientos colectivos e individuales; tienen códigos que son la carga de significados particulares de una comunidad, y tienen imaginarios que son todos nuestros objetos deseados.

A los diseñadores se nos olvido que entender la relación humana de un trabajador  es  entender  la relación humana de un individuo  dentro de una sociedad, que nuestra razón de ser es social;  que los objetos educan; que los objetos interactúan en forma compleja con el ser humano; que los objetos transmiten valores  y debemos  tener una intencionalidad  clara  frente a ellos, que la fluctuación del mercado solo es eso, un punto entre muchos a tener en cuenta, pero que no es el único, ni mucho menos, el más importante.

Esta es la estructura teórica del pensamiento complejo. Con ello, no sólo haríamos mejores objetos y desarrollaríamos gran variedad de ideas materializándolas dentro de un contexto más amplio de relaciones y fluctuaciones, sino también mejores profesionales comprometidos socialmente con el otro, que es tanto como comprometernos con nosotros mismos.

Debemos abrir los sentidos al mundo y volver a la esencia de las relaciones ambiental entre los seres vivos como medio y consistencia de vida. Ahí no solo reside la propia vida, sino también, la complejidad del objeto mismo.

                  2.1 Lo cierto es que lo no-racional para el hombre-ciencia poco cuenta. Toda la explicación  del mundo  se basa en lo que el hombre,  desde su visión, ve.  Lo que no ve, para él simplemente no existe. Como si realmente  existiera solo lo que ve.

Pero ni la naturaleza, ni el mundo, ni el universo han necesitado del hombre  para existir, viven por si solas, viven independientes de el, viven  sin él.

El gran vacío del hombre contemporáneo nace a partir del vacío de su propia ciencia, de la limitación y reglamentación de la posibilidad del mismo hombre, de la unificación del mundo y sus ideas, del supuesto alcance de su creación por la susodicha comprobación.  La creación es un acto de  independencia pura, de liberación individual y de azar colectivo, se acerca  mucho más a lo emocional del hombre que a lo instrumental del mismo; no tiene reglas claras, no se sabe concretamente cómo sucede, pero esta ahí como prueba de su existencia y de la superación humana.

No se puede ser creativo manteniendo una posición neutral o unificada del mundo, no se puede ser pasivo frente al conocimiento o normalizado frente a éste. Para adquirir el conocimiento y ser creativo, se debe nadar en contra de la corriente pura de cualquier ideología por sensata que ésta parezca; se debe dudar de la seguridad tanto como del limite de lo permitido, contra el orden establecido institucionalmente por el ser humano y no deseado por él, contra la norma, y hasta contra la norma que regula la ley.    

Los diseñadores, al menos debemos ser delincuentes conceptuales o delincuentes frustrados, pero delincuentes.

El diseño tiene que ver con las utopías[17], con estos objetos-espacios  que  no están en ninguna parte pero que existen dentro de nosotros. Tienen que ver con el deseo del hombre o con el deseo de sus objetos, espacios y ciudades[18], o con el orden del desorden, y hasta, con un nuevo orden [19]

El diseño tiene que ver con lo humano, el hombre debe volver al hombre.

                             2.2 ¿Qué puede ser más humano que un ser derrotado? Es solo allí, en esta instancia donde se siente toda la condición humana, todo lo frustrante de ser, lo humano también esta en lo sufrido, en lo lloroso, en lo caído. Incluso a veces creo, que lo más humano tiene que ver con las ausencias, con lo que me falta para llegar a ser, la perfección esta lejos de mí y de las cosas que hago, solo puedo pretender reconocerla desde lejos, donde me faltaría todo para lograr ser parte de ella.

La felicidad que nos enseñan a buscar desde niños, es un estado de perfección mentiroso. Es por eso que solo viene por instantes, porque solo por instantes se logra negar la verdadera realidad de la condición humana, el fracaso es la mayor realidad del hombre, la rutina es su compañera diaria, nos hemos convertido con el tiempo en placebos que solo buscamos lo fácil, y como hasta esto es difícil, solo buscamos lo falsamente fácil, por eso la felicidad es inhumana, porque en ultimas, es no importarme la desgracia del otro, o creer, que falsamente la controlo, si ser egoísta es ser humano nada mas humano que el egoísmo.

Es por eso que el diseño puede llegar a  ser inhumano, porque busca la apariencia banal de las cosas, reduce el ser humano solo a la dimensión de la mayoría, nos interesan las personas en la medida que son compradores, y si son más, mejor. El diseño se ha convertido en una  muestra de vanidades sin sentido, en producto de egos individuales, en la búsqueda sin criterio de la ilusión del confort, contribuye a mostrarnos una perfección social que no existe, nos enseña que lo feo no vende, y por eso aceptamos solo lo bonito, y lo que quiera que esta palabra ambigua signifique.

Negamos la realidad de la pobreza, y por eso no podemos ayudar a superarla, porque no la vemos, porque para nosotros no existe, porque la enmascaramos, o mejor, si la ayudamos, ayudamos a que los pobres sean más pobres al trabajarle solo a los poderosos para que sean más poderosos.

Existimos para mantener falsas ilusiones, status, moda, consumismo, cambios simulados, reemplazamos conceptos para venderlos como nuevos, enseñamos a atesorar objetos como si fueran importantes.  El abismo que creamos cada vez será más grande, más profundo, más inexistente.

El diseño solo es posible verlo como un falso valor,  cada vez que ganamos, perdemos, porque nos hemos convertido con el tiempo en los líderes del equipo del diablo.

Desde siempre nuestro concepto  de orden esta íntimamente ligado al de moral; para nosotros solo existe lo bueno, lo bello, lo limpio. “La edad media no cesará de repetir que toda forma es bella en la medida que manifiesta alguna similitud  con  la belleza  divina”[20].

Esta última frase no ha cambiado en los últimos siglos, no hemos mejorado mucho en este aspecto.

En verdad somos predecibles  y rutinarios; nuestro concepto del ser humano es estrecho, viene de una visión amañada de los fenómenos que nos rodean, sufrimos de una ceguera crónica que nos hace ver el mundo y a los otros como obtusos y sin muchas posibilidades.

Habrá que cambiar la mirada.

Ver al ser humano bajo una visión integradora dentro de la tierra y en función de ella, habrá que ver al ser humano con todas sus energías, todas sus dimensiones, todos sus miedos, todos sus instintos, todos sus deseos, todas sus ausencias y silencios.

Todos los objetos en diseño deben tener dimensiones físicas y emocionales, las primeras se refieren  a la usabilidad del objeto y las segundas a la ontología; estas solo pueden ser concebidas e implementadas por el pensamiento de un creador, y ese pensamiento siempre será complejo.

El descubridor o el científico es simplemente la persona que llega primero; es por eso que los descubrimientos científicos a veces son simultáneos en varias partes del mundo. Los científicos en este sentido son corredores de cien metros planos, deben llegar primero a la meta que otros. En cambio el creador es un ser que brota de su propia personalidad, su acto creativo está íntimamente ligado a lo que es; a lo que piensa del mundo y a lo que hace.

Los creadores suelen rebasar las estructuras de cualquier disciplina porque no acostumbran a creer en ellas, son incrédulos del saber que viene de un solo lado del conocimiento, son promiscuos mentales porque nunca están contentos con el placer que les da un solo saber, son conscientes que el límite son ellos mismos y es por eso que constantemente lo superan superándose.

Si no hubiera existido un Duchard, un Buñuel o un Le´Corbusier, no existiría su obra, ni su interpretación de lo que los rodea. Los creadores son únicos por que son dueños de sus obras, pensamientos y emociones.  Son seres irrepetibles, seres gigantes que se niegan a ser normales, en un mundo donde los normales parecemos enfermos mentales.

                            2.3 Los objetos de diseño deben ser creados para el disfrute de quien los recrea. Los juegos tradicionales, por ejemplo, poseen una relación de apertura con el cuerpo que hace de estos el origen mismo de la cultura; los objetos concebidos de esta manera deben tener el arraigo cultural de éste, la perfección de lo sencillo y la calidez familiar de cualquier cerámica de barro cocido, de ahí, sólo de ahí nace su belleza, de su tradición, de su tacto con el material, de su fuerza, de su sudor y su risa.

La belleza del diseño basado en el pensamiento de las estructuras complejas nace a partir de las múltiples relaciones que surgen del mundo visible de los objetos, de los seres y las emociones invisibles que las recrean.

 

¿Pero cuál es la naturaleza de los objetos?

¿Son metáforas o imágenes?

¿Son fragmentos de seres regados por el mundo? ¿Pero cuál su fenomenología[21]? ¿Cuál será  lo cósico de la  cosa?[22]

El entorno cotidiano está lleno de objetos vividos, objetos con historia pero sin tiempo, objetos que despiertan sentimientos de rechazo, seguridad o transformación, objetos del cuerpo, esenciales, objetos complejos y objetos de siempre.

Quién no se acuerda de esos objetos de nuestra primera infancia que nos despertaron un inmenso cariño,  porque nos permitían  ser lo que aún no éramos o nunca pudimos ser, como héroes, bomberos, policías o ladrones.

Nunca olvidaré ese  yo-yo  de  luces de colores  que me trajo mi mamá de Bogotá, me encerraba en el cuarto  del fondo  que se usaba para planchar,  y allí, con  toda la oscuridad requerida en medio del olor a ropa  conocida,  recreaba otro mundo  conocido  solo para mí; o ese  jeep  de plástico azul comprado en el Tía del Centro de Bucaramanga, le quitaba las llantas negras para poder volar de matera en matera alrededor del patio central de la casa.

Los objetos de la infancia o este tipo de objetos complejos, de alguna manera permanecen en el cuerpo o refugiados en el alma. Tarde o temprano al diseñar  vuelven a salir a la luz, porque realmente  nunca se fueron, nos siguieron por todos los patios, por todos los cuartos de las casas en que vivimos y por todas las edades donde los dejamos regados por ahí, hasta que los exorcizamos materializándolos por física necesidad emocional en cualquier diseño.

Somos diseñadores por ausencias.

Somos diseñadores por omisión o por error, porque es lo único que podíamos ser, atrapados en nosotros mismos, prisioneros de nosotros mismos.

Somos diseñadores por condena perpetua, por asesinato en primer grado, porque era lo único que nos atrevimos a ser.

                             2.4 La imagen  siempre es antes que la razón.

“A veces, cuando más  simple es la imagen, más grandes son los sueños”[23] nos cuenta Bachelard  en su poética. 

Es por medio de la multiplicidad de imágenes  de la vida  que nosotros creamos la multiplicidad de posibilidades para configurar. Los objetos son ensueños al querer inconscientemente  volver a ellos; al diseñar, lo que  hacemos es sacarlos de adentro de nosotros mismos; el diseño es la ensoñación del objeto y la imagen que  percibimos en el resplandor de su pasado.

Del diseño la imagen es primero. Primero la sensación, primero que la razón.  Después viene la búsqueda de esa imagen, la metodología para abordarla y el medio más adecuado para explicarla. La imagen estimula  el  lenguaje de la forma; “El lenguaje sueña;”[24] crea,  porque tiene su propio aliento.

El diseño y el pensamiento complejo van unidos por el acto que implica toda creación humana, van unidos por la imagen primigenia y van unidos por lo onírico de la creación, creación que en algún momento, al tener vida propia adquiere independencia frente a su creador y por lo tanto, diferentes matices responsables con lo que se desea.

                             2.5 Un objeto complejo debe estar cargado, soportado por la palabra que emana de él mismo. En su búsqueda tiene concepto de ser, tiene argumento de ser, no solo parece sino es.

Un objeto complejo debe ser un receptor de emociones cotidianas, emisor de emociones cotidianas.

Un objeto complejo debe siempre tener una ética social. No todo objeto la tiene, no toda ética lo es. Ésta implica una relación con otros objetos y otras personas que forman pequeños o grandes circuitos conectivos donde más que sistemas, crean un hábitat adecuado al ser humano.

Un objeto complejo debe ser un compañero en nuestra vida y un recuerdo en la memoria; éstos, siempre tendrán una buena muerte, una muerte justa.  

Estos objetos se gastan con el tiempo permaneciendo junto al tiempo, se gastan poco a poco hasta que tienden a desaparecer diluyéndose en ellos mismos, los objetos complejos deben tener una muerte digna, tranquila, suelen tener una buena muerte.

Un objeto complejo es el resultado del pensamiento complejo del ser humano, de su sabiduría como humano, de lo más creativo de su ser, del devenir de su tiempo, del transmutar de su espacio; pero sobre todo lo anterior, un objeto complejo es el resultado de la naturaleza de lo humano y tal vez, de lo más humano de su naturaleza.

                               2.6 Por medio del objeto complejo se logra la ensoñación del objeto de diseño, esta nos permite crear imágenes, que no son otra cosa que la representación de objetos ya conocidos por nosotros, y  mezclarlos con la imaginación, que son la representación de imágenes nuevas.

Imagen e imaginación  darán como resultado la creación de nuevas imágenes de representación en nuevos objetos de diseño, a partir de unos parámetros ya conocidos.  Estos referentes de la imaginación son producidos por el juego simbiótico entre la resonancia y la repercusión, que surgen a partir de la relación entre la observación, la compresión y la iluminación del mundo que nos rodea.

Italo Calvino, por medio del señor Palomar, explica en su libro la articulación entre diferentes relaciones posibles.

“Palomar se ha distraído, ya no arranca las malas hierbas, ya no piensa en el césped, piensa en el universo.  Esta tratando de aplicar al universo todo lo que ha pensado del césped.  El universo como cosmos regular y ordenado o como proliferación caótica.  El universo tal vez finito pero innumerable, inestable en sus confines, que abre dentro de sí otros universos.  El universo, conjunto de cuerpos celestes, nebulosas, polvillo, campos de fuerzas, intersecciones de campos, conjuntos de conjuntos…”´

En estos procesos cognitivos es muy importante la palabra como detonadora de ideas, no hay nada conocido que no esté precedido de una palabra o de una imagen que precede a esa misma palabra, la palabra en este caso es posibilidad de superación, la palabra por sí misma ya encierra un cúmulo de respuestas no mediatizadas  por la razón; la palabra es automática, y por lo tanto, autónoma.  Tiene tanto de razón como de emoción.

El lenguaje son palabras en abstracto, ideas del hombre, símbolos de la civilización y rasgos de una raza.

Los símbolos como tal no existen sin el hombre, son una construcción de la mayor elaboración de ellos, son productos de un colectivo, de una comunidad, de un trabajo en grupo.

La palabra no solo crea símbolos, es símbolo por sí misma.

En este orden de ideas no hay nada más abstracto y nada más

simbólico que la palabra hecha objeto, ella es lo más depurado del hombre, lo más puro y por lo tanto lo más humano.

El objeto complejo permite que el hombre se encuentre en su esencia de hombre, que el hombre sea lo inalcanzable de su evolución, lo imposible y lo más etéreo; permite  que el hombre sea humano, porque no necesariamente todo hombre lo es, pero todo hombre tiene toda posibilidad de serlo.

4. Modelo para el cambio.

Gell-Mann Murray[25], en su texto titulado “El quark y el jaguar” nos expone como ha vivido la aventura intelectual entre los sistemas complejos adaptativos y como ha llevado esa aventura al descubrimiento del quark, que es la partícula del átomo de la que están formadas todas las demás partículas, juntando de un solo plumazo la relación asombrosa que existe entre lo universal y lo individual o como hemos dicho anteriormente, entre lo simple y lo complejo: “…de un lado, las leyes físicas subyacentes de la materia y el universo, y del otro, el rico entramado del mundo que percibimos directamente y del que formamos parte. Así como el quark es el símbolo de las leyes físicas que, una vez descubiertas, aparecen diáfanas ante el ojo analítico de la mente, el jaguar es, al menos para mí, una metáfora de los esquivos sistemas complejos adaptativos que continúan eludiendo una visión analítica clara, aunque su olor acre puede sentirse en la espesura.” (Murray 29)

El diseño, como proceso adaptativo que es dentro del sistema complejo del ser humano, permite un acercamiento al conocimiento más abierto y participativo del objeto diseñado. Se apropia debido al estudio de las variable particulares de una mayor armonía en cada contexto,  incluye una amplísima gama de posibilidades de análisis del ser humano que se relaciona con el objeto configurado, con la actividad desarrollada y con la apropiación de los diferentes elementos que intervienen en el acto creativo, pues posee las características adecuadas para una mayor cobertura de organización del conocimiento y mayor flexibilidad del mismo.”El pensamiento complejo es un modo de pensar que intenta asumir el desafío, que le proponen la incertidumbre y la contradicción”[26]

Trabajaremos de aquí en adelante en la construcción de un modelo pedagógico y didáctico del proceso enseñanza-aprendizaje dentro del marco del pensamiento complejo para diseñadores o creadores, basado en cinco autores, cuatro libros y tres ejes temáticos entre otros muchos que modifican y estructuran las variables móviles y fijas de la propuesta.

Introducción al Pensamiento Complejo, de Edgar Morin, que constituye la base teórica del proyecto.

El capítulo introductorio de Mil Mesetas llamado “Rizoma”, de Deleuze y Guattari, que será el principio ordenador del proyecto metodológico.

Mapas Conceptuales de Virgilio Hernández y Mapas Mentales de Tony Buzan, que serán nuestra base instrumental para el modelo.

3.1 Base Teórica

Existen desde el planteamiento de Morin, “Introducción al Pensamiento Complejo” varios conceptos que son importantes resaltar que se esbozan en la primera parte de su libro ya varias veces referenciado: “Así es que, habría que sustituir al paradigma de la disyunción/reducción/unidimensionalización por un paradigma de distinción/conjunción que permita distinguir sin desarticular, asociar sin identificar o reducir. Ese paradigma comportaría un principio dialógico y translógico, que integraría la lógica clásica teniendo en cuentas sus límites de facto (problemas de contradicción) y de jure (límites de formalismo). Llevaría en sí el principio de Unitas multiplex, que escapa a la unidad abstracta por lo alto (holismo) y por lo bajo (reduccionismo)”.

Para la construcción del método del pensamiento complejo aplicado a los creadores tanto como al diseño es importante resaltar los siguientes ítems planteados por Morin:

3.1.1 Concepto de lo real:

Este concepto, como todos los que siguen, es una construcción desde lo social. Nos enseñan desde niños a ver y a delimitar lo que vemos sólo en términos de lo conocido, pero bajo este esquema existen mínimo dos perspectivas de lo real: (debo aclarar que ambas son validas desde la estructura compleja que manejamos en este modelo),  primero desde el pensamiento clásico, para el que la realidad existe por sí sola e independiente del sujeto que la percibe, sin hacer parte de ella; y desde el pensamiento contemporáneo, para el que la realidad se construye desde el sujeto y de la que hace parte porque la percibe. Es decir, bajo esta concepción, la realidad se construye a partir del que la percibe y no constituye una entidad aparte del observador. “Si nos hacemos cargo de que no podemos distinguir entre ilusión y percepción en la experiencia, y reconocemos que ninguno de nosotros puede tener acceso privilegiado a entidades de existencia independiente de los que nosotros hagamos, entonces nuestras afirmaciones cognitivas dejan de ser peticiones de obediencia, dejan de ser exigencias al otro y pasan a ser invitaciones a convivencia.” (Maturana 253)

Si esto último es cierto, existen tantas realidades como esquemas culturales de pensamiento existan o como personas dentro de estos esquemas culturales, y eso implicaría una argumentación más profunda de lo que vemos como realidad y también una invitación tanto al consenso como a la manera de manejar el disenso, por esto, Morin dice que se debe explicar y construir a partir de las múltiples realidades,  “El pensamiento debe negociar con lo real (Morin 22).

Con este modelo planteado se estipula que la realidad de diseño la constituye la red de relaciones dadas por la comunidad que constituyen su existencia como realidad y donde se analiza su concepción de “lo real” a partir de sus manifestaciones culturales. “Como entes biológicos existimos en la biología donde sólo se da el vivir. La angustia y el sufrimiento humano pertenecen al espacio de las relaciones. Todo lo espiritual, lo místico, los valores, la fama, la filosofía, la historia, pertenecen al ámbito de las relaciones en lo humano que es nuestro vivir en conversaciones. En el conversar construimos nuestra realidad con el otro. No es una cosa abstracta. El conversar es un modo particular de vivir juntos en coordinaciones del hacer y el emocionar.  Por eso el conversar es construir realidades.”(Maturana 23)

 

3.1.2 Concepto sobre la Imposibilidad o Incertidumbre:

Mientras que el conocimiento es infinito, el hombre frente al manejo del conocimiento es finito. Esto ha hecho que el ser humano, para entender el conocimiento emanado de la naturaleza, lo limite a sus propias posibilidades, comprimiéndolo a su más mínima expresión para hacerlo entendible a su mente. “Uno de los axiomas  de la complejidad es la imposibilidad” (Morin 23).

La incertidumbre de la vida debe ser parte del conocimiento de la misma vida. En su libro Seis piezas fáciles[27] Richard Feynman[28] dice al respecto del conocimiento: “Todo fragmento, o parte, de la totalidad de la naturaleza es siempre una mera aproximación a la verdad completa, o la verdad completa hasta donde la conocemos. De hecho, todo lo que sabemos es tan sólo algún tipo de aproximación porque sabemos que todavía no conocemos todas las leyes. Por lo tanto, las cosas deben ser aprendidas sólo para ser desaprendidas de nuevo o, lo que es más probable, para ser corregidas.”(Feynman 32)

Todo conocimiento por verdadero que sea suele ser parcial, por lo tanto incompleto e inconcluso frente a la verdad total. La verdad suele ser social, y por lo tanto ética y por lo tanto moral. Por eso toda moral es parcial. “¡Sólo podemos predecir las probabilidades ¡ esto significaría, si fuera cierto, que la física ha abandonado el problema de tratar de predecir exactamente lo que sucederá en una circunstancia definida. ¡Si¡ La física ha abandonado. No sabemos cómo predecir lo que sucedería en una circunstancia dada, y ahora creemos que es imposible, que lo único que puede predecirse es la probabilidad de sucesos diferentes.”(Feynman 170)

 

3.1.3 Concepto de Organización:

El orden para nosotros siempre tiene connotaciones morales. Es por eso que el desorden es malo y tiene una seria correspondencia con el mal y la oscuridad. A eso nos referimos cuando decimos que una persona tiene una vida desordenada, a que simplemente a partir de nuestra percepción sobre lo correcto, reducimos al otro a los valores moral personales, como si nuestro concepto individual fuera indiscutiblemente el adecuado. Con los objetos suele pasar otro tanto: “Cada habitación tiene un destino estricto, que corresponde a las diversas funciones de la célula familiar, y nos remite, más allá, a una concepción de la persona en la que se la ve como un conjunto equilibrado de distintas facultades. Los muebles se miran, se molestan, se implican en una unidad que no es tanto espacial como de orden moral.”(Baudrillard 13)

Por otro lado, históricamente la humanidad ha accedido al   conocimiento de manera fragmentada hasta llegar a un saber  súper especializado, donde se pierde la comprensión de la realidad entre la múltiples partes que lo componen, y donde la racionalización y la jerarquización del conocimiento se han convertido en el fin del propio conocimiento, en un conocimiento fragmentado, reducido, coherente y veraz sólo en sí mismo. Que se debe legitimar en forma de teorías, sistemas o modelos. “La causa del error ha sido el modo de organización de nuestro saber en sistemas de ideas” (Morin 27)

La manera de ordenar el conocimiento se convirtió con el tiempo en dogma y en la única manera correcta de acceder a él.

3.1.4 Concepto de Autonomía:

La autonomía es reconocerme frente al otro como un ser con las mismas posibilidades de decidir a partir de mis propios valores. Y esto en términos de conocimiento es claramente un límite. El límite no es necesariamente una pared sino una membrana de interacción entre un afuera y un adentro, el conocimiento que emana de todo ser humano se debate en medio de la tensión que produce el conocimientos y mis propios valores que se convierte en sentido practico en un limite de lo que deseo o puedo conocer, todo limite sólo por existir genera un exceso, todo conocimiento alguna vez fue un límite que se convirtió en exceso, y por lo tanto en conocimiento ampliado. “Se puede afirmar que un límite es un confín de valores de un “entorno” en el que todos los puntos gozan de la misma función. Por tanto, si se derriba el límite,  con esto mismo se habrá eliminado el entorno o se habrá creado otro. Toda presión sobre el límite posee, por tanto, el valor de una tensión.”(Calabrese 66)

Los límites de un territorio de conocimiento son culturales y por lo tanto autónomos, El conocimiento en el ser humano coexiste entre un espacio de tensión formado entre el crecer y conservar, entre el exceder y el almacenar. “Se hizo evidente que la vida no es una sustancia, sino un fenómeno de auto-eco-organización extraordinariamente complejo que produce la autonomía”. (Morin 33) La vida se debate permanentemente en un equilibrio dinámico que incorpora el ser y el pertenecer en medio de bucles de energía utilizados para permanecer en autoorganización y autonomía.

“La autoorganización es la aparición espontánea, de nuevas estructuras y nuevos modos de comportamiento  en los llamados sistemas alejados del equilibrio, que se caracterizan por bucles de retroalimentación internos (procesos recursivos) y son descritos matemáticamente en términos de ecuaciones no-lineales.” (Martín Juez 114)

      3.2 Principio Ordenador  

El principio ordenador del modelo se extrajo de los autores de Mil Mesetas, los filósofos franceses Guattari y Deleuze, que en su texto, en el capitulo introductorio llamado Rizoma, plantean un revelador y renovado orden mundial. Un objeto al ser una manifestación cultural (que no me cansaré de repetir), siempre será una forma de invocar el mundo, de no sólo verlo, si no de comprenderlo, y de tratar de hacer que todas las fuerzas de los vientos confluyan en esa manifestación en forma de objeto. En este espacio, es donde el objeto debe hacer bisagra con el mundo y a partir de el, comprenderlo.    “Un libro no tiene objeto ni sujeto, está de materias divergentes formadas, de fechas y velocidades muy diferentes.  Cuando se atribuye el libro a un sujeto, se está fabricando un buen Dios para movimientos geológicos. En un libro, como en cualquier otra cosa, hay líneas de articulación o segmentaridad, estratos territorialidades; pero también líneas de fuga, movimientos de desterritorialización y de desestatificación.” (Deleuze-Guattari 9-10).

Toda creación en diseño posee múltiples referentes, elementos articuladores que construyen con sus diferencias la totalidad de la obra. La coherencia externa del objeto no debe ser el único argumento posible para la estructura del diseño ni para el acto de diseñar; el azar y la incertidumbre son tan naturales en la configuración de un objeto como la búsqueda interior y motor de todas las cosas.

3.2.1 Principio de Conexión y de Heterogeneidad:

Este principio planteado por los autores como doble, nos dice que cualquier punto que genere conocimiento se puede conectar con otro y que todos los puntos son diferentes entre sí. “En la lengua siempre se puede efectuar descomposiciones estructurales internas: es prácticamente lo mismo que buscar raíces. Pero ese método no es un método popular, el árbol siempre tiene algo de genealógico. Por el contrario, un método de tipo rizoma sólo puede analizar el lenguaje  descentrándolo sobre otras dimensiones  y otros registros. Una lengua sólo se encierra en sí misma en una función de impotencia.”(Mil Mesetas, 13)

En este caso la complejidad roza con la simplicidad: si un objeto A permanece aislado y no se relaciona con ningún objeto de su alrededor, y en cambio, otro objeto B se relaciona con todos los demás objetos de su alrededor; en primera instancia uno pensaría que el objeto B es mucho más complejo que el objeto A, pero sería una interpretación desafortunada porque es tan simple no relacionarse con ningún objeto alrededor como relacionarse con todos sin ningún principio de orden.

La complejidad implica que todo objeto se puede relacionar con otro objeto, es decir, es parte de sus potencialidades, pero existe algo, un principio de orden, unas determinantes que hace que ese objeto C se relaciones solo con algunos de los objetos que permanecen en su alrededor. El primero que define con qué se deben relacionar el objeto C

es la pregunta de inicio del proyecto de investigación .

3.2.2. Principio de multiplicidad:

Todos los puntos al crecer se mueven formando una red de conocimiento flexible que se relaciona con el afuera del marco de referencia por medio de espacios de fuga que junta el interior del objeto con el exterior del mismo. El conocimiento en diseño surge entre las relaciones que resultan entre el cruce de información interna y externa al marco de referencia. “El libro ideal sería, pues, aquél que lo distribuya todo en ese plan de exterioridad, en una sola página, en una misma playa: acontecimiento vividos, determinaciones históricas, conceptos pensados, individuos, grupos y formaciones sociales.”(Mil Mesetas, 15)

La complejidad bajo este aspecto se construye bajo redes abiertas que a través de los intercambios dinámicos entre sus integrantes y de otros grupos de redes posibilitan la potencialización de los nodos de conocimiento del interior de la red asía el afuera de la misma y viceversa.

3.2.3. Principio de ruptura significante:

Todo límite del conocimiento crea un conocimiento nuevo. “El libro no es una imagen del mundo, según una creencia muy arraigada. Hace rizoma con el mundo, hay una evolución paralela del libro y del mundo, el libro asegura la desterritorialización del mundo, pero el mundo efectúa una desterritorialización del libro que a su vez se desterritorializa en sí mismo en el mundo.” (Mil Mesetas, 16)

Caillois[29] en su texto “Medusa y CIA”[30]realiza un análisis profundo y hermoso  sobre las manchas de las alas de las mariposas y su intima relación con el concepto de belleza en el ser humano, que se yuxtapone de manera coherente con la postura del principio significante. “Me esfuerzo en no olvidar ninguna de las diferencia  que separa un cuadro y un ala de mariposa. Pero advierto también- y tengo el deber de hacerlo- que estas diferencias son precisamente las que oponen al insecto y al hombre, de modo que, en cierto sentido, esas diferencias son algo con que se cuenta de antemano y se refuerzan lo bien fundado de la relación. He aquí dos especies de superficies donde se han yuxtapuesto manchas coloreadas, brillantes o apagadas, que forman un conjunto. Las dos series son, por añadidura, igualmente inútiles, lujosas. Son, sin embargo, incomparables. Y por ello aun más homologas.” (Caillois 34-35)

3.2.4. Principio de cartografías y calcomanía:

Las cartografías son puntos de fuga que representan el territorio sin serlo, son una imagen abstracta de conocimiento del territorio que lo simboliza; y las calcomanías reproducen el conocimiento por todos los sentidos al infinito en una serie de imágenes de repetición múltiples. “El mapa es abierto, conectable a todas las dimensiones, desmontable, alterable, susceptible de recibir constantemente modificaciones. Puede ser roto, alterado, adaptable a distintos montajes, iniciado por un individuo, un grupo, una formación social.”(Mil Mestas, 18)   

Existe un ejemplo poderosamente fuerte y es el principio de orden entre la orquídea y la avispa, la orquídea no copia a la avispa, no la reproduce, simplemente se conecta en forma de rizoma, copulan entre dos especies diferentes que se necesitan para su propia permanencia, la razón de ser de una es la existencia de la otra. La una, difícilmente viviría sin la otra. Esta es una de las imágenes más hermosas de las que alguna vez leí, la relación amatoria (ese secreto de amor) existente entre la avispa y la orquídea.  

Para recrear todos los principios de orden planteados por Deleuze y Guattari, hace poco leí un cuento que pienso en este momento compartir con ustedes por que resumen de manera prodigiosa todo el planteamiento epistemológico de los diferentes principios de orden: “Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara.”(Coloquio Internacional 115-116)

El conocimiento es exactamente eso, viene de un objeto tanto como de otro, verlo, es responsabilidad nuestra.

 

3.3        Como base instrumental

Los mapas en general son un instrumento mental dentro del proceso cognitivo de un individuo que organiza el conocimiento dinámicamente en forma de representaciones diagramáticas de redes o nodos.

“No importa cómo ha sido construido un mapa, siguiendo consejos tradicionales, partiendo de un árbol y añadiendo relaciones cruzadas, o desarrollando gradualmente la red: al final será una red. Siendo éste un retículo dinámico, no tiene ni un inicio ni un fin: tendrá muchos puntos de inicio de lectura, mientras el punto final lo decide concientemente el lector, en la reflexión necesaria para la comprensión.”(Hernández 92) 

Dentro del proceso cognitivo de un individuo los árboles mentales logran entre otras cosas: que el conocimiento se organice en una red de conexiones,  que cada red sea única porque es el resultado de las experiencias particulares de un individuo, que la red permanece en constante movimiento a medida que se van relacionando más conocimiento, y que el conocimiento de nuestro celebro sea activado por medio de las imágenes que genera la red.

El planteamiento inicial de los dos autores es la yuxtaposición que existe entre el funcionamiento de los mapas y del organismo humano. “Podemos demostrar que cada una de las diez mil millones de neuronas del cerebro humano tiene una posibilidad de establecer conexiones expresadas por la unidad seguido por ¡veintiocho ceros! Si una sola neurona tiene un potencial de semejante magnitud, mal podemos imaginar lo que es capaz de hacer todo el celebro. ¡Lo que esto significa es que, si se pudiera escribir,  el numero total de combinaciones/permutaciones posibles en el cerebro estaría representado por un 1 seguido de 10,5 millones de kilómetros de ceros. No existe todavía un ser humano que sea capaz de ser todo el potencial de su cerebro. Por eso no aceptamos ninguna estimación pesimista de los límites del cerebro humano.”[31](Buzan 39)

Los Mapas Mentales de Buzan tienen cuatro características espaciales que se ampliaran a partir del juicio de los Mapas Conceptuales de Hernández.  Buzan nos dice textualmente en la página 69 los cuatro ejes rectores para configurar los mapas:

3.3.1. “El motivo de atención se representa a partir en una imagen central”. Es bien poco lo que se puede decir al respecto, sólo que la imagen en general realza y facilita la lectura del mapa además de central la atención en un solo punto que se recalca por su importancia como principio de lectura y como punto de foco en orden de importancia.

3.3.2. “Los principales temas del asunto irradian de la imagen central en forma ramificada”. No solo los principales temas del asunto se debe radial sino todos los temas y referentes que encontremos dentro de la investigación, el pensamiento complejo plantea no una síntesis de la información sino una inclusión a manera de categorías de toda la información del tema que se recolecte.    

3.3.3. “Las imágenes comprenden una imagen o una palabra clave impresa sobre una línea asociada. Los puntos de menor importancia también están representados como ramas adheridas a las ramas de nivel superior”. Aunque en la estructura compleja coexiste la jerarquización del conocimiento a partir de las categorías, se procura en la medida de lo posible utilizar convenciones de colores, formas, texturas e iconos para darle una lectura coherente a la información y no reducirla a una lectura fragmentada pero lineal.

3.3.4. “Las ramas forman una estructura nodal conectada” Toda la información forma una estructura nodal, es a partir de estas relaciones de información que realmente se forma la estructura de conocimiento. La información para el mapa son simplemente datos, el conocimiento es la resultantes de relacionar esa información entre si dependiendo de lo que se desee profundizar.

Para Hernández los mapas conceptuales son importantes para el aprendizaje de un individuo dentro de cualquier proceso de cognición, porque permite trabajar concientemente con la creación de nuevo conocimiento a partir del viejo, entre otras cosas:  “Es un proceso humano, individual; es pensamiento y es conciencia; su elaboración cambia el estado de conciencia de la persona; está constituido por objetos mentales: conceptos, ejemplos de conceptos, relaciones, unidades lógicas y su conectividad reticular y su disposición dinámica; en el conocimiento el contexto influencia el significado conceptual; los contextos son dinámicos y se intersecan; implica intuición (necesaria en la fase creativa y de estructuración); no se “transfiere”: se adquiere a través del aprendizaje; no es idénticamente reproducible ente personas; puede ser representado para facilitar el aprendizaje, la investigación y el razonamiento; es aplicado para determinar el significado de una situación y para indicar cómo manejarla: la solución de problemas; se ha convertido en la infraestructura de la sociedad contemporánea.”(Hernández 18)

Los mapas mentales, los mapas conceptuales o árboles como son llamados aquí, son un instrumento humano para el conocimiento de lo más sofisticado que pueda desarrollar la mente, aplicarlos en diseño e incorporarlos al proceso de enseñanza-aprendizaje de las universidades de “disciplinas” creativas, será un avance dentro de la estructuración de proyectos a cara de un futuro más sustentable en el propio conocimiento.

3.4 Construcción del modelo de árbol para diseño:

Los árboles desarrollados bajo este esquema son representaciones del conocimiento creativo, son métodos de acercamiento al conocimiento y son estructuras mentales graficadas. Por ser este, el resultado de características abiertas y por lo tanto crecientes, el conocimiento no sólo fluye en la estructura misma, sino que se deja llevar por sus múltiples conexiones en las que la acción creativa surge a partir de la combinación de la información que por medio de las relaciones se convierte en conocimiento.

Son cuatro los elementos del modelo a desarrollar: La pregunta de diseño; los núcleos temáticos; lo conectores y por último los terminales que logran configurar el objeto de estudio.

3.4.1 Pregunta de investigación: Este es el origen de la discusión, la pregunta de búsqueda ya es conocimiento y también da las primeras relaciones para configurar el árbol. Aquí el diseño es definido y lo que en últimas esta en discusión es la estructura del objeto, su guía y por lo tanto su todo.

La pregunta que genera el conocimiento al interior del proyecto de investigación encarna un espíritu irremediablemente moral, en ella, toda pregunta es moral, y por lo tanto toda pregunta es ética.

Según Fernando Savater (Dimensión Ética de la Empresa) existen dos clases de ética: la de los mínimos y la de los máximos. La segunda tiene que ver con las relaciones entre los seres humanos y su espiritualidad que solemos llamar religión y que nos plantea las relaciones a partir de la moral, de está clase de ética trataremos de no profundizar en este  texto, ya que no es pertinente para la construcción del árbol al nivel que nos proponemos acá, sin embargo es un elemento de mucha importancia a la hora de tomar las decisiones sobre el proyecto y el conocimiento que podemos y queremos afrontar; y la ética de los mínimos que es la que surge a partir de las diversas relaciones sociales, y que bien, podríamos llamar de constructo social, y por lo tanto con finalidades complejas entre los diversos factores que la constituyen como son lo biológico, lo cultural y lo instrumental planteadas al inicio de este ensayo.

Las relaciones sociales son un constructo medioambiental, porque se forman a partir de las múltiples relaciones que surgen en un conglomerado humano, que afectan la percepción de los seres sobre las cosas que los rodean. Estas relaciones no pueden ser valoradas como buenas o malas. Simplemente ocurren y se modifican constantemente; es decir, cada vez que nos enfrentamos a una disyuntiva social y por lo tanto ética en el sentido de los mínimos, nos debemos preguntar, y a partir de esto, nos debemos modificar.

Lo que quiero resaltar en este caso específico son dos cosas.

Primero, que la respuesta a la misma pregunta puede ser diferente dependiendo de la época, el contexto o el estado de ánimo; y sin embargo, esta situación sigue siendo ética, y por lo tanto abierta  a la discusión, a la argumentación y al consenso tanto como al disenso. Y segundo, que la ética como construcción social descansa en la pregunta que nos hagamos, y no necesariamente en la respuesta que con ella se origine.

La pregunta entonces es un cuestionamiento ético antes de cualquier acción de algún tipo, pero es en la acción donde ocurre específicamente la recreación del diseño y por lo tanto también, la pregunta es el origen del diseño.

Sin pregunta no hay acción ética, y por lo tanto, no hay acción en ningún caso.

El diseño, antes de cualquier acción apresurada, debe descansar en la pregunta como motor de todas las cosas.

La pregunta viene del conocimiento de las cosas, y no de la ignorancia de las cosas; la pregunta es contextual, y con esto quiero decir, racional; depende del tiempo en que se vive, y con esto quiero decir que se modifica; y la pregunta es emocional, y con esto quiero decir subjetiva y humana.

Entonces, el diseño que nace de la pregunta debe ser un diseño: racional, flexible y emocional; y por lo tanto, planteada como construcción social.

3.4.2 Los Nodos de conocimiento: son los elementos con los que se quieren relacionar el planteamiento de la estructura y la pregunta generatriz de conocimiento. Son núcleos de información que se desean profundizar para convertir en conocimiento aplicado en diseño. Van regados por todo el árbol metodológico, aquí se cruzan los conceptos y por lo tanto son el sitio de mayor creación simbólica y material.  En diseño los nodos son como mínimos tres: el análisis del sujeto en el contexto, el análisis del contexto y el análisis de la actividad del sujeto en el contexto. Pero puede haber tantos nodos como el creador le interese desarrollar y todos pueden ser entendidos como la totalidad del árbol, porque explica uno o varios argumentos al mismo tiempo.

3.4.2.1. Análisis del contexto: Desde este punto de acercamiento al trabajo de diseño, son dos los elementos a desarrollar. Por un lado, la geografía física; y por el otro, la geografía social. “El espacio está formado por dos componentes que interactúan continuamente: a) la configuración territorial, es decir, el conjunto de datos naturales, más o menos modificados por la acción consiente del hombre, a través de sucesivos sistemas de ingeniería; b) la dinámica social o el conjunto de relaciones que definen una sociedad en un momento determinado.” (Metamorfosis del Espacio Habitado, 105) El árbol suele ser el contexto de todos los argumentos pero lo que se busca con esta clase de análisis en concreto es identificar características para el mejoramiento de las relaciones en la valoración del estado global del sujeto, junto con la caracterización del lugar donde se desenvuelve nuestro objeto de estudio.

Así desde nuestro análisis tanto físico como social se evalúa las bases para el ajuste  y las diferentes interrelaciones que hacen del sujeto lo que actualmente es.

3.4.2.2. Análisis de sujeto en el contexto: El sujeto dentro de un contexto determinado es afectado y a su vez afecta tres tipos de elementos: el medio, que está formado por la geografía física y social; la subjetividad humana dentro de la geografía física y social; y las relaciones de constructo social formadas a partir de éstas relaciones que Guattari llama Ecosofía. “…entre los tres registros ecológicos, el del medio ambiente, el de las relaciones sociales y el de la subjetividad humana…” (Las Tres Ecologías, 8)

          Para el modelo de árbol estudiado la intervención de diseño sólo se logra a partir de un sinnúmero de relaciones dadas, analizadas y comprendidas dentro de un contexto más amplio de reflexión que no necesariamente esta comprendido dentro del marco de intervención sino que muchas veces pertenecen a los que Deleuze llama puntos de fuga o Barthes[32] punctum, que se entiende en sus propias palabras como: “…pues punctum es también: pinchazo, agujerito, pequeña mancha, pequeño corte, y también casualidad. El punctum de una foto es ese azar que en ella me despunta (pero también me lastima, me punza).”(Barthes 65)

3.4.2.3 Análisis de la actividad del sujeto en el contexto: Desde esta perspectiva considero conveniente trabajar a Gregory Bateson[33], por su mirada amplia sobre las relaciones dadas en una comunidad y sus elementos de referencia: “Nuestra primera tarea será establecer qué tipo de unidad predomina dentro de tales grupos o, mejor- teniendo presente que nos interesan aspectos y no clases de fenómenos- qué aspectos de la unidad del cuerpo de rasgos tenemos que describir para obtener una visión integral de la situación.” (Pasos hacia una ecología de la mente, 91)

A partir de esto, Bateson trabaja dos aspectos y tres unidades. Dentro de los primeros están los aspectos estructurales y afectivos de los individuos a estudiar; y dentro de los segundos están las unidades económicas, espaciales, cronológicas y sociológicas de estos mismos sujetos: “Un aspecto estructural de unidad. La conducta de cualquier individuo en cualquier contexto es, en cierto sentido, cognitivamente coherente con la conducta de todos los otros individuos en todos los contextos.  Esto da la gran posibilidad de trabajar representantes de la comunidad y convertirlos en prototipos de análisis dependiendo de lo que se quiera investigar.

Aspectos afectivos de la unidad. Al estudiar la cultura nos interesa mostrar el contexto emocional de todos los detalles de la conducta. Veremos todo el cuerpo de conductas como un mecanismo concertado, orientado hacia la satisfacción e insatisfacción afectivas de los individuos. Lo interesante de este tipo de propuestas es ver como el objeto de estudio se configura a partir de unas capas sobrepuestas que viene dado desde la geografía física o social hasta la insatisfacción afectiva del individuo. El resultado son una serie de cruces producto de las relaciones internas y externas del individuo entre el contexto, sujeto en el contexto y la actividad del sujeto en el contexto. Y es de allí, de donde surge como por arte de magia todas las posibles intervenciones de diseño y todo el proceso de creatividad en la configuración de una propuesta nueva desde el diseño.

Unidad económica. En este punto veremos todo el cuerpo de conductas como un mecanismo orientado hacia la producción y distribución de objetos materiales. Dentro de este punto es importante resaltar todo el trabajo de gestión de diseño[34] dividido en ámbito operativo y estratégico.

Del primero podemos adelantar que es el análisis socio económico del marcado al que va dirigido el producto y todo lo que determina los atributos de este producto, mientras que dentro del ámbito estratégico se deben tener en cuenta todas las decisiones administrativas para lograr una coherencia entre planteamiento y realización del producto.     

Unidad espacial y cronológica. Veremos aquí los patrones de conducta como sistemáticamente ordenados según el tiempo y lugar. Estas dos determinantes de diseño son de los más difíciles  de desarrollar debido a lo abstracto de su planteamiento, sin embargo, a pesar de esta dificultad, las implicaciones espacio-temporales son de una importancia capital para dar forma basado en categorías sociales que sirvan para la configuración del objeto de estudio.

Unidad Sociológica.  Veremos aquí la conducta de los individuos orientadas hacia la integración y desintegración de la unidad mayor, el grupo en su totalidad.”  (Pasos hacia una ecología de la mente, 91 y 92)

El análisis sociológico implica amplios métodos de investigación empíricos, análisis de preparación de datos, elaboración de teorías y valoración lógica de los argumentos. Es la rama del conocimiento que hace de las relaciones humanas su objeto de estudio, aplicando de modo sistemático la razón y la observación e integrando explicación teórica y verificación empírica dentro de un mismo contexto de análisis.

3.4.3. Los Conectores: tienen el compromiso de especificar las relaciones que surgen del juego entre los nodos, el conocimiento de diseño y la pregunta referidos a los seres humanos o a las actividades del grupo social al que pertenecen.

De las relaciones entre los seres humanos y los objetos de diseño se desprenden los conceptos, o mejor son los conceptos. Por eso su importancia clave en la intervención final de diseño. Los conectores son los puntos de la red de relaciones donde lo que importa son los acontecimientos de la que son objetos más que la formas de la que ellas se desprenden. “Son no-lugares, puntos móviles sin significado, pero con una enorme capacidad para dar sentido a las redes y a la vida a través de ellas”. (Arte y Ciudad, 21)  

Uno de los autores más conocidos que trabaja el capital social y las múltiples relaciones y roles al interior de una sociedad se llama  James S Coleman[35] citado por los autores[36] define el capital social como:   “…unos recursos considerados por una persona, o por un conjunto de personas, como disponibles para lograr determinadas metas suyas, los cuales facilitan la acción para alcanzarlas y se encuentran insertadas en relaciones sociales”[37].

Según Coleman existen ocho diferentes clases de relaciones llamadas como: Expectativas, obligaciones, confianza, accesibilidad a información, normas y sanciones sociales, relaciones de autoridad, relaciones a partir de la imagen corporativa y relaciones especiales de la empresa.

La primera es la llamada  expectativas que nace del sentimiento de reciprocidad, si A le hace un favor a B, lo que espera A, es en algún momento recibir un favor de agradecimiento de B.

El siguiente es el de las obligaciones, que consiste en un recurso con el que se cuenta, si alguien promete a un amigo algo, el otro cuenta con que se cumpla con lo prometido.

El tercer elemento del capital social es el de la confianza, donde siguiendo con el ejemplo anterior pero desde el segundo personaje, este también ya se comprometió a aceptar las condiciones del primero.

Como cuarta característica estaría el de la accesibilidad a la  información, en este A esta en capacidad de contarle a B algo que C no se podría enterar por no tener relación con A.

Las normas y sanciones sociales tratan sobre el respeto de ciertas normas mínimas de convivencia para todos, y la efectividad social para rechazar el no cumplimiento de esas normas básicas.

El siguiente punto se denomina relación de autoridad en esta alguien acepta el encargo de mandar y el otro, el encargo de obedecer, ambos cuentan con este recurso, confían en la habilidad del otro para realizar su propósito.

Como séptimo punto de capital social esta el de la  Imagen corporativa este consiste en la posibilidad de beneficiase o perjudicarse por pertenecer a una organización  y a la imagen que la representa.

Y como último punto están las relaciones especiales de la empresa  donde alguien puede beneficiarse por pertenecer a ese capital humano pero en cosas donde la organización no posee ninguna incidencia.

Los autores son muy claros en insistir que el capital social no es necesariamente ni positivo ni negativo, es un concepto neutro que depende del carácter con que se utilice, una banda de asaltantes posee en su interior tanto capital social como podría tener una banda de músicos.  El capital social simplemente “consiste en recursos considerados como disponibles para sacar adelante los intereses de quien tiene acceso a ellos”[38]

3.4.4. Las Terminales: tienen el compromiso de concluir las relaciones dadas por el creador por medio de la estructura del árbol, este cúmulo de red de relaciones de características abstractas pasan a ser formas concretas que se materializan en funciones tanto de uso como estéticas, poéticas o semióticas. Existen tres tipos de terminales: las primeras son las terminales fijas, cuya resolución es un número que representa una cualidad de diseño en forma cuantitativa a manera de etiquetas (números de teléfono), ordenes (números de serie) y códigos (números de ISBN) que hacen de estas terminales las más obvias pero no menos importantes; las siguientes terminales son las de rango, que es una forma de intervención de diseño que se puede manifestar a manera de fracción- que es una parte de la totalidad- o categorías que son agrupaciones por temas que pueden ser entre otros por cosas, acontecimientos, acciones, lugares, atributos, procedimientos y ponderaciones. Dentro de las categorías hay que definir muy bien las características de los objetos de estudio porque son estas características particularidades las que hacen que algunos elementos pertenezcan o no a la misma forma de clasificarlas.

Y las terceras son las terminales móviles de carácter socio-cultural, que son valores en forma de símbolos, signos o señales y se describen dentro del árbol a manera de historia o de relato. De manera muy sencilla tratare de explicar la diferencia fundamental entre los elementos que compone las terminales móviles.

La luna dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos representa significados diversos, no es lo mismo la luna para un navegante perdido en medio del océano que la luna para un par de enamorados.

Los símbolos, los signos o las señales para ambos casos tienen diferentes significados a nivel teórico o practico. Pero es más, para los enamorados como para el navegante son cosas diferentes aunque los dos pudieron haber vivido lo mismo en circunstancias contrarias.

Cuando él enamorado dice en forma histriónica: “…te regalo la luna…” y la señala (a la luna) con la mirada ya denota diferentes interpretaciones no sólo al interior de estos dos ejemplos extremos sino también explican las diferencias sutiles pero fundamentales entre los significados de símbolos, signos y señales.

Para los enamorados la señal es la mirada de él que le indica a su pareja la luna; el signo seria en este caso relatado,  la luna como hecho físico a interpretar; y el símbolo lo que significa en términos de amor para un par de tontos enamorados.

Para el caso del navegante perdido en medio del océano, la luna tiene evidentemente otras diversas connotaciones muy diferentes al ejemplo inmediatamente anterior.

Las terminales móviles por su naturaleza es de lo más difícil de concluir porque estas, más que todas las terminales, implican un alto grado de interpretación y por lo tanto de argumentación.

El ejemplo clásico para el planteamiento y desarrollo de terminales dentro de un salón de clase seria el diseño de una iglesia, en está se plantean las terminales fijas como todo lo concerniente a cantidades especificas para la elaboración física de la construcción de la iglesia, metros cuadrados construidos o por construir, tamaños, proporciones o cantidades por serie, etc.; las terminales de rango implican percentiles, alcances, flujos y movimientos entre otras cosas; y las terminales móviles o de carácter socioculturales son todos los significados de los objetos que van al interior y al exterior de la iglesia de interpretación profunda y vital para la congregación religiosa como tal.

La pregunta que suelo hacer después de está explicación es cual de las terminales de la iglesia son más importantes, si hubiese una más importante que las otras, y la respuesta más acertada con lo que quiero explicar es que son las terminales móviles, porque la misa como tal se puede impartir en cualquier sitio físico por incomodo que este sea, pero lo más importante es la palabra de dios y todo lo que esto signifique para un creyente, y estas terminales, repito, están condensadas en los elementos socioculturales de la comunidad. Por desgracia los diseñadores nos hemos especializado no sólo en la consecución de objetos fáciles, ignorando lo significativo, sino también dándole importancia a los elementos que no son relevantes contribuyendo a convertir lo vano en notable. 

Los árboles como disposición metodológica son tan complejos como el laberinto del que está hecho. Esa es su estructura: impredecible, y por lo tanto dinámica, abierta, inconclusa y creativa.

Deleuze y Guattari se refieren a las estructuras rizomáticas con varias imágenes de referencia: un libro, un árbol o una horda de ratas que se superponen unas a otras. “Un rizoma no empieza ni acaba, siempre está en el medio, entre las cosas, inter-ser, intermezzo. El árbol es filiación, pero el rizoma tiene como tejido la conjunción “y…y…y…”. En esta conjunción hay fuerza suficiente para sacudir y desenraizar el verbo ser. ¿A dónde vais? ¿De donde partís? ¿Adonde queréis llegar? Todas estas preguntas son inútiles.” (Mil Mesetas, 29)

 

5. Esquema básico del árbol.

El árbol como una estructura metodológica a partir del pensamiento complejo es simplemente un esquema que no pretende otra cosa sino guiar en su acercamiento y configuración final, las relaciones planteadas en el siguiente modelo son solo una opción en un mundo de posibilidades abiertas e interactúantes.

          “En los sistemas complejos las fluctuaciones, aun microscópicas, pueden llevar a una expresión microscópica a través de procesos dinámicos no lineales” (Nuevos Paradigmas 21)     

          Por último quiero compartir con ustedes algo que encontré en estos días.

“Visto como una figura geométrica, el camino de la hormiga es irregular, complejo, difícil de describir. Pero esa complejidad proviene de la superficie de la playa, no es intrínseca de la hormiga. En la misma playa, otra criatura pequeña cuya casa estuviera en el mismo lugar que la hormiga seguirá probablemente un itinerario parecido.”  (Simon, 62)

 

FUENTES

     -AAVV, Arte y Ciudad, Universidad Jorge Tadeo Lozano, Bogota, 1995. Bachelard  Gaston,  La Poética del Espacio, F.C.E., México 1993.

     -AAVV, Coloquio internacional, Borges, Calvino, la literatura. Volumen 2, Espiral Hispanoamericana, España, 1996.

     -Ángel Augusto, La Diosa Némesis, Corporación Autónoma de Occidente, Colombia, 2003.

     -Barthes Roland, La Cámara Lúcida, Paidos, Barcelona, 1997.

     -Bateson Gregory, Pasos hacia una ecología de la mente, Lohlé-Lumen, Argentina, 1998.

     -Baudrillard Jean, El sistema de los Objetos, Siglo XXI, México, 2004

     -Bruyne Edgar De, La estética de la Edad Media, Visor, Madrid

     -Buzan Tony, El Libro de los Mapas Mentales, Urano, Barcelona, 2002. 

     -Calabrese Omar, La era neobarroca, Cátedra, Madrid, 1994.

     -Caillois Roger, Medusa y CIA., Editorial Seix Barral, S.A, Barcelona, 1962.

     -Calvino Italo, Las ciudades  invisibles, Ediciones Minotauro.

     -Deleuze Gilles, Guattari Félix, Mil Mesetas, Pre-textos,  España, 1994.

     -Eliade M. Mito  y Realidad. Labor. Colombia, 1996.

     -Feynman Richard, Seis piezas fáciles, Crítica, Barcelona, 1998

     -Fried Schnitman, Nuevos Paradigmas, Cultura y Subjetividades, Paidos, argentina, 2002.

     -Gell-Mann Murria, El quark y el jaguar, Metatemas, Barcelona, 1998.

     -Hernández Virgilio, Mapas Conceptuales, Alfaomega, México, 2006

     -Heidegger M, Arte y Poesía, Fondo Cultural Económica, México, 1992

     -Maturana Humberto, El Sentido de lo Humano, Océano, España, 2002.

     -Martín Juez Fernando, Contribuciones para una antropología del diseño, Gedisa, Barcelona, 2002.

     -Mijailov M, La revolución industrial, Panamericana, Bogotá, 1997

     -Montaner Xibile, La Postmodernidad  como cultura alegórica. Pág. 58, la cultura Postmoderna, ciencias humanas, Universidad Nacional, Medellín. 1993

     -Morin Edgar, Introducción al Pensamiento Complejo, Gedisa, Barcelona, 2001

     -Morris Desmond, El mono desnudo, Plaza y Janes, Barcelona, 1968.

     -Savater Fernando, La dimensión ética de la Empresa, Fundación Social, Colombia, 1998.

     -Santos Milton, Metamorfosis del Espacio Habitado, Oikos-tau, España, 1996.

     -Silva Armando, Álbum de familia, Editorial Norma, Bogotá 1998.

     -Simon, Herbert, Las ciencias  de lo artificial, Comares, México, 2006

     -Zuleta Estanizlado.  Elogio de la dificultad, Procultura, 1985


[1] Nació en Wiltshire en 1928 y se graduó de Zoología de la universidad de Birmingham, escribió El Mono Desnudo, Biología del arte y los Mamíferos, Guía para las Especies Vivientes y el Zoo Humano. 

[2] Filosofo, economista y político alemán (1820-1895)

[3] El Mono al Desnudo. Pagina 79.

[4] Igual al anterior, paginas 63 a la 120, capitulo 2.

[5] Igual al anterior, pagina 154

[6] Igual al anterior, pagina 164

[7] ‘’Pero, tan pronto como hube acabado el ciclo de estudios a cuyo termino se acostumbra a ser recibido en el rango de los Doctos, cambie enteramente de opinión, pues me encontraba embarazado por tantas dudas y errores que me parecía no haber obtenido otro provecho, al tratar de instruirme, que el debe haber descubierto más y más ignorancia’’ DESCARTES, Primera parte.

               [8] Referencia a la película  de animación japonesa Ghost in the Shell.

[9] Idea expuesta por el filósofo Guillermo Hoyos en conferencia dada el 20 de Marzo de 1999 en el auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional en la Cátedra Manuel Ancízar.

[10] Armando Silva, álbum de familia, Editorial Norma, Bogotá 1998. Página 102.

[11] Estanizlao Zuleta.  Elogio De La Dificultad, Procultura Página 10.

[12] Adam Smith, Economista y filosofo escocés, fundador de la economía política, 

[13] M: I: Mijailov, La revolución Industrial, Panamericana, Bogotá, 1997, Pág. 79

[14] Arquitecto  Alemán Gettfried  Semper  vivió en  Londres  entre  1851 y 1854 e impartió  clases de diseño en el School of Desing. Publico “ciencia, industria y arte “en 1852.

[15] Jaime Xibile Montaner la Postmodernidad  como cultura alegórica. Pág. 58, la cultura Postmoderna, ciencias humanas, Universidad Nacional, Medellín. 1993

                   [16] Miercea Eliade. Mito  y Realidad. Labor. Colombia, 1996.

[17] Tomas Moro llamo a su isla imaginaria Utopía, la cual   describe como un  lugar en donde reina la tolerancia, dentro de una sociedad  de régimen  socialista  y en donde la bondad  natural del hombre no ha sufrido menoscabo.

[18] Calvino Italo, las ciudades  invisibles, Ediciones Minotauro.

               [19] Calabrese Omar, la era Neobarroca, catedral, Madrid, 1994.

               [20] Bruyne Edgar De, la Estética de la edad Media, Visor, Madrid, 1994 pág. 19

[21] Término introducido por Lambert para designar la teoría de los fenómenos en un sentido más general, es la ciencia de los fenómenos. En forma más estricta es la ciencia de los fenómenos que se manifiesta en la conciencia. Como disciplina y corriente Filosófica fue fundada por Husserl.

[22] Para Heisdegger ‘’lo que tiene de cosa la cosa’’ pág. 40. Del libro Arte y Poesía, Fondo Cultural Económica, México, 1992

[23] Bachelard  Gastón,  La Poética del Espacio, F.C.E., México 1993, Pág. 172

[24] Igual a la anterior, P.182

[25] No tenemos ningún reparo en afirmar que El quark y el jaguar es sin duda alguna uno de los libros de ciencia más importantes de la última década. Su autor recibió el premio Nóbel de física en 1969, es precisamente el descubridor del quark, partícula del átomo de la que están formados todas las demás partículas.

[26] AAVV, Manual de Iniciación al Pensamiento Complejo, Unesco, 2002, página 11

[27] Estas Seis piezas fáciles reúne las partes menos técnicas de un curso introductorio para los estudiantes del Caltech.

[28] Premio Nóbel de física en 1965, no fue tan sólo un gran investigador; sino también un extraordinario maestro y un hombre de poderosa personalidad.

[29] Nace en Reims en 1913 y muere en 1978, sociólogo y miembro de la academia francesa, cofundador  del colegio de Sociología de Francia junto con  Bataille y  Leiris.

[30] Texto realizado en 1960 cuyo titulo evoca el mito de Gorgona.

[31] Profesor por Petr Kouzmich Anojin de la Universidad de Moscú,  

[32] Roland Barthes (1913-1980) fue, entre otras cosas, uno de los representantes más originales del análisis semiótico aplicado a todos los órdenes de la cultura: la literatura, el cine, la pintura, la fotografía, el teatro, la moda, etc. 

[33] Gregory Bateson (1904-1980) antropólogo, científico social, lingüista y cibernético cuyo trabajo interseca con muchos otros campos intelectuales. Es mejor conocido por el desarrollo de la teoría del doble vínculo de la esquizofrenia, junto con uno de los líderes en teoría de la comunicación, Paul Watzlawick, su colega en el Mental Research Intitute de Palo Alto, y por ser el esposo de la prestigiosa antropóloga Margaret Mead. En los círculos académicos él es, algo así, como una figura de culto cuyo atractivo incluye su oscuridad, excentricidad y diversidad de logros. Sin embargo, el creciente interés en el holismo, los sistemas y la cibernética ha impulsado naturalmente a educadores y estudiantes a publicar el trabajo de Bateson.

[34] Ámbito operativo: Fase creativa donde se valora el contexto socio económico del mercado al que va dirigido, el socio cultural del producto, aspectos comerciales y estratégicos, industriales, productivos, logísticos, de imagen y comunicación de la empresa, tecnológicos, de tendencias etc., todo lo cual determina los atributos del producto.; la fase técnico creativa implica una interpretación formal y creativa de los atributos anteriores, así como la resolución técnica para determinar el producto, lo cual significa la realización del boceto, basándonos en la comunicación con distintas áreas, y la participación   

Y dentro del Ámbito estratégico Cuestiones vinculadas con un nivel superior de dirección y que guardan una relación estrecha con el proceso de  diseño de producto anteriormente descrito.

[35] Sociólogo Norteamericano 1926-1995, cuyos trabajos de investigación y publicación estuvieron enfocados por varias décadas en la educación de las ciudades modernas

[36] Rodrigo Losada Lora, Doctor en ciencias políticas de Georgetown University, profesor e investigador especializado y Guillermo Hoyos Vásquez,  Licenciado en  Filosofía y Letras de la Pontificia Universidad Javeriana y en Teología de la Universidad St.George de Frankfurt y doctor en Filosofía de la Universidad de Colonia.

[37] Aproximaciones a la Cultura Democrática en Bogota, Alcaldía Mayor de Bogota, Colombia, Noviembre 2003, pagina 120.

[38] Igual a la anterior, pagina 122

Read Full Post »

Diseño, territorio  y cultura

 

 Por: Alejandro Rodríguez Musso

 

Confererencia Internacional

Información, Comunicación y Diseño:
Exploraciones sobre la complejidad del mundo actual
 UAM Unidad Cuajimalpa.

Mexico DF

Noviembre 2006

 

Para hablar de Diseño, territorio y cultura, es necesario situarse en algún contexto que nos permita tener una relación de continuidad de estos tres temas, aparentemente diversos.

En mi caso quiero advertir al lector que la mirada que he desarrollado acerca de estos temas deviene tanto desde una perspectiva académica, o sea teórica, como desde una perspectiva profesional, es decir una perspectiva eminetemente práctica.

Ambas miradas se interrelacionan y se amalgaman vinculando la reflexión desarrollada desde el mundo académico, es decir desde lo teórico, con el mundo profesional, es decir desde la praxis de una disciplina que cada vez se constituye en un factor determinante para integrarse a los intercambios globales, el diseño. Por otra parte se integran en esta mirada, los elementos propios de la Comunicación, el Marketing y la gestión cultural, como componentes desde los cuales se realiza esta reflexión.

De modo que para situarnos en lo que requiero comunicarles, hemos de identificar cual es el marco referencial desde el que se reflexiona.

A mi juicio este marco tiene tres componentes que se constituyen en un verdadero sistema o círculo virtuoso, potenciándose uno al otro de un modo articulado.

Percepción de la dimensión territorial:

– Marketing, Comunicación  

– Gestión de la Cultura

– y Diseño

 

 

Para situar el tema desde una perspectiva teórica lo abordaremos definiendo y reflexionando acerca los siguientes componentes: el concepto de territorio y su comprensión cognitiva, la perspectiva de la gestión de la cultura y su desarrollo, y el concepto de diseño, marketing y comunicación; para situar nuestra reflexión en un referente práctico hablaremos desde una perspectiva de la  experiencia del caso Alto del Carmen y terminaremos con el caso Valparaíso. Finalmente desarrollaremos una síntesis que pone en relación estos tres conceptos de un modo sistémico

El territorio

El Diccionario de la Real Academia Española, define la palabra territorio (Del lat. territorĭum), en una primera aproximación haciendo referencia a una porción de la superficie terrestre perteneciente a una nación, región, provincia, etc., en tanto que en una segunda acepción se habla de terreno y se señala que el concepto se puede extrapolar a un campo o esfera de acción y finalmente se define como un terreno o lugar concreto, donde vive un determinado animal, o un grupo de animales relacionados por vínculos de familia, y que es defendido frente a la invasión de otros congéneres.

En esta definición, podemos destacar algunos elementos claves que servirán a nuestro análisis.

El Territorio como espacio delimitado

En primer lugar la idea de que territorio se asocia a un espacio delimitado, lo cual inmediatamente nos habla de unos límites y de unas fronteras, mas allá de las cuales existirían unas condiciones diferentes que de una u otra forma se podrían distinguir y por lo mismo constituyen un dominio distinto, es decir distinguible de otro, una cierta figura respecto de un fondo que presenta unas propiedades que nos permiten percibir la diferencia.

En el clásico ejemplo de la figura y fondo, podemos distiguir la figura de una copa o de dos rostros enfrentados o distinguir la presencia de un triángulo delimitado por tres círculos.

Hay una gran diferencia entre estos dos casos, pues la copa está delimitada (por lo tanto podríamos afirmar que existe), en tanto que en el caso del triángulo, este NO está delimitado y sin embargo sigue existiendo, es decir sigue siendo perceptible. Abordaremos este asunto con mayor detalle más adelante.

Territorio y pertenencia e identidad

En el caso de la copa o los rostros, considerados como una unidad o considerados individualmente, la diferencia se observa aquí tanto por la definición del límite, como por la diferencia cromática de contraste. Cuando concentramos nuestra atención en uno de los colores, podemos identificar el “Territorio” de los rostros o bien, el “Territorio” de la copa. Cuando observamos el “triángulo” virtual, percibimos una realidad “inexistente” y sin embargo ésta realidad comparece con mucha nitidez, haciendo que la consideremos como algo cierto. En estos dos casos la diferencia está dada por el blanco y negro. Esto produce un claro límite que nos permite diferenciar entre uno y otro plano. Lo mismo ocurre en la percepción del territorio geográfico y ello depende de la capacidad de observar para distinguir cognitivamente el límite que define uno y otro territorio.

Por otra parte, la idea de pertenecia debemos entenderla desde dos ángulos. Pertenencia como algo de lo cual soy dueño y pertenencia como un conjunto al cual estoy ligado. El territorio se trata, entonces de ese conjunto, espacio o habitat con el cual me siento identificado. Surge así la noción de identidad como expresión de un sentimiento de pertenencia a un determinado territorio o comunidad cultural definida.

El territorio es pues en primer término un lugar físico o virtual, un espacio con ciertos límites reconocibles que lo distinguen de otro.

Territorio y construcción de la cultura

Pero todo territorio para existir en el imaginario de un sujeto debe ser imaginado por el mismo. Dicho sujeto debe construirse una imagen mental del territorio.

Un territorio, desde esta perspectiva se constituye entonces en una unidad global de intervención, un clima particular, una geografía y en la que tendremos una comunidad de personas que lo imaginan y por tanto una cultura, es decir una manera de habitar.

El territorio es, por tanto, el espacio que acoge y en cuyo seno se desarrolla la vida social, la actividad económica, la organización política el imaginario colectivo  …, en suma el presente y el futuro de una comunidad social.

El concepto de territorio es el crisol en el que se encuentran las personas y en el que desarrollan su vida.

 

La integración de nuevas ideas y conocimientos a un determinado territorio, es decir a una comunidad que lo habita modifica la imagen que dicha comunidad tiene de si misma.

En este concepto de territorio se inserta la tecnología como en el caso del gitano Melquiades en Cien Años de Soledad que traía la tecnología a Macondo y donde Aureliano Buendía inmediatamente incorporaba esta tecnología a su conocimiento impactando su entorno y por lo tanto generando una nueva realidad inexistente hasta antes de contar con ella. Siendo el diseño un factor de innovación, al integrarse a un territorio cambia la imagen que tenemos de dicho lugar, como ha ocurrido en muchos casos en el mundo. Baste señalar para ejemplificar, el caso de Bilbao, ciudad que ha cambiado a través del diseño, la percepción que se tenía de ella como un centro industrial sin una calidad estética del espacio.

 

El territorio se presenta, por tanto, como un sistema activo en permanente evolución en el que interaccionan múltiples factores

El territorio es, la primera referencia para hablar de desarrollo

La palabra desarrollo se ha integrado con diversos adjetivos para otorgarle mas fuerza. Así podemos escuchar las nociones de desarrollo sustentable o desarrollo humano, fundamentalmente para distinguirlo de la noción de crecimiento económico, concepto que se asoció por años al de desarrollo, en circunstancia que el ámbito económico es sólo una de las múltiples dimensiones del desarrollo humano y que para hablar verdaderamente de este último sería necesario integrar la variable cultural como un factor determinante. Es decir no hay desarrollo propiamente humano si no hay integración cultural. La dimensión cultural del desarrollo es clave a la hora de pensar en un desarrollo desde lo local, es decir, desde el territorio, especialmente si consideramos la idea de que para generar desarrollo en un ámbito cultural se debe tener en cuenta que hay un grupo humano que habita un determinado espacio. Dicho grupo humano deberá necesariamente generar un visión, concordarla (considerar los actores sociales) y gestionar el conocimiento a fin de producir las sinergias necesarias.

El territorio es a un grupo social lo que el marco referencial es a una persona. 

Pero este desarrollo local debe ser generado con la población local. Es dicha población la que se asocia y trabaja para lograr los objetivos que se ha propuesto en cuanto a generar las condiciones para mejorar sustancialmente sus condiciones de vida.

En el territorio que ocupa una comunidad humana se encuentran todos los recursos de que ella dispone. Los recursos naturales, los recursos humanos, sociales y culturales.

En cuanto a los recursos naturales dispondremos de los productos básicos y materias primas; desde una perspectiva de los recursos humanos se dispone de capital humano, lo cual abarca la totalidad de las capacidades y competencias que poseen las personas que habitan un determinado territorio; desde un punto de vista de los recursos sociales, se trata de las estructuras organizacionales con las que cuenta la comunidad, cómo se encuentra organizada, quienes son sus líderes; y finalmente sus recursos culturales dicen relación con el conocimiento y el arte desarrollado por dicha comunidad en todos sus niveles, es decir desde el conocimiento y el arte popular, hasta las expresiones más sofisticadas y complejas de la ciencia contemporánea, incluyendo, por cierto en este concepto a los recursos tecnológicos y las técnicas se emplean para la producción de bienes y servicios.

Haciendo entonces el paralelo antes aludido, podemos observar que el marco referencial de una persona posee notables similitudes con lo que es el territorio. En efecto, en el marco referencial de un individuo se almacenan todas sus experiencias y conocimientos, todas sus frustraciones y logros, todas sus capacidades y competencias, es decir, el marco referencial de una persona es su identidad, constituye lo que la persona es, al igual que un territorio que se define como el conjunto de los elementos que lo conforman.

De modo que para analizar un territorio es necesario en primer lugar analizar los recursos disponibles. Conocer y registrar cuales son sus potencialidades a partir de lo que se dispone.

Algunos de los elementos a considerar son

  • La geografía y el paisaje
  • La arquitectura
  • La artesania
  • La cocina o gastronomía
  • Las materias primas disponibles,
  • Las técnicas para su transformación
  • Las tecnologías disponibles
  • La religión
  • La historia       
  • El folcklore
  • El comercio
  • Las organizaciones sociales (asociativiadad)
  • La organización administrativa u organización política
  • La organización espacial urbana. Estructura urbana.

 

Todos estos elementos conforman en los habitantes de un territorio los modos de ver. La manera en la cual se percibe la realidad, el punto de vista desde el cual se construye una determinada realidad socio-cultural. En este contexto el diseño tanto en su expresión comunicativa (el diseño gráfico), como en su integración a los objetos, productos, artefactos, vitrinas, espacios públicos y privados, arquitectura, considerados como un todo, genera la imagen con la que nos representamos un territorio urbano.

Retomaremos ahora el concepto de la percepción de una forma virtual (en el sentido de la teoría de la gestalt), es decir lo virtual como aquello que percibimos como real, aunque se trata de un objeto inexistente.

Edward De Bono, en su libro “El pensamiento lateral”, demuestra cómo los modelos generan patrones de percepción capaces de hacernos percibir y dar por hecho algo que no es verdaderamente real.

En este caso nuestros modelos de percepción nos hacen ver este conjunto de puntos, como un cuadrado, es decir como una figura geométrica con lados iguales y definidos.

Frente al requerimiento de unir los nueve puntos con un trazo contínuo, sin recurrir a las curvas, el modelo perceptual nos encasilla en la idea de un espacio delimitado y por lo tanto nuestros primeros intentos de resolver el problema se topan con este límite.

Sin embargo si dejamos de lado el modelo y vemos esta vez, los nueve puntos como tales y no como la figura de un cuadrado, podremos salirnos con el trazo, más allá de los límites impuestos por la percepción del cuadrado, resolviendo el problema con un trazo que cumple con las condiciones establecidas en el ejercicio.

Lo que podemos observar de este caso, es que la construcción de la realidad depende fuertemente de una componente subjetiva mediatizada, según las palabras de De Bono, por los modelos mentales presestablecidos por nuestro aprendizaje, o por nuestras propias limitaciones perceptuales. De este modo nuestra representación de la realidad es claramente subjetiva, lo cual se asocia con el principio de la imposibilidad de no comunicar, establecido por Paul Watzlavick, principio este último que coloca toda la responsabilidad interpretativa en el receptor, es decir en el individuo que observa una determinada realidad y la interpreta de acuerdo a su propio marco referencial.

Construcción cognitiva de la realidad  

Por otra parte, la construcción cognitiva de la realidad se define desde los sentidos y desde los elementos que somos capaces de asimilar, o sea desde el diseño y su intervención en el espacio cotidiano, pero también desde la retórica del lenguaje. Por ejemplo desde la metáfora.

En este sentido quiero poner de manifiiesto la importancia de las palabras y por tanto del relato articulado y coherente respecto de la construcción psicológica de una determinada realidad.

Un ejemplo que nos permite ilustrar este fenómeno es cómo se describe una cebolla. Cuando se nos pide describir una cebolla, podemos decir que se trata de una raiz esférica comestible tipo bulbo compuesta por delgadas capas sobrepuestas una a otras. En su libro “Odas Elementales”, el poeta chileno Pablo Neruda”, describe la cebolla de la siguiente manera:

Cebolla,

luminosa redoma,

pétalo a pétalo

se formó tu hermosura,

escamas de cristal te acrecentaron

y en el secreto de la tierra oscura

se redondeó tu vientre de rocío.

Bajo la tierra

fue el milagro

y cuando apareció

tu torpe tallo verde,

y nacieron

tus hojas como espadas en el huerto,

la tierra acumuló su poderío

mostrando tu desnuda transparencia,

y como en Afrodita el mar remoto

duplicó la magnolia

levantando sus senos,

la tierra

así te hizo,

cebolla,

clara como un planeta,

y destinada

a relucir,

constelación constante,

redonda rosa de agua,

sobre

la mesa

de las pobres gentes.

Generosa

deshaces

tu globo de frescura

en la consumación

ferviente de la olla,

y el jirón de cristal

al calor encendido del aceite

se transforma en rizada pluma de oro.

También recordaré cómo fecunda

tu influencia el amor de la ensalada,

y parece que el cielo contribuye

dándole fina forma de granizo

a celebrar tu claridad picada

sobre los hemisferios del tomate.

Pero al alcance

de las manos del pueblo,

regada con aceite,

espolvoreada

con un poco de sal,

matas el hambre

del jornalero en el duro camino.

Estrella de los pobres,

hada madrina

envuelta

en delicado

papel, sales del suelo,

eterna, intacta, pura

como semilla de astro,

y al cortarte

el cuchillo en la cocina

sube la única lágrima

sin pena.

Nos hiciste llorar sin afligirnos.

Yo cuanto existe celebré, cebolla,

pero para mí eres

más hermosa que un ave

de plumas cegadoras,

eres para mis ojos

globo celeste, copa de platino,

baile inmóvil

de anémona nevada

y vive la fragancia de la tierra

en tu naturaleza cristalina.

PABLO NERUDA

Despues de leer esta decripción poética, cambia nuestra percepción del objeto. Se ordena de una nueva forma las ideas y las resonancias de sentido se multiplican en nuestra percepción. Las palabras actúan sobre nuestra percepción de la realidad como un imán que disponemos bajo un papel en el que hemos depositado un puñado de tierra; cuando movemos el imán, las partículas de hierro contenidas en el puñado de tierra se ordenan de una forma determinada y cuando lo volvemos a mover, las mismas partículas se organizan de una nueva forma. En este sentido las palabras son como el imán. Su significado es capaz de reordenar la percepción o la construcción cognitiva que tenemos de una determinada realidad. Por ello, el diseñador debe ser capaz hoy día de crear el discurso a partir del cual se interpreta y construye la imagen de un determnado territorio, sea este físico o virtual.

Cuando observamos el cuadrado virtual de los nueve puntos, lo describimos como un cuadrado, es esta palabra la que condiciona nuestro pensamiento, en cambio cuando describimos el objeto como un conjunto de nueve puntos dispuestos sobre una superficie, nos es más simple percibir la solución.

Mediante este análisis, podemos deducir que en la percepción que se tiene de un determinado territorio, el constructo psicológico dependerá de los elementos cognitivos que hayan ido construyendo la realidad a lo largo de la relación que un determinado individuo establece con dicho territorio. Estos elementos son el paisaje, el discurso histórico y descriptivo que se realice acerca del territorio, la conformación geográfica, la “lectura” que se establezca de los elementos que lo conforman, el clima, la arquitectura, las costumbres, la cocina o gastronomía, la etnia, las organizaciones sociales, las tecnologías disponibles, la estructura urbana, los medios de comunicación que se expresan dentro de ese territorio y desde luego el diseño que configura el espacio cotidiano de la vida, ya sea en el ámbito público como en el ámbito privado, desde los objetos que rodean al habitante y los discursos visuales y contenidos simbólicos que lo contienen.

Sin embargo, las observaciones y definiciones anteriores están siendo cuestionadas desde una mirada tecnológica de internet y de las redes de comunicación. Debido a estas nuevas tecnologías las ideas, conocimientos y alcance a la información, como todos sabemos, transita libremente y cualquier individuo, con un teléfono celular o un cable a internet, pasa a formar parte de este nuevo territorio global. Un territorio que cada vez se hace más extenso y al mismo tiempo, como un paradoja, se hace más pequeño, más al alcance de la mano.

Con el Programa Google Earth, el planeta dejó de tener las dimensiones reales y pasó a ser un espacio recorrible en pocos minutos, un espacio abarcable, al alcance de la mano. Ello construye en nuestra mente una nueva percepción del territorio global.

Hoy el territorio es la red

Podemos imaginar la red como si fuera un gran cerebro compuesto por nodos en los que cada uno de ellos es comparable a una célula que se encuentra interconectada simultáneamente con millones de otros “seres humanos celulas”, estableciendo relaciones y generando sinapsis, es decir, generando nuevas ideas en un espacio global y virtual de conversaciones. La producción intelectual publicada en la red constituye un territorio común para la creación de nuevo conocimiento aportado desde la particularidad de cada individuo conectado, lo cual genera una gigantesca construcción colectiva del conocimiento. Se dice que la información disponible en la red se renueva totalmente en 18 meses. 

Percepción del territorio

El término percepción tiene un significado bastante amplio que incluye tanto la percepción propiamente tal, como también la percepción del espacio “el sentimiento de pertenencia y la valorización del espacio como resultado de la asignación de valores” (Valenti, 1983), que surgen de la imagen que el individuo se forma de su propio espacio y que el contexto del espacio urbano está significado por los bienes y servicios que lo conforman.

Como ha expresado Kevin Lynch, el geógrafo que ha estudiado la percepción del espacio territorial desde una perspectiva psicológica: “Las imágenes ambientales son el resultado de un proceso bilateral entre el observador y su medio ambiente. El medio ambiente sugiere distinciones y relaciones, y el observador, con gran adaptabilidad y a la luz de sus propios objetivos, escoge, organiza y dota de significado lo que ve. La imagen desarrollada en esta forma limita y acentúa ahora lo que se ve, en tanto que la imagen en sí misma es contrastada con la percepción filtrada, mediante un constante proceso de interacción” (Vila, 1983).

Toda comunicación depende del receptor

De acuerdo a uno de los postulados de Paul Watslawick (1994), es imposible no comunicar, precisamente porque la comunicación no depende de quien emite el mensaje, sino de quien lo recibe y más aún de quien observa, es decir, que toda persona u objeto, por el sólo hecho de existir y en la medida de que exista un observador, existe para ese observador y es interpretado por él, con lo cual, lo que dicho observador interpreta de la realidad, está indefectiblemente mediatizado por su marco referencial. 

La definición de la representación de un determinado territorio como espacio público pasa necesariamente por el filtro de lo individual, de lo subjetivo, a partir de lo cual se construye la imagen que tenemos de un determinado territorio como por ejemplo París como referente de la moda, el glamour y la cultura. Barcelona como el lugar de la diversidad cultural, la juventud, la innovación, Milán como el centro del Diseño…. La palabra Japón se asocia a tecnología y electrónica, la palabra Alemania se asocia a durabilidad, la palabra Londres refiere a diversidad e innovación, etc.

En todos los casos se trata de percepciones subjetivas o la imagen que un sujeto construye acerca de una realidad que conoce física o virtualmente, por alguna referencia, por alguna conversación con alguien que ha visitado el lugar o por sí mismo.

En síntesis, el territorio como construcción psicológica se genera a partir de la percepción de los elementos materiales e inmateriales que se encuentran presentes y que pueden ser captados por el individuo que lo habita, entre los cuales se encuentra como uno de los elementos centrrales, el diseño a través de los objetos de los que se ocupa, tales como el mobiliario, los objetos que se exhiben y cómo se exhiben en las vitrinas, los carteles de publicidad, la forma de los mensajes visuales, el transporte, los servicios sociales y culturales, entre otros.

En el siglo xix la integración de conocimientos estaba fundada en la disponibilidad de medios de transporte que conectaran a los distintos centros de generación de conocimientos, hoy día esa brecha está dada por la conectividad. La disponibilidad de acceso a internet está marcando la diferencia entre paises ricos y pobres, entre personas con oportunidades y personas que no logran acceder a los nuevos conceptos de trabajo en red, cooperación y desarrollo. “Estar afuera de la red es estar simbólicamente en la intemperie o en la sordera”. (Hopenhayn, 2003:13-14).  Equivale, en cierto sentido a no existir. De modo que la red se constituye en un nuevo territorio, esta vez completamente virtual

El territorio como construcción cultural se genera a partir del discurso y el diseño  

Un relato capaz de articular y desarrollar vínculaciones entre la sociedad civil, el ámbito público y los actores individuales de la comunidad local.

Desde esta perspectiva, se trata de generar un discurso a partir del cual se pueda presentar una imagen del territorio, una suerte de imagen objetivo capaz de ser aceptada por la comunidad local y que se constituya en un eje de desarrollo en torno al cual las acciones individuales y colectivas se puedan organizar, colaborando en función de estos objetivos y compitiendo en el plano local. Con ello encontraremos espacio para la cooperación y espacio para la competencia, en base a la calidad.

En función de lo anterior, el diseñador debe ser capaz de elaborar objetivos políticos capaces de proponer una visión , construir el discurso y gestionarlo para lograr desarrollar una percepción colectiva capaz de generar una comunidad con capacidad para transformar la realidad a partir de la sinergía de las acciones individuales y colecticas, las que a su vez van creando la masa crítica necesaria para lograr el objetivo definido por la visión, principalmente a través de acciones de comunicación pública y de intervenciones de diseño en el territorio y el espacio público.

  

 

Diseño

 

Históricamente el diseño, en su relación con la actividad artística, se ha manifestado como un hacer que se expresa a través de los objetos producidos en diferentes materiales para responder a distintos tipos de necesidades. Hasta no hace mucho tiempo de hecho la actividad de los diseñadores era descrita a través de los tipos de objetos que se diseñan. Podemos encontrar diseñadores gráficos, diseñadores de moda, diseñadores de ambientes, diseñadores industriales, diseñadores web… y asi sucesivamente.

A mi juicio este hecho se encuentra en la raíz de la debilidad profesional, que ha producido una lenta incorporación de esta disciplina en el ámbito empresarial, especialmente en el sector de las MIPYMES (micro, pequeñas y medianas empresas) ya que ha impedido la generación de un cuerpo de conocimientos estructurado y sólido que permita un posicionamiento claro en la cultura empresarial y en la sociedad en general, lo cual ha sido especialmente difícil en las sociedades latinoamericanas.

Es cierto que desde un punto de vista tecnológico se requiere el dominio de los diversos sistemas productivos, pero también es necesario tener en cuenta que el diseño es un proceso mental de elaboración de escenarios, que se manifiesta en la generación o definición de un sistema de relaciones entre los usuarios y los artefactos desarrollados por los diseñadores, ya sean estos objetos producidos industrialmente, es decir en series de gran escala, o bien objetos únicos o producidos en pequeñas series, teniendo en consideración  el ciclo de vida de los productos y sus capacidades comunicacionales

El Diseño y la construcción psicológica de la realidad

Por cierto ante este tema existen variadas posiciones, sin embargo, a mi juicio el ejercicio del diseño es fundamentalmente un ejercicio de carácter cultural, que debe generarse a partir de la comprensión de las relaciones culturales (es decir de la construcción psicológica de la realidad) en las que se desenvolverá un determinado diseño y en el cómo dicho diseño influirá, cambiará o reforzará la estructura cultural de su mercado, es decir del territorio en el cual se comercializará.

Probablemenete, la única gran diferencia entre  uno y otro tipo de diseño es la función fundamental a la que responden. Así, un objeto de comunicación, responde primariamente a la necesidad de resolver un problema de generación de imagen, posicionamiento, transmisión de alguna idea, reforzamiento y/o creación del imaginario colectivo y junto a ello deberán también estar resueltas las características físicas (tamaño, peso, materiales, sistemas productivos, etc) que hacen posible la distribución de ese bien y su posterior consumo. Por otra parte, un producto, entendido como un objeto tradicional de consumo, como podría ser una silla, por ejemplo, aunque también debe poseer una función comunicativa, debe ser capaz, esencialmente de resolver la función de acoger al cuerpo humano en el acto de sentarse ya sea en algún tipo de actividad específica o genérica.

La mirada sistémica necesaria

En el contexto actual la integración de diseño en el ámbito empresarial y territorial requiere una mirada que trascienda el objeto y que abarque la situación sistémica en la que se desenvuelve, pero fundamentalmente la consideración del impacto que produce la intervención con diseño en la percepción que los habitantes de un territorio adquieren sobre sí mismos en el contacto con el diseño que como hemos visto, se manifiesta a través de la comunicación, los objetos y productos, el vestuario, los servicios, los locales comerciales, etc.

Por ello, el diseñador debe ser capaz de generar una relación integradora que considere las comunicaciones, el producto y todos los elementos propios de los servicios que hoy se integran en la comercialización y postventa del producto, tomando conciencia del efecto que el diseño tiene sobre la cultura.

 
 
 

 

 

Desde la investigación de los comportamientos de los usuarios realizada a partir de la observación de campo, el análisis de las tendencias, el manejo de la información cuantitativa relacionada con  el  mercado, la capacidad de estar atento a las nuevas tecnologías, hasta la comprensión de las cadenas y canales de distribución, comercialización  y los procesos de servicios de postventa, generación de comunidades, reciclaje, recuperación de componentes, se constituyen hoy en día en conocimientos y consideraciones que es necesario tener en cuenta  a la hora de tomar decisiones en cada fase significativa del proceso de diseño. 

La mirada específica, por el contrario, dirigida hacia el objeto en el que todas las decisiones se toman en función de criterios técnicos y/o estéticos, vinculados al propio objeto, sin considerar las variables que lo conectan con el sistema de relaciones en el que se desenvuelve, es hoy una dimensión totalmente inadecuada para los desafíos que se deben abordar profesionalmente en la perspectiva de la globalización.

Hoy el diseñador debe desarrollar nuevas capacidades y este es el desafío de la educación del diseño. Una visión estratégica, que implica ser capaz de analizar escenarios de alta complejidad, en los cuales se interrelacionan múltiples y variadas variables culturales, económicas, ecológicas, tecnológicas y de marketing.

El diseñador debe fortalecer su metodología y proceso de trabajo.

 

El producto del trabajo de los diseñadores, es decir aquello que los diseñadores vendemos o sea el servicio de diseño, es un proceso, un modo de observar, analizar, relacionar, imaginar y construir el desarrollo de un proyecto y es esa competencia la que contrata la empresa o el cliente que demanda este servicio.

Observar implica ser perceptivo y poseer la competencia de distinguir, de percibir las diferencias y elaborar conceptos a partir de dicha observación. El concepto nace de la pregunta por lo observado y esta pregunta estará bien formulada en la medida que el diseñador tenga los referentes culturales adecuados para darse cuenta y definirla verbalmente.

Mercado / CONTEXTO 
Procesos productivos 
Comunicación / Gestión 
Diseño 
Innovar; diferenciar; emocionar al comprador
Sistema                 producto 
Diseñar es organizar creativa e innovadoramente el futuro y hacerlo con inteligencia y sensibilidad 
Productos   y servicios

 

Gestionar el conocimiento y vincular los diversos factores, actores y saberes que inciden en el desarrollo de un producto, seleccionando los esenciales y desechando los accesorios.

Fortalecer ciertas capacidades y competencias tradicionales como la capacidad de imaginar cómo va a funcionar, cómo se va a relacionar con el usuario, cómo se va a fabricar, con qué materiales y procesos de producción, cómo se va a distribuir y comercializar un producto que en el momento en el que se está diseñando no existe físicamente.

El manejo de todas estas variables en forma simultánea es lo que hace del diseño una actividad compleja.

El diseño se concibe hoy como una actividad profesional articuladora de las diferentes especialidades que confluyen en la generación de productos y/o servicios integrando la comunicación, los productos, los servicios y los sistemas productivos, en lo que los investigadores del Politécnico de Milán definen como sistema producto (Zurlo, 2001)

Capacidad de imaginar la demanda futura

 

El Diseñador se constituye así en un profesional capaz de definir, utilizando sus capacidades de observación sensible, los requerimientos  que demandarán los mercados en el futuro, desde una perspectiva de la innovación, más allá de los instrumentos propios del marketing. Lo anterior, debido a que este sólo hace posible definir lo que las personas esperan de determinados productos que ya conocen y han utilizado, con lo cual su capacidad de situarse desde una perspectiva innovadora se reduce.

El diseño como factor de diferenciación

Esta tendencia ha sido impulsada por una serie de factores, tales como el fuerte aumento de la competencia internacional y de las exigencias del consumidor, el rápido avance tecnológico, así como la creciente importancia de la distribución.

Cada vez más los mercados y los consumidores demandan mayor innovación, tanto en cuanto a los factores tecnológicos como también, y principalmente, a los factores simbólicos y estéticos que definen la relación entre el usuario y el producto. Más que sus características propias e intrínsecas, las que cada vez más devienen en “comodities”, lo que define la permanencia de un producto en el mercado, es la carga simbólica, lo que significa o comunica su utilización, es decir uno de los elementos diferenciadores del diseño: la forma y su significado, lo cual genera una relación psicológica de emocionalidad a través de los atributos de la marca y el producto.

El diseño agrega valor simbólico a productos y servicios             

La calidad material, el precio, la funcionalidad pasan a ser hoy elementos secundarios a la hora de la decisión de compra, en la mayoría de los productos de consumo. Estos atributos tradicionales forman parte del producto esperado o sea, se han transformado en un elemento que no genera diferenciación.

Por su parte, Wally Olins, el más importante consultor de Branding del Reino Unido dice en una entrevista publicada en la web, que “el sistema de identidad de una organización es la estrategia corporativa hecha visible”, a lo que habría que agregar que dicha visualidad es desarrollada por el diseño de comunicación visual.        

Hoy día las personas compran marcas

La conclusión a la que llega la mayoría de estos autores es que uno de los factores más poderosos de diferenciación es la marca y que por lo mismo hay que concentrar los esfuerzos en crear valor para la marca.

Esta creación de valor para la marca se puede expresar de muchas maneras diferentes, dependiendo del público que la perciba. Para los accionistas de una empresa el valor de la marca estará dado por el nivel de las cotizaciones de las acciones en el mercado, en cambio para los clientes, el valor de la marca estará asociado a la calidad de los productos y a los servicios asociados a estos.

El diseño crea valor para la marca

Sin embargo, aparte del crecimiento de una empresa por concepto del mejoramiento de su administración, lo que sin duda agrega valor a la marca es el diseño. Tanto desde el punto de vista del diseño de la comunicación visual, como desde la perspectiva del diseño de los productos y servicios que ofrece la empresa o la institución a sus clientes.   Así se desprende de las palabras de Robert Blaich, Director Administrativo de Diseño Industrial Corporativo de Phillips, en una conferencia realizada en el ITT de Illinois, publicada por DgDiseño en 1989, cuando dice que el diseño constituye una herramienta para la gestión y logro de la calidad. En efecto, el diseño es una disciplina que al ocuparse de la relación entre los objetos y el usuario humano, busca alcanzar los mayores grados de calidad tanto desde la perspectiva de la forma, los materiales, los procesos productivos, la optimización de los costos, el color, etc.

 

En el mundo contemporáneo, la diferenciación no está definida por la tecnología como ocurría hace 50 años atrás y por lo mismo, la diferenciación y las ventajas competitivas de los productos se centran hoy en la calidad y, ésta es precisamente aportada en un elevado porcentaje, por el diseño, cuando ésta disciplina se inserta en el desarrollo de productos y servicios desde el momento de su gestación, incluida la observación de campo en relación al comportamiento de los usuarios.

Diseñar implica la ejecución de un conjunto de operaciones que constituyen lo que se denomina una actividad proyectual, es decir un ejercicio para imaginar lo que no existe, en fabricación, distribución, comercialización, en uso y finalmente reciclándose, en un futuro que está mediatizado por un tiempo de ejecución en que los mercados evolucionan y cambian aceleradamente. De allí el auge de los sistemas de prototipaje rápido que permitemn acelerar el logro y la mantención de las ventajas competitivas, debido a la mayor rapidez de los procesos que van desde la ideación hasta la fabricación y comercialización de un nuevo producto.

Diseñar es una capacidad propiamente humana consistente en imaginar situaciones futuras. Esta capacidad de imaginar, ligada invariablemente a la experiencia anterior de quien imagina, esto es, a su marco referencial o mejor aún, a sus referentes culturales, al integrarse en un corpus de conocimientos estructurados de las tecnologías, tendencias culturales, estéticas y expresivas, cultura material, funcionalidad, criterios de mercado, entre otros conocimientos y disciplinas se constituye en lo que podemos denominar “Diseño Cultivado”.

Este diseño cultivado es a la vez el que ha evolucionado desde los modelos más preocupados por el hacer, hacia modelos más vinculados con los análisis estratégicos y de gestión.

Este nuevo enfoque de carácter sistémico permite concebir el Diseño no sólo como disciplina que se ocupa de los factores estéticos de una configuración formal de los productos y de las comunicaciones producidos industrial o artesanalmente, sino que como una disciplina estratégica al servicio del desarrollo de organizaciones productivas, organizaciones de servicio y de territorios.

El diseño como argumento                        estratégico

El Diseño en el centro de las preocupaciones directivas. En un entorno que se encuentra en permanente cambio muchos autores coinciden en que lo que se requiere es capacidad para trabajar en la incertidumbre, lo que plantea la necesidad de desarrollar nuevos estilos de gestión basados en la innovación. Estas son las condiciones ideales para que el diseño sea puesto en el centro de las preocupaciones de la gestión empresarial y política, pero el gran desafío se encuentra en la integración de diseño en la micro y en la pequeña empresa, ya que este es el sector que debe crecer y alcanzar un desarrollo económico sostenible y por otra parte es el sector que mayor cantidad de fuentes de empleo genera, aunque posee una participación de mercado  muy por debajo de su tamaño. En Chile las grandes empresas son el 1% del total y las medianas empresas son un 2,4%; por lo tanto las micro y pequeñas empresas son un 96,6% y sin embargo tienen una participación de mercado del 20% aproximadamente, en tanto que las grandes empresas alcanzan el 80% del total de las ventas que se realizan en el mercado chileno.

Por cierto, sin ser el único, el diseño es un factor determinante en este fenómeno, ya que si comparamos el uso de diseño en las grandes empresas respecto de las pymes, la diferencia es muy clara: el 80% de las grandes empresas chilenas utilizan diseño en su gestión, en tanto que solamente un 30% lo hace en las pymes[1]. Las grandes empresas utilizan el diseño en una forma sistémica, es decir integrando los diferentes medios en función de una estrategia lo cual refuerza la presencia de marca, otorgándole una clara personalidad y generando fidelización de los clientes. Por cierto el posicionamiento de sus marcas es también producto de una mejor calidad de sus servicios y de sus productos, pero la percepción de solidez, coherencia y servicio que alcanzan en la mente de los consumidores, está fuertemente expresada a través de todos y cada uno de de los elementos que comunican la marca; desde los productos, los procesos, la publicidad, los medios editoriales, los catálogos, la web, la arquitectura corporativa, la papelería comercial, la señalética, el color; todo ello actuando coordinadamente como una gran orquesta que articulada por una partitura y guiada por el director, logra un sonido propio y armónico, capaz de impactar al auditor (usuario), que la recuerda como una experiencia agradable a repetir.

Como vemos, diseño y territorio se relacionan. La construcción de lo simbólico, la comunicación de los valores de la organización en un todo coherente, la generación de objetivos políticos como expresión concreta de imaginar el futuro en base a las tendencias, hacen del diseñador un profesional central para poner en valor los atributos de un determinado territorio, su cultura local y sus productos, siempre que observe el fenómeno como un proceso sistémico tomando en cuenta los factores económicos, sociales y culturales involucrados y no centrando su mirada exclusivamente en resolver el problema puntual de un objeto específico. En sintesis el desarrollo de una capacidad de construir una mirada estratégica, resulta hoy fundamental en el ejercicio profesional del diseñador.

Cultura

La cultura es un sistema vivo de interrelaciones en el que la diversidad es un valor a preservar.

 

La diversidad cultural del mundo está compuesta por cerca de 6.000 comunidades que expresan su cosmovisión a traves de otras tantas lenguas[2].

Cada una de esas lenguas expresan visiones, valores creencias, prácticas, creaciones, expresión: ésa es la riqueza del mundo.

Cada vez que una lengua se pierde por falta de uso, lo que se pierde es una de estas cosmovisiones, lo cual equivale a la extinción de una especie en el ecosistema, con todos los impactos que ello significa.

Las culturas se construyen sobre la base de la tradición que alimenta la creación y el arte y se manifiestan a través de expresiones materiales y el lenguaje que luego pasan a formar parte del patrimonio material e inmaterial.

Ello implica reconocer que la cultura es un sistema dinámico y que el patrimonio es un valor a preservar, pero también a desarrollar, aunque este desarrollo debe ser respetuoso de las comunidades que conservan tales tradiciones y que estas tradiciones no deben ser vistas como piezas de museo inamovibles sino, muy por el contrario como un factor de desarrollo

Es necesario tener en cuenta que el diálogo intercultural es hoy parte de la agenda política internacional para la mantención de la paz y que el reconocimiento de que existe una diversidad cultural es un objetivo a lograr.

Más que nunca, la defensa de la paz se ha vuelto indisociable del reconocimiento de las culturas.

La globalización con su proceso de homogeneización y uniformidad productiva a través de la tecnología y las comunicaciones, es un peligro para la diversidad. Pero es la propia tecnología la que provee de nuevas oportunidades para la expresion local e incluso la expresión individual en la red. Hoy el mundo a la vez es más informado y más abierto a los otros y las ideas, concepciones religiosas, conocimientos científicos, manifestaciones artísticas se encuentran disponibles para quien quiera acceder a ellas.

(Mounir Bouchenaki, 2005 – Subdirector de Cultura UNESCO)

La Cultura se expresa en el territorio

La cultura es una construcción humana y por lo tanto responde a un grupo humano que como tal, se expresa en un territorio más o menos extendido. La novedad está hoy dada por la red internet, ya que los instrumentos de difusión de la cultura, dejan de estar restringidos a un territorio físico o a un tiempo definido, es decir, se han transformado en un tiempo y un espacio virtual que es percibido como algo real, al igual que vemos un triángulo blanco en la figura de los tres círculos. Por otra parte, internet posibilita que todo aquel que tiene acceso a esta tecnología es un potencial emisor de información y conocimientos, dejando de ser dependientes de los medios de comunicación tradicionales y de sus líneas editoriales. De este modo, como sabemos, cualquier individuo en la red puede construir un territorio virtual en el que se vincula con otros individuos con los que coincide en sus intereses.

Cultura: Visión restringida v/s Visión ampliada (Antropologica) 

 

La Cultura es una construcción simbólica que pone en sintonía el mapa mental de un ser humano con el mapa mental de otros y en la medida que estos mapas mentales o formas de representación de la realidad se vinculen, entonces estaremos frente a una cultura, es decir a un grupo humano que conforma una sociedad, en la que se expresan unas visiones comunes de carácter ético y estético.

La palabra cultura se asocia comunmente a las manifestaciones del arte, sin embargo, ya desde 1970 la UNESCO, en la convención de Venecia, define que en el concepto cultura se integran los elementos de la vida diaria e incluye, además de las artes, la ciencia y la tecnología.

Este concepto extiende el concepto de cultura a las ciencias y a la tecnología, como partes integrantes de ella junto a las artes y también incorpora “los elementos de la vida cotidiana”, es decir el habitat, los objetos (diseño), la comunicación y las costumbres cotidianas.

Posteriormente, en la Conferencia intergubernamental sobre políticas culturales en Europa: Helsinki se define que “La Cultura no es solamente la acumulación de obras y conocimientos que una elite produce, recoge y conserva para ofrecerla después, o que un pueblo rico en su pasado y patrimonio ofrezca a otros (…); la cultura no se limita al acceso a las obras de arte y humanidades, sino a la adquisición de conocimientos, la exigencia en las formas de vivir, la necesidad de comunicación (…) No es un territorio a conquistar o a poseer, es una forma de comportarse en relación a uno mismo, con sus semejantes y con la naturaleza” (El subrayado es del autor)

Esta definición pone el acento en las relaciones que se establecen entre los seres humanos y le otorga a estas relaciones un valor cultural.

Cambio del concepto de cultura  

 

POR
Culturas 

 

En la Conferencia mundial sobre políticas culturales: México 1982 se redefine la noción de cultura, incorporando el concepto de culturas, es decir el reconocimiento a que existe una diversidad de culturas y que todas ellas son formas de vida que deben ser aceptadas. Con ello se incorpora el concepto de diversidad cultural, reafirmando que ella es un valor a preservar

En el documento Nuestra Diversidad Creativa. Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo de varios autores,  coordinados por Javier Pérez de Cuéllar[3], se hace una relación entre cultura y desarrollo y se establece los siguientes conceptos que me ha parecido relevante integrar a este texto.

Cultura son todas las “maneras de vivir juntos”. A esto agregan que la cultura es un fin en sí mismo y no un medio, y que todo aquello a lo que le otorgamos valor forma parte de la cultura.

La creación de una nueva ética global: La cooperación

La cooperación (para el desarrollo) entre diferentes pueblos con intereses y culturas distintos se verá facilitada y los conflictos se mantendrán dentro de límites aceptables si todos se ven vinculados por compromisos compartidos;  Este objetivo genera la necesidad de alcanzar valores comunes y por lo tanto, una ética común. Una ética que hoy se hace cada vez más imperativa: la cooperación.

La cooperación se genera a partir del diseño de la visión y de la construcción de un discurso inclusivo gestionado a partir de un liderazgo participativo de bajo perfil.

El compromiso con el pluralismo: 

Los modelos aceptados de desarrollo no han dado la importancia suficiente a la diversidad cultural, lo que se vuelve imprescindible en un contexto donde los fanatismos religiosos y los prejuicios sociales y raciales se vuelven cada día más habituales. Es por ello que es necesario promover el principio del pluralismo, tanto en las relaciones entre países como en las relaciones entre diferentes grupos étnicos dentro de una misma nación.

La creatividad (entendida como Diseño)[4] y el poder que éste otorga

El concepto de creatividad se ha aplicado habitualmente a la producción artística, sin embargo, aquí se propone su utilización en un sentido amplio, para la solución de problemas en cualquier terreno, es decir como diseño. El diseño entonces, se debería aplicar al sector artístico, pero también al desarrollo de la tecnología, en el ámbito político y de gobierno, etc. De este modo, los pueblos pueden aumentar su poder de transformar la realidad en la que viven.

 

Los desafíos de un mundo más mediático

El hecho de que los medios de comunicación se hayan vuelto transnacionales acarrea consigo ventajas y desventajas.

El lado positivo a nivel local es que aumentan las posibilidades de elección, ofrecen oportunidades de diversidad y promueven un flujo más libre de información.

El peligro es que se concentra la propiedad, se limita el acceso y se homogeniza el contenido, enfrentando la libertad de expresión a normas mínimas. Ambos aspectos presentan desafíos para las sociedades actuales, que deben aprovechar las ventajas e intentar a su vez amortiguar los efectos negativos, persiguiendo el principio de equidad. En este ámbito el desarrollo de medios locales de comunicación, incluso a nivel comunitario, viene a paliar en cierto sentido el poder que otorga la concentración de los medios masivos.

El mestizaje cultural como factor de creatividad

El Diseño es a los seres humanos lo que la adaptación es al resto de los seres vivos

El mundo se encuentra cambiando aceleradamente. Todas las formas de relacionarnos, es decir las relaciones culturales que dábamos por sentadas están experimentando una reformulación y una reconstrucción completa, impulsadas por la tecnología y por la conciencia de la diversidad. Para adaptarse a vivir en un escenario nuevo, que se modifica aceleradamente, se requiere el desarrollo de la imaginación, de la capacidad de innovación, de la visión de futuro y de la creatividad, es decir, el desarrollo de la capacidad de diseñar. Es precisamente el diseño la actividad a través de la cual los seres humanos imaginamos y construimos nuevos escenarios para mejorar la calidad de nuestra vida cotidiana.

Históricamente ha sido la diversidad cultural y el encuentro entre diversas culturas el que ha generado los mayores cambios y las nuevas visiones. Hoy el mundo se encuentra interconectado a través de internet y se encuentra provocando una cantidad gigantesca de nuevas relaciones entre seres humanos que se encuentran desarrollando temáticas de reflexión comunes entre ellos.

Ello implica un cambio sustancial de acceso a la mezcla de ideas, sólo que ésta vez, para que estas ideas se entremezclen y generen nuevas ideas, ya no se requiere como antes estar en un determinado momento y lugar en el que dos personas se vinculan mediante la conversación. Ahora, es la red internet, la que puede desmaterializar el territorio y transformar el computador en el lugar de encuentro a traves de blogs, fotoblogs, sitios web, video conferencias, educación virtual o e-learning, e-commerce oo e-goverment, entre otros.

Ciertamente  la actividad de la red, en cuanto a interacciones no reguladas es lo más parecido a los procesos de caos creativo que ocurren en una mente creadora. Estos son espacios de interacción o terriotorios virtuales de interacción. Frente a esta nueva realidad, los diseñadores debemos desarrollar la capacidad de percibir dichos fenómenos y generar los instrumentos de comunicación e interacción adecuados a estos nuevos desafíos.

En este ámbito, la pregunta que surge es cómo el diseño entendido como acción cultural incide en el desarrollo, cómo es que desde el diseño se manifiestan las estrategias de desarrollo, y se imaginan las formas de vida, la estructura social y política, las formas de consumo y organización del trabajo en un determinado territorio.

No es posible a mi juicio exportar los modelos de desarrollo desde una cultura occidental predominante hacia el mundo africano, islámico y asiático, lugares en los que la pregunta por el desarrollo resulta totalmente diversa desde su perspectiva cultural.

Un ejemplo claro de relación entre cultura y desarrollo se encuentra en el origen del capitalismo. En efecto, la concepción religiosa protestante (luterana), en que la relación con la divinidad es directa, no mediatizada, genera una ética diferente que premia el emprendimiento (Max Weber) y por lo mismo crea las condiciones en el imaginario colectivo para provocar el cambio entre una sociedad conformada por individuos protegidos y dependientes a una sociedad de individuos con iniciativa propia.

Cada realidad cultural debe buscar sus formas de adaptación al medio y sus estrategias de desarrollo económico y social y en este sentido la capacidad de diseñar entendida como la capacidad de imaginar escenarios futuros con inteligencia y sensibilidad se torna hoy día una capacidad fundamental ligada al desarrollo.

En todo caso, desde una perspectiva occidental del desarrollo económico y humano sostenible se puede apreciar ciertas prácticas que presentan escollos  para que una comunidad logre su propio desarrollo

  • La no valoración de la cultura propia y una actitud de aceptación acrítica con la producción cultural ajena.

 

  • Migración masiva del campo y la cultura agrícola, y la consecuente urbanización de la población, con desarraigo cultural y marginación social (muy frecuente en las grandes metrópolis latinoamericanas).

 

  • La formación provinciana de las elites, junto a la insuficiente capacitación del resto de la población, generadora de una mayor dualización social y de analfabetismo funcional.

 

  •        El mantenimiento de situaciones de opacidad, centralismo y jerarquización social e institucional.

 

  •     La falta de conectividad y acceso a redes mundiales de información

 

En sentido opuesto, el desarrollo se asienta en sociedades caracterizadas por

  • La valoración de la propia identidad y cultura, y de la apertura a lo universal, a la modernidad, la ciencia, la tecnología y el diseño.

 

  • El desarrollo de la capacidad creativa y crítica, y de la producción cultural local.

 

  • Procesos intensivos de capacitación y formación del capital humano.

 

  • Una amplia descentralización institucional, basada en el fomento de la participación, la democracia cultural, la aceptación de la diversidad y la pluralidad, y el desarrollo de redes horizontales.

 

  • El usp extendido de los nuevos medios de infocomunicación.

 

Lluís Bonet 

Cultura de la cooperacion 

En el contexto antes descrito se hace imprescindible el desarrollo de una cultura de la cooperación y la valoracion social del trabajo en redes horizontales y extendidas. A la hora de imaginar las estrategias de desarrollo económico y cultural para America Latina y principalmente en relación a la equidad en la distribución de la riqueza, es fundamental junto a otras estrategias educar las competencias para el trabajo de equipo y la participación. En este sentido el aprendizaje del uso de las tecnologías de la información y la comunicación es fundamental para que estas capacidades se puedan desarrollar. Este proceso principalmente se trata de poner a disposición de otro en la red nuestro propio mapa mental, lo cual implica la posibilidad de coincidir con el mapa de otro individuo que posee similares coordenadas y lograr entonces colaborar en el desarrollo de algún objetivo común, como puede ser una investigación, un proyecto o simplemente una idea.

El Diseño como estrategia cultural en un territorio

 

Los diseñadores a través de los objetos y las comunicaciones, creamos realidades culturales y modos de relacionarse entre las personas, contribuyendo a su bienestar e identidad.

 

El  diseñador es el responsable de crear el espacio artificial material y simbólico en el que habita el ser humano

El diseño es un factor del bienestar humano porque contribuye a la calidad de los productos y servicios en los que se integra desde los procesos productivos hasta los de comercialización, formando parte de la vida cotidiana e integrando en ella valores de uso y valores simbólicos que constituyen la cultura contemporánea.

Para el desarrollo de su trabajo, el diseñador considera factores productivos, tecnológicos, materiales, ecológicos, humanos, perceptuales, culturales, artísticos y de innovación,  entre otros elementos para generar el espacio artificial en el que se desenvuelve el ser humano.

Por lo mismo los diseñadores no diseñamos objetos, sino las formas en que las personas se relacionan entre sí y que son el resultado de las dimensiones simbólicas del diseño. El diseño es entonces una estrategia cultural, que comunica identidad y se manifiesta como un valor constitutivo de los productos, servicios, organizaciones y territorios. Tanto en las organizaciones como en los territorios el diseño es una suerte de espacio simbólico aglutinador capaz de construir los imaginarios colectivos que generan el reconocimiento perceptivo de los espacios que pertenecen o no a un determinado territorio.

El diseño debe formar  parte del discurso político del desarrollo

En el mundo global en que el intercambio de productos y servicios crece, para los países emergentes, el diseño debe formar parte del discurso político del desarrollo, es decir, que cuando se hable de desarrollo, la palabra diseño debe estar presente. Principalmente porque los productos que se integran  al intercambio internacional deben ser capaces  de crear identidad para quien lo adquiere y deben comunicar sentido y diferenciación a partir de su origen territorial[5] desde lo local, para tener una oportunidad en el mundo global que busca lo único, lo diferente, lo que puede crear identidad para quien lo usa. Lo que da sentido a la construcción simbólica de un producto es la marca como tal y en muchos casos el origen territorial y cultural. No importa el lugar en que se haya fabricado el producto; lo relevante es la marca como construcción psicológica del imaginario que representa. Esta situación es la que genera una notable oportunidad para la integración de diseño en las pequeñas y medianas empresas con expectativas de crecimiento que piensen en mercados globales, no masivos, en los cuales distribuir productos con estrategias selectivas de comercialización en puntos de venta especializados.

Para que ello sea posible, la investigación comparada, indica que para integrar de un modo poderoso el diseño en los productos con posibilidades de integrarse a los mercados internacionales desde la dimensión de las pequeñas empresas, se requieren políticas públicas que incentiven el uso del diseño como factor de mejoramiento de la calidad, la innovación y la competitividad de los productos y servicios generados en un determinado territorio.

Se requiere, por lo mismo, articular las redes tendientes a generar una conciencia de la relevancia del diseño como factor de desarrollo. Cuando escuchamos hablar de desarrollo en América Latina, la palabra diseño está ausente. Cuando escuchamos hablar de desarrollo económico en Korea, Japón y Malasya a los Ministros de Industria o de Economía de esos países, (Foro APEC 2005)[6] el diseño ha sido considerado como un factor estratégico para el posicionamiento de sus productos, sin olvidar las estrategias de posicionamiento de marca país. Al igual que la palabra ecología se reconoce hoy como un factor cultural es necesario que la sociedad en su conjunto (particularmente de paises emergentes o en desarrollo) comprenda y valore el diseño como un componente fundamental de la cultura, de su calidad de vida y de la calidad de sus productos[7]. Para ello es necesario que los diseñadores seamos capaces de crear un discurso que permita instalar el valor del diseño en la esfera cultural de nuestras comunidades nacionales, para lo cual es necesario que seamos capaces de generar las instancias de cooperación y organización profesional que permitan, efectivamente, la integración del diseño en las políticas públicas de desarrollo y particularmente en el entorno del desarrollo local, pero esta vez no se trata del diseño considerado como la disciplina que integra sólo valor estético y valor de uso a los productos, sino de aquella más amplia que posee una mirada estratégica.

Hacer conciencia que el diseño es una disciplina transversal que utilizada sistémicamente articula y da sentido a las acciones cotidianas y permite el desarrollo estratégico del territorio y de las organizaciones, las empresas, las instituciones y cualquier grupo humano que demande identidad y requiera un desarrollo inteligente.

Al analizar cómo las grandes corporaciones utilizan el diseño en sus estrategias de comunicación y producto nos damos cuenta de lo poderoso que puede ser la creación de un sistema producto coherente con la marca y con las estrategias de marketing.

Debemos crear el virus del diseño

Los diseñadores latinoamericanos hemos sido un importante factor de modernización de nuestros países al integrar inteligencia en el desarrollo de productos y servicios y contribuir en la creación de discursos formales y estéticos coherentes y significativos que aportan identidad y calidad a bienes y servicios, generando condiciones para el desarrollo cultural y mejorando las condiciones de vida de nuestros pueblos.

Pero hoy debemos abordar un nuevo desafío. El diseño debe ser comunicado y debe ser puesto en valor a fin de que la sociedad distinga o perciba efectivamente y por lo tanto valore dicho aporte, dejando de ser un factor transparente a la hora de verbalizar las razones de éxito en un producto, un servicio, una marca o el desarrollo de la imagen que los individuos contruímos acerca de un determinado territorio.

En síntesis el diseño, como un factor de construcción de los imaginarios colectivos o representaciones simbólicas con las cuales los seres humanos nos representamos un territorio, se constituye en el elemento clave para descubrir o construir la identidad y comunicarla.

Estas representaciones simbólicas generan en quienes las perciben una imagen del territorio, articulando un constructo mental, una representación psicológica que vincula emocionalmente al individuo con el territorio, impactando en la cultura y en la percepción que el habitante construye acerca de su entorno.

Dicha percepción se refleja y es comunicada a través del estado de ánimo que expresa, precisamente su estado emocional, generando ambientes proactivos o bien reactivos.

Asi el diseñador debe ser capaz de desarrollar la sensibilidad y poseer las competencias necesarias para lograr una comprensión verdaderamente sistémica de la integración de diseño en un territorio.

También resulta relevante que adquiera conciencia de los efectos que el diseño como factor estratégico del desarrollo puede tener en la cultura local y el impacto en los planos económico, social y cultural de los habitantes del territorio en el que realizará su intervención.

Sin lugar a dudas la integración de diseño es totalmente diferente si se trata de una ciudad o de un territorio rural, de una empresa competitiva de nivel mundial o de una microempresa de artesanos. Lo importante a tener en cuenta es que mediante el diseño de la comunicación y de los objetos de uso cotidiano, tanto del ámbito privado como del ámbito público, los diseñadores conformamos la percepción que las personas ya sean habitantes del lugar o visitantes del mismo, se construyen del territorio. El diseñador es uno de los más importantes responsables de generar la carga simbólica de representación, el constructo psicológico  y la imagen que un individuo crea, durante la visita a un lugar o en su habitar, generando la experiencia, el más poderoso de los generadores de la emoción, la cual, como sabemos, es el más poderoso de los motores del comportamiento. No hay retorno a consumir un determinado producto o servicio, no hay retorno a un territorio si no se ha experimentado una emoción positiva y el diseño, como la disciplina capaz de crear y comunicar tales emociones es, a mi juicio, un factor determinante para relacionar el desarrollo territorial mediante estrategias culturales, siendo, como hemos visto, el factor que verdaderamente aglutina los componentes de esta ecuación.


[1] RODRIGUEZ MUSSO, Alejandro . Núñez, Luz, Acevedo, Omar, Iglesias, Ana María, Bustamante, Marinella. Análisis de la realidad profesional del diseño en Chile. Proyecto de investigación DIPUV 2000.

[2]  Documento la Nueva Cultura, Unesco 2005.

[3] Título: Nuestra Diversidad Creativa. Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, Introducción de  Javier Pérez de Cuéllar, Edición: NESCO/Correo de la UNESCO, México, 1997

[4] La incorporación del concepto de diseño en este texto es del autor del presente artículo

[5] Ejemplo de ello puede ser la marca SONY que se asocia a Japón o la marca Volkswagen con Alemania integrando a los productos de estas marcas, el valor de la marca país, aunque los objetos en particular hayan sido producidos en Brasil, México, China o India.

[6] En una entrevista televisiva realizada a Minsitros de Industria y Economía de Japón, Malasya y Korea en el marco de la APEC (Foro económico del Asia Pacífico) celebrada en Chile el año 2004, frente a la pregunta acerca de las estrategias utilizadas por esos países para lograr su desarrollo económico, los tres coincidieron en señalar que estas habían estado centradas en la Educación, la Tecnología y el Diseño. Educación, como inversión en capital humano, la tecnología para desarrollar la innovación y el diseño para diferenciar y posicionar sus marcas y productos en el mercado global.

[7]

Read Full Post »

Tics[1]  y desarrollo social

¿Son un medio para lograr la sustentabilidad[2] en el México rural de alta marginalidad?

 

Por

M.A. Luciano Segurajáuregui Álvarez

Universidad Autónoma Metropolitana,  Azcapotzalco

M.D.G. Gonzalo J. Alarcón V.

Universidad Autónoma Metropolitana,  Cuajimalpa

RESUMEN

 

Se examinan, en  el presente texto algunos componentes en la reflexión sobre la discusión que genera la inclusión de las nuevas tecnologías en la vida diaria del ser humano, específicamente la inclusión de las tecnologías de la información y la comunicación dentro de programas educativos en las comunidades rurales de alta marginalidad, con la finalidad de apoyar el desarrollo sustentable.

En este sentido se reflexiona sobre el uso de las actuales tecnologías de la información y la comunicación y su vinculación al  desarrollo sustentable, a partir de los procesos educativos; se analiza el caso de México y se contempla la vinculación entre la educación y  la sustentabilidad.

“Wallander se sentía como si se hallase ante una fortaleza inexpugnable

cuyos muros no sólo eran altos sino, además, invisibles.

Los muros electrónicos, pensó. Los cortafuegos.

Todos hablan de la nueva tecnología como de un espacio insondable

en el que las posibilidades son, a todas luces, ilimitadas.

Pero para mí representa una plaza fuerte que no sé como atacar.”

Heinning Mankell, (2004: 446)

 

Introducción

Los disímiles horizontes de descubrimiento, dominio y  perfeccionamiento  tecnológico son resultado directo de las diversas evoluciones tecnológicas. Al respecto vale añadir aquí que el dominio de una técnica, permite a la postre dominar otras.  Se atestigua la indeleble huella, que estas tecnologías dejan sobre el entorno, presuponiendo entonces, que algo similar sucedió con el descubrimiento,  desarrollo y dominio del fuego, la agricultura y la caza.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, Salinas Flores (1992:22), aporta lo siguiente:

El dominio del hombre en su ambiente lo lleva a una selección y empleo diferenciado de los utensilios determinados por un uso que da como resultado objetos prácticamente idénticos en las diversas culturas […] la uniformidad no es absoluta, ya que presentan cambios inevitables, mejoras, incorporaciones y combinaciones que conducen a través de una evolución realizada paso a paso, al estado actual de la técnica.

Planteado así de manera introductoria, es factible suponer entonces que desde hace algunos años, el concepto de sociedad de la información se asienta en el entorno como un  nuevo tipo de estructura humana.  Surgida, sin lugar a dudas,  de un proceso abierto por las tecnologías de la información y la comunicación. 

Las tecnologías de la información y la comunicación

Al hacer referencia de las TIC, resulta necesario subrayar el hecho de que estas tecnologías no surgen a partir del INTERNET como comúnmente se cree. Sino que aparecen desde los albores del desarrollo del ser humano. Después de todo, cualquier intermediación técnica al instante de emitir un mensaje en un proceso de comunicación, es una TIC.

Sin embargo, al hacer referencia de ellas en el ámbito de este escrito, se hace con la conceptualización actual del término, es decir, el mundo de la información transmitida a partir de uso de una computadora y las interconexiones que esta tiene hacia el mundo. Mediante la utilización de estas interconexiones, el usuario de una computadora puede acceder y transferir conocimiento con gran celeridad. Desde el punto de vista de la UNESCO, a través de Menezes (2001:1):

El conocimiento posee propiedades muy específicas que difieren sensiblemente de los productos industriales. Tal como el fuego, puede propagarse rápidamente con viento favorable, prácticamente sin costo alguno.

De aquí que resulte interesante observar como la comunicación de la información es un privilegio, de unos cuantos,  que debe compartirse y socializarse. Como lo señala Coll (2004:2): 

Entre todas las tecnologías creadas por los seres humanos, las relacionadas con la capacidad para representar y transmitir la información tienen una especial importancia en la medida en que afectan directamente a todos los ámbitos de la actividad de las personas, desde las formas y prácticas de organización social, hasta la manera de comprender el mundo, organizar esta comprensión y transmitirla a otras personas.

Cabe entonces hacerse la pregunta sobre ¿Qué se espera lograr con estas tecnologías? De acuerdo con Kaiser (2005: 83), existen dos posturas a este respecto; “[…] los optimistas consideran que las nuevas tecnologías pueden hacer un mundo mejor, y los pesimistas consideran que con ellas se exacerban las disparidades existentes en la sociedad”. 

Tic y desarrollo de la sociedad

Partiendo de un enfoque positivista;  en cuanto a la posibilidad que tienen las Tics en forjar un mundo mejor, más justo y equitativo para todos. Se considera que estas tecnologías pueden auxiliar en la eliminación paulatina de las disparidades e injusticias existentes; dentro de los límites que las mismas poseen.

Sin embargo, no todos los miembros de la sociedad mexicana, e internacional,  pueden acceder a los beneficios que suponen estas tecnologías.

[…] existen graves inequidades en términos de accesibilidad a estas tecnologías. Esta disparidad  en su acceso,  es lo que conocemos como brecha digital. Los datos señalan que el Internet y las Tics en general, están al alcance de las clases educadas, medias y altas de la sociedad, y no para los pobres  y las minorías raciales. (Ibíd.)

Desde una perspectiva gubernamental, el responsable de la comisión federal de comunicaciones de los Estados Unidos de Norteamérica, William Kennard (2000:170) sostiene que: “Aquellos que no entienden estos conceptos o no apuestan por su desarrollo  serán analfabetos digitales con un limitado acceso al conocimiento y al mejoramiento de su nivel económico.”  

Esta situación es evidente en las zonas rurales de México, particularmente aquellas con índices de alta marginalidad,  las cuales no tienen acceso a dichas tecnologías en el ámbito de la educación, ni en ningún otro. Escenario nada propicio para impulsar el desarrollo, y lograr que el país en su conjunto alcance la sustentabilidad. 

Se considera entonces necesario, que para favorecer un desarrollo sustentable, el cual transite del discurso político a la realidad palpable y física, habrá que dotar a dichas comunidades de un know how, en diversas áreas; tal vez la más importante sea a caso la de educación.

Desde la óptica expresada por la Sociedad de la Información y el Desarrollo Sustentable (2005: recuperado) se encuentra:

“La sociedad sustentable […] representa mucho más que una simple sociedad de la información. Es la propuesta de un paradigma alternativo de organización al que hoy prevalece en las sociedades de la información y el proceso de globalización. Pretende ser un modo más eficiente de usar los recursos humanos y naturales, una sociedad más justa desde el punto de vista distributivo y más democrática desde la perspectiva de la participación en los procesos de decisión.”

En México pareciera que existe una imposibilidad, per se,  para transitar del discurso al hecho, desde el gobierno, sociedad civil, e incluso desde la academia.  En este último punto se ubica que las instituciones educativas,  operan algunas materias relacionadas a la sustentabilidad,  las cuales más que cubrir una necesidad real del país, rellenan los espacios que  la currícula académica necesita para estar a la moda, lograr certificaciones y ser políticamente correctos.

Aun cuando, paradójicamente, la declaratoria gubernamental sobre educación y desarrollo sustentable (2002: recuperado) en su punto primero señale:

La educación ambiental para el desarrollo sustentable debe formar parte de todos los ciclos escolares, desde el básico hasta el superior, así como de todos los espacios y ámbitos de la cultura, asumirse como un proceso de aprendizaje permanente en la vida y observarse como un principio que es de incumbencia para los distintos sectores, niveles y grupos sociales.

Dentro de este marco de interpretación,  resulta interesante observar como en otros países, no sólo,  existe una gran preocupación por este hecho; sino que además sus gobiernos e instituciones educativas llevan años desarrollando e implementando políticas que han permitido poner en marcha programas educativos, con la sustentabilidad como objetivo principal, utilizando para ello todas las herramientas disponibles; incluyendo a las Tics. 

 

 

 

 

Algunos ejemplos dentro del panorama mundial

En el ámbito que se ocupa, resulta importante la postura que a este respecto ha adoptado el gobierno de Australia del Oeste (2003):

La educación para la sustentabilidad busca desarrollar virtudes cívicas que comprometan, motiven y otorguen poder de decisión a los habitantes de Australia del Oeste a través de experiencias educativas formales y no formales, para  transformar sus estilos de vida, tomar en sus manos el cambio personal y social,  y trabajar en el logro de un futuro sustentable. 

Asimismo, contemplan diversas políticas de enseñanza de acuerdo con el grado de estudios donde se desea implementar o reforzar alguna habilidad. Para ilustrar este concepto de una forma más adecuada, resulta importante observar la estructura que posee, en el área de sociedad y medio ambiente la materia de Ciudadano activista, que se imparte en los niveles de educación básica en Australia del Oeste, de acuerdo a lo señalado en el Curriculum  framework for kindergarten to year 12 (1998:261) :

Los alumnos demuestran su activismo ciudadano a través de sus conductas y prácticas en el ambiente escolar, en concordancia con los principios y valores asociados con la democracia, la justicia social y la ecología sustentable.

Es posible comprender, a partir de los ejemplos descritos anteriormente,  la manera en que una política gubernamental, pasa del plano discursivo al plano tangible implantándose como objetivo de una asignatura de enseñanza en el nivel primaria.

Este punto proporciona, pues, un referente privilegiado, en el sentido de que a un ciudadano que desde sus primeras incursiones en la sociedad, se le enseña a ser parte activa de la misma, responderá a esta a lo largo de toda su vida.

Es posible observar como esta oferta dirige al desarrollo civil hacia una democracia verdadera y profunda, y recaracteriza la búsqueda de la sustentabilidad como la toma humana de decisiones. Con la política como principio organizador de la sustentabilidad, los problemas de la democracia y participación son las esferas centrales de preocupación en la construcción de un sistema económico y sociocultural que expanda los sistemas que soportan la vida en el planeta.

México y la sustentabilidad

De aquí que resulte interesante observar, en el caso de México,  una nula participación a nivel individual o grupal en la transformación del entorno de una manera que se pudiera calificar como positiva. 

Tanto en el nivel básico de la educación como en los niveles subsecuentes,  no se instruye, al alumno, a participar en pro de la sociedad, por el contrario se le forma como ciudadano sin ciudadanía, sin responsabilidad social y sin compromiso para con su futuro y el de las próximas generaciones.

Esta falta de visión y compromiso se extiende más allá del Mexicano educado en la zona urbana, hacía las comunidades marginadas del país. Partiendo de un mal entendido papel del estado, de tipo benefactor, el que todo da a cambio del precario mantenimiento de una supuesta estabilidad social; cuando su papel debiera ser el de estado propiciador y arbitro en la búsqueda y puesta en marcha de nuevas pautas de conducta, entendimiento, desenvolvimiento y sustentabilidad de toda su población y el entorno que le rodea.

En este orden de ideas, la UNESCO (2001: recuperado) señala que:

“[…] las actuales crisis ecológicas y humanas, no son por sí mismas la causa de los problemas; son síntomas; siendo consecuencias de maneras de pensar, y prácticas sociales, económicas y políticas que han colocado al mundo en el sendero de la no sustentabilidad.”    

Es entonces cuando se debe de ubicar a los procesos de enseñanza – aprendizaje como creadores de seres humanos, aptos para esgrimir una razón constructiva, franca y crítica. En todos los niveles del aprendizaje;  sean estos procesos educativos formales e incluso no formales. 

Por otra parte, el no incluir a dichas tecnologías como elemento de la vida diaria en estas comunidades, es equivalente a acentuar su marginalidad y con ello ampliar proporcionalmente la brecha, no solo digital, entre dichas comunidades y el resto de la población del país, acaso además las culturales, económicas y políticas.

Y es que no se puede soslayar el hecho de que la falta de oportunidades reales de crecimiento del mexicano de zona rural, obligan a este a buscar oportunidades ya sea en las grandes ciudades del país o bien al otro lado de la frontera.

Educación, certidumbre social, acceso a un bienestar económico sostenible, un entorno propicio para el desarrollo. Son algunos de los elementos que al no existir en la vida diaria de por lo menos 64 millones de mexicanos, los forzan a buscarlos en otras partes del país y del extranjero.

Se ubica entonces, que las disparidades emanadas de un sistema económico deshumanizado[3], aunado a un medio ambiente en franco deterioro propicia a la larga el abandono por parte de sus pobladores, mayoritariamente a las grandes ciudades o a los Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida, aun a pesar de tener que renunciar a su “tierra”, su historia e incluso a sus seres queridos.

Novelo (2004) indica al respecto lo siguiente: “[…] las migraciones emanan de las desigualdades estructurales –en este caso, de un orden internacional fuertemente desigual- y, de manera  contraria al paradigma del equilibrio general, tienden a reforzarlas en lugar de contribuir a reducirlas”.

Resulta entonces ineludible, desde la óptica de los autores de este texto,  plantear a las Tics como herramientas indisolubles de cualquier estrategia que pretenda implementar  políticas de desarrollo sustentable, tanto en el ámbito rural como urbano.

La educación y la sustentabilidad

En este espacio, es necesario revalorar y replantear el papel de la educación, en todos sus niveles,  como elemento de primer orden en el logro del desarrollo humano y abiertamente como resultado expresado en la sustentabilidad. Como lo señala Alfaro (2005: recuperado):

Si la calidad del ambiente y su sustentabilidad, dependen de la actuación humana, la calidad de la actuación humana deberá cambiar por medio de la educación para que la acción transformadora del hombre permita mantener y/o generar un ambiente ideal de relación entre el hombre y su mundo.

Cabría entonces hacer la pregunta sobre ¿De que forma implementar a las tecnologías de la información y la comunicación como herramientas que coadyuven a la educación en las comunidades de alta marginalidad de México? La respuesta, que de ninguna forma puede ser única, implica el rompimiento de viejas inercias históricas tanto de la sociedad civil como de los órganos de gobierno.

Resulta imprescindible transformar al estado benefactor en un estado que facilite la transmisión del know how hacía dichas comunidades y una sociedad civil consciente y  comprometida en lograr niveles de sustentabilidad adecuados para todos sus miembros.

La sustentabilidad implica entonces,  utilizar las herramientas al alcance para lograrla, involucra pensar la resolución de los problemas en forma integral y permitir que ese tejido social marginado, deje de ser parte fundamental y cómoda del discurso político post revolucionario, en consecuencia post modernista,  para convertirlo en una seda auto sustentable y  en pleno progreso. “[…] para que desde la actuación docente se modifique la intencionalidad de la aplicación de esos conocimientos, pues esta demostrado, que los modelos actuales no han permitido la sustentabilidad”. (Ibíd.)

 

Recurrir a las Tics en este proceso resulta entonces imprescindible, no hacerlo equivale no sólo a ampliar la ya de por sí enorme brecha digital, sino además a entorpecer de forma insoslayable al propio desarrollo sustentable que se pretende conseguir.

Desde esta óptica, Garrido Miranda (2005: recuperado) señala:

“Constatado este hecho, una de las interrogantes y causa de reflexión necesaria de realizar tiene que ver con la capacidad y oportunidad de estas Ntics  y su potencial para dar respuesta a las condiciones de las sociedades más vulnerables (subdesarrollo o en vías de desarrollo): movilidad social, nuevas oportunidades y mejoramiento de la competitividad, entre otras”.

En las comunidades rurales de alta marginalidad, los modelos educativos actuales, que siguen una pauta tradicional en los procesos de enseñanza-aprendizaje, resultan obsoletos desde la óptica de no permitir una formación integral del individuo.

No sólo por que no han actualizado sus contenidos en términos de sustentabilidad, sino por que además las herramientas educativas tradicionales no han sido complementadas con tecnologías que permitan integrar de forma real al individuo dentro de una sociedad que cambia en forma vertiginosa. 

Conclusión

La sustentabilidad debe entonces ser entendida, y utilizada, como un concepto multidimensional, el cual abarca una transformación ecológica, social, educativa y política. En este sentido, se comparte la visión de Alfaro (Ibíd.):

“Hacerlo desde los modelos educativos actuales sería una realimentación de las inercias y supuestos operativos de la educación; se requiere afrontarlo con nuevos modelos, que propicien los sinergismos coincidentes donde la educación y la capacitación permitan recrear y fortalecer una conciencia pública de sustentabilidad a partir del sujeto social, es decir, de cada uno de los individuos como sujetos particulares”.

En este sentido, vislumbrar que la sociedad sustentable del SXXI no sea al mismo tiempo una sociedad de la información; semeja a someter a la concepción de sustentabilidad a la miopía del ambientalismo de corte neoliberal[4]. El integrar las diversas complejidades que cada una de estas áreas significa, equivale a abordar este proceso de transformación, en su verdadera dimensión. Hacerlo desde una perspectiva unidimensional, significa dejar fuera a las otras variables, con lo cual el proyecto de desarrollo queda truncado y a la larga pierde su viabilidad.

Surge entonces,  la necesidad de romper con los esquemas etnocentristas dado que han ayudado a propiciar y amparar, hasta la fecha, a la no sustentabilidad.  Desde una perspectiva educativa, Escudero (2004: 45) señala: 

La cultura virtual de la era de la información podría ser así un antídoto muy efectivo contra cualquier género de etnocentrismo, e incluso podría desarrollar, de una forma inimaginable con anterioridad, un sentido de ciudadanía cosmopolita, que seguramente es necesario en un mundo interconectado. 

Desde esta óptica,  el diseño de material didáctico debe no sólo contemplar objetivos generales y específicos entorno a lo que se quiere enseñar a un grupo determinado; sino que además debe estar diseñado tomando en cuenta las características culturales de dicho grupo.

Resulta por tanto evidente, que el promover la sustentabilidad no es una tarea simple, requiere de la interdisciplinariedad para poder conseguir sus objetivos. Ninguno de los actores en este proceso puede considerarse poseedor de verdades absolutas, estas no existen, no obstante todos y cada uno de ellos están obligados a aportar ideas y a discutirlas dentro de un ambiente que fomente la participación democrática de los mismos.


[1]  Tics se refiere a las Tecnologías de la Información y la Comunicación, también llamadas Ntics nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

[2] Sánchez Bazán (2006: recuperado),  define a la sustentabilidad: “[…] el desarrollo que permite satisfacer las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas, es un concepto que no se refiere exclusivamente a la dimensión ecológica, sino también contempla una distribución más equitativa de la riqueza, tanto en el plano internacional como hacia el interior de cada país”.

[3] Los autores se refieren al neoliberalismo y las consecuencias negativas que este a generado en el desarrollo económico, político y social en México

[4] Donde el medioambiente es visto como un insumo  explotable en beneficio del hombre presente, sin consideración alguna para el hombre futuro.

Read Full Post »

Diseño para nuestro futuro inmediato
 Por: Christian Ullmann

 

Diseño…

El diseño para nuestro futuro inmediato,

diseño socio ambiental (diseño para la sustentabilidad)

¿Será que es necesario crear más un nuevo producto?

            Esta seguramente debería ser la primera cosa a hacer cuando hablamos de diseño sustentable. El diseño ganó espacio en el mundo a través del marketing.

            Ahora nosotros debemos rever esta situación y pensar en las cuestiones socio ambientales antes de diseñar.

Temas:

            Recursos disponibles: origen, proceso de extracción y certificación

            Materia prima: natural, renovable, biodegradable y reciclada

            Procesos de transformación: contaminación e impacto ambiental

            Distribución de ingresos – impacto social – producción comunitaria

            Comercialización – distribución – Ventas

            Ciclo de vida del producto

            Consumo responsable

            Reciclaje – residuos industriales

“Por sobre todas las cosas,

Una lección básica:

El hombre debe buscar la armonía

con la naturaleza, en vez de intentar dominarla”.

Introducción

         Como buenos latinoamericanos que somos insistimos en copiar sistemas y procesos extranjeros y no analizamos nuestras características, nuestro diferencial. Hace 500 años, los europeos iniciaron una tarea, que no les permitimos terminar: destruir la cultura nativa sudamericana, totalmente desarrollada y autosuficiente ya en aquella época. Hoy, gracias a la incompetencia de aquellos conquistadores, científicos de primer mundo están investigando nuestras selvas y naturaleza intentando saber como hacían los nativos para curar sus enfermedades. Esta supuesta cultura superior, que todavía tratamos de copiar y seguir sus pasos, procura descubrir la cultura que sus antepasados quisieron destruir.

         Y nuestros países insisten en incorporar sus propias tecnologías y procesos productivos, las tecnologías utilizadas en los países desarrollados no son transferibles de forma directa. No podemos saltar de una etapa de evolución tecnológica para otra, sin una secuencia lógica, sin una asimilación natural, sin respetar nuestros propios ritmos y necesidades.

         La mayoría de los sistemas de economía interna de los países en desarrollo, no se apoyan en sus propios recursos naturales y capacidades o técnicas tradicionales, y si, en modelos importados, que requieren de tecnologías e insumos, generalmente originadas de los países considerados desarrollados.

         Esta en la hora de proponer una política industrial que lleve en cuenta nuestras reales necesidades, las necesidades del pueblo. En medio de esta crisis y proceso de transformación y en función de nuestras características y de las condiciones internacionales podemos desarrollar una nueva propuesta industrial para el Cono Sur, una propuesta que valorice nuestras riquezas y que se haga respetar por el resto del mundo.

Diseño, perspectivas para un futuro inmediato

         El diseño tiene un importante papel en el planeamiento de un futuro con responsabilidad ambiental y social, ya que nosotros los diseñadores somos quienes coordinamos los procesos de creación y desarrollo de productos y servicios. Son los diseñadores quienes transforman ideas y deseos en productos útiles y durables. Por este motivo, y no apenas por motivos estéticos, es que el diseño, la ciencia y la investigación juntos son esenciales para la innovación con responsabilidad socioambiental.

Desenvolvimiento Sustentable

         El diseño no debe limitarse a colocar productos materiales en los comercios, para construir una sociedad sustentable, nuestra ambición debe ser: hacer sustentable cada etapa do proceso del diseño. Colocar la teoría en práctica.

         Debemos entender que todo tiene límites: que los recursos naturales no son eternos, que la biosfera esta con problemas para asimilar la contaminación que producimos y que la disparidad existente entre el ingreso per capita de los países ricos y de los países pobres es muy grande lo que llevaría a grandes convulsiones sociales.1

Definición de Desenvolvimiento Sustentable

         “Aquel que atiende las necesidades del presente, sin comprometer la posibilidad de las generaciones futuras para que atiendan sus propias necesidades.

         Respeta la capacidad de soporte de la biosfera.

         Contribuye para la reducción de la pobreza.

         Mejora la calidad de vida”. 2

Certificación

         Un proceso de certificación de materia prima y de sus procesos de extracción contribuye para el equilibrio ecológico y la conservación de la biodiversidad, proporcionando una mejor calidad del agua, clima, estabilidad del suelo, además de promover el bienestar de los trabajadores forestales y de las comunidades de la región.

         Los principios y criterios para definir una certificación tienen que ser seleccionados por un proceso de consulta con la participación de ambientalistas, investigadores, empresarios, gobiernos, trabajadores, comunidades indígenas, consumidores y otras instituciones certificadoras. 3

Evaluación del Ciclo de Vida de Producto

         Productos y servicios provocan impactos sobre el medio ambiente, estos impactos pueden ser provocados en todas las etapas del ciclo de vida del producto: materia prima, fabricación, distribución, so  disposición final.   La propuesta internacional es crear un proceso de integración de los aspectos ambientales y el proyecto de desarrollo de productos. Este proceso debe ser continuo y flexible, debe llevar en consideración la función del producto, su comportamiento, seguridad y salud, costo, aceptación por el mercado, calidad y la legislación y las reglas de cada país. 4

         Las Normas Internacionales ISO están desarrollando la norma sobre la Evaluación del Ciclo de Vida del Producto. Estas normas que son del Tipo III pueden funcionar como barrera de exportación para los productos y países que no estén preparados.

         Es muy difícil decir cuales son los mejores materiales para ser utilizados al pensar un nuevo producto, pues esta respuesta depende de una serie de factores, como por ejemplo:

         _Si el material elegido es un metal abundante en la Tierra (liminar de escasez muy lejos en el tiempo),

         _Facilidad de reciclaje (que puede favorecer los metales que son menos abundantes) menor impacto ambiental en la fase de mineralización, transporte, transformación y fabricación del producto.

         Y todos estos datos juntos van a definir cuanto estamos contaminando al crear un nuevo producto, ya que todos sabemos que no existe el producto ecológico perfecto.

         Por ejemplo: el hierro, y por consecuencia el acero, es muy abundante, y el impacto de producción es medio, con las tecnologías actuales (es de fácil reciclaje). El aluminio tiene una liminar de escasez de cerca de 200 años, gasta mucha energía en su transformación (de minería a aluminio en barras), es fácilmente reciclable (por ejemplo las latas de aluminio). 5

Beneficios del Diseño Ambiental

         Reducción de costos

         Reducción de pasivo ambiental

         Mayor satisfacción de los clientes

         Mejor aprovechamiento de los recursos disponibles

         Nuevos mercados

         Mejora de la imagen de la empresa

         Mayor permanencia del producto en el mercado

         En este campo, Sudamérica toda, tienen un grande potencial debido a su biodiversidad, permitiendo crear productos a partir de madera de manejo forestal, látex, fibras naturales, cuero, cuero vegetal, resinas naturales y a toda su cultura regional.

         Y este potencial esta presente o es similar en toda Latinoamérica y debe ser desarrollado optimizando al máximo los recursos naturales y humanos propios, realizándose los primeros procesos de transformación lo más cerca de la materia prima posible, favoreciendo las comunidades nativas y evitando desperdicio.

         Los procesos finales y la comercialización deben permanecer en las diferentes capitales, aprovechando así, las capacidades de las micro y pequeñas industrias locales.

Conclusiones

Propuesta

         Desarrollar soluciones abiertas que puedan ser modificadas. Y para hacer esto necesitamos trabajar con comunidades artesanales y las micro y pequeñas industrias que tienen mayor flexibilidad, pudiendo modificar su producción, y así crear una competencia donde la tecnología pase a un segundo plano valorizando la cultura local, destacándose la creatividad y las técnicas mas desarrolladas.

         La idea es desarrollar líneas completas de productos utilizando una mínima complejidad tecnológica, creando nuevas oportunidades de mano de obra y valorizando el potencial de las materias primas naturales biodegradables.

Justificativa Mercadológica

         Desarrollar productos ambientalmente adecuados es un desafío que trae muchos beneficios. Productos verdes o productos éticos y solidarios, ya están substituyendo productos no-verdes en los comercios y góndolas.

         Transformar las empresas en sistemas sustentables permite controlar todo el proceso productivo, desde la elección de la materia prima hasta el destino final del producto y de los residuos, llevando a:

         Utilizar menos materia prima

         Consumir menos energía

         Reducir la producción de residuos

         Reutilizar, reciclar o vender residuos

         Empleo de mayor cantidad de mano de obra

         Valorización de la cultura local

         Mayor satisfacción de los clientes

         Nuevos mercados

         Mejora de la imagen de la empresa

         Mayor permanencia del producto en el mercado

         No se trata, como imaginan algunos, de una visión heroica idealista o de una perspectiva sombría con respecto de la profesión. Como siempre, nuestras posibilidades dependen de la manera como vemos los hechos.        Este abordaje abre, por tanto, nuevos e inexplorados caminos para el diseño y para la industria.

         Orientar nuestra actuación en las necesidades locales (transporte, vivienda, salud, vestimenta, educación y divertimiento), desarrollando tecnología propia, descubierta de nuevos mercados y de los sellos ambientales, necesarios para exportar para países europeos, son algunos de los caminos para la diferenciación de los productos latinoamericanos. 6

Comentario Final

         “Existe un dato importante, con respecto a la nave espacial Tierra: no tiene manual de instrucciones de uso. Así, que fuimos obligados a usar nuestro intelecto, que es nuestra mayor habilidad, para hacer experiencias científicas e interpretar eficientemente el significado de los resultados obtenidos.

         Ahora, por no tener las instrucciones de uso, es que tenemos que aprender a anticipar las consecuencias de un número cada vez mayor de alternativas, y, finalmente poder aumentar de forma satisfactoria nuestra sobre vivencia y nuestro crecimiento, tanto físico como metafísico.”

(R. Buckminster Fuller)


1 2 Haroldo de Mattos Lemos – presidente del Instituto Brasil PNUMA – Comité Brasilero del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente; Superintendente del Comité Brasilero de Gestión Ambiental – CB 38/ABNT

 

3 FSC – Forest Stewardship Councilhttp://www.fsc.org

4 ISO 14062

5 Haroldo de Mattos Lemos – presidente del Instituto Brasil PNUMA – Comité Brasilero del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente; Superintendente del Comité Brasilero de Gestión Ambiental – CB 38/ABNT

6 RIGHETTO F. ULLMANN Ch. Texto desarrollado para el evento Responsabilidade SocioAmbiental realizado por la ADP y FIESP. Septiembre 2004,SP.

Read Full Post »

Algunas consideraciones para la sustentabilidad en Latinoamérica

 Por: Christian Ullmann

Como resultado de las charlas oficiales y extraoficiales realizadas en el contexto del Encuentro en Cuajimalpa, realice unas anotaciones e investigaciones que organice y pase a limpio para poder presentar como una introducción de mi participación en la conferencia.

Fue muy interesante poder participar de la Conferencia Internacional y poder intercambiar ideas con profesionales de gran parte de Latinoamérica.

Primeramente es necesario comentar y proponer, para que sea una acción a ser imitada, la decisión de la Universidad Autónoma Metropolitana de desarrollar este evento internacional también para, poder definir la dirección y el desarrollo de los programas de la unidad Cuajimalpa.

Como bien hace mención la presentación del evento, estamos en el umbral de una nueva etapa en la historia de la tecnología, pero nosotros los latinoamericanos tenemos una característica que no formamos parte del sector de la sociedad mundial que desarrolla estos modelos tecnológicos y si quien (casi con exclusividad) hacen uso de sus herramientas.

Esto es bueno, pero nos perdemos una gran posibilidad de proponer un modelo que sea el más interesante para nuestra sociedad.

Y es así, que desde el modelo globalizado se nos ofrece la inclusión digital como opción de acceso a la información para mejorar la calidad de vida de las personas y una sustentabilidad Norte-Sur, donde 20 % del planeta vive gracias al esfuerzo y sacrificio del 80% restante.

Desde lo que conseguimos entender hasta ahora, dentro este modelo establecido 20/80, las tecnologías de la información solo consiguen aumentar las diferencias sociales. Pero esto no debería se novedad, ya que cada nueva tecnología o avance de la humanidad consigue aumentar esta brecha y esta si es una constante en los últimos 200 años.

Entonces mi primer pregunta es como conseguir pensar más 80/20 ?

Será que buscar en nuestros orígenes e historia podría ser un camino?

Si entendemos esto como una posibilidad, como interpretar el propio pasado para desarrollar nuestro futuro?

Aquí tenemos más de lo que conversamos y discutimos durante 4 días en la conferencia: complejidad y mundo contemporáneo.

Y siguen las preguntas:

Será que estamos preparados para interpretar la complejidad de nuestro cotidiano?

Cómo aprehender lo que no se sabe?

Y si conseguimos hacer esto cuales son los referentes y cuales las variables de ajuste para direccionar un nuevo enfoque o modelo para Latinoamérica?

Las aspiraciones, conectividad, política nacional / internacional y múltiples fines hacen que nuestro norte sea dinámico y difícil de seguir.

Como nos preparamos para atender esta real demanda social, cuales son las herramientas necesarias para formar jóvenes para este 3º milenio. Lo más interesante es que nos encontramos conscientes y preocupados porque los modelos trazados para los países latinoamericanos no son sustentables. Ahora la responsabilidad es nuestra, nada mejor para poder mostrar nuestras capacidades y habilidades.

Porque no, mostrar al mundo de lo que estamos hechos y asumir nuestra condición de latinos, americanos, subdesarrollados o en vías de… e incorporar a esto nuestras culturas pre-hispánicas, que es nuestro diferencial para este mundo miniaturizado y de conectividad global.

Y el diseño… qué tiene que ver con todo esto?

El Diseño puede mejorar la vida, puede mejorar de forma considerable aspectos importantes de la vida de las personas. (1)

A medida que la sociedad evoluciona, lo hacen también las cosas que producimos y empleamos. Por lo tanto, los diseñadores contemporáneos también dan forma a productos contemporáneos como servicios, procesos, programas de desarrollo, programas del sector público, nuevas empresas y sistemas. El diseño contemporáneo puede ser tangible o virtual, físico o digital. (2)

El Diseño como conocimiento y como vanguardia del pensamiento contemporáneo para desplegar el potencial humano, para mejorar la vida con el fin de resolver los retos a los que se enfrenta la humanidad. (3)

El Diseño como herramienta para comprender, de forma exhaustiva, las necesidades tácitas y explícitas del usuario para dar soluciones para contextos determinados. (4)

D.I. Christian Ullmann

Proyecto Oficina Nomade

(1, 2,3 y 4) Premio INDEX 2007 – http://www.indexaward.dk/2007/Español.html

Read Full Post »

RESCATE CULTURAL Y DESARROLLO SOSTENIBLE

-ARTESANÍA Y DISEÑO SUSTENTABLE-

 

Por: EDUARDO GABRIEL PEPE

Universidad Nacional de Cuyo

Mendoza, Argentina

 (Conferencia dictada en el 3º Seminario Internacional de Investigación sobre Diseño Sustentable. Universidad Autónoma de Tamaulipas. Tampico, septiembre de 2009)

 

Introducción

 

Diseño sustentable es aquel diseño que atiende las necesidades del presente, sin comprometer el bienestar de las generaciones futuras. Es aquel diseño que respeta la capacidad de renovación de la biosfera, alterando en el menor grado posible el medio ambiente.

Diseño sustentable es el diseño que debe mejorar la calidad de vida del “hoy” sin perjudicar el “mañana”, teniendo en cuenta el contexto cultural, social, económico y ambiental.

Sin embargo, una característica que diferencia al ser humano de las otras especies animales, además de la facultad de raciocinio, es la capacidad para modificar su medio ambiente. El hombre, aunque apareció relativamente tarde en la historia de la Tierra, ha sido capaz de modificar en gran medida el medio ambiente, adaptándolo a sus necesidades, como forma de escapar a las constricciones medioambientales que lo limitaban. Aunque en un principio los  humanos deben haber vivido más o menos en armonía con su contexto, como el resto de los animales, el distanciamiento de la vida salvaje comenzó ya en la era prehistórica, y mientras las poblaciones humanas se mantuvieron relativamente pequeñas y con tecnología modesta, el impacto sobre el medio ambiente fue solamente local. Al ir aumentando en número y en poder tecnológico, el impacto humano se ha tornado muchísimo más significativo, generalizado y global. El hombre ha ido modificando su contexto, alterando sustancialmente el desarrollo armónico de los ciclos naturales, consumiendo hasta el agotamiento recursos no renovables e incluso recursos en teoría renovables. Por lo tanto desde que el hombre es hombre ha ido sistemáticamente degradando el medio ambiente.

Desde el primer momento en que el hombre comienza a diseñar su contexto, comienza a desarrollar en forma sostenida un diseño NO sustentable.

Un diseño cien por ciento sustentable es hoy prácticamente inviable, por lo que es posible afirmar desde cierto punto de vista, que el diseño sustentable no existe. Sin embargo desde la profesión del diseño es posible desarrollar pequeñas intervenciones responsables que aporten a la no destrucción del medioambiente, o por lo menos, que no profundicen el grado actual de deterioro del contexto.

Es una realidad que plantear hoy la temática del respeto por el medio ambiente y de la sustentabilidad en los productos industriales es un hecho políticamente correcto.

Sin embargo, también es una realidad que en un gran número de casos, el planteo de productos o de diseños sustentables no sobrepasa el estatus de argumento de venta, totalmente vacío de un contenido serio sobre la materia. Por ejemplo, encontramos papeles reciclados, con todo su marketing ecológico de sustentabilidad y cuidado ambiental, que en el proceso de producción son mucho más nocivos que los papeles no reciclados. Encontramos también productos que teóricamente sirven para reducir el consumo de agua, que en su producción y en su planteo de reciclaje consumen más agua que la que son capaces de ahorrar en su vida útil.

En muchos casos el verdadero diseño sustentable estaría en la NO producción de esos diseños.

Expondré a continuación una serie de datos y reflexiones que pueden resultar un tanto incómodas y por que no, contradictorias, más no es mi intención crear aquí un debate sobre estos puntos concretos. Creo sí necesario comenzar a discutir cuál es y cuáles pueden ser nuestras reales intervenciones como diseñadores, sobre la temática del desarrollo sostenible. Cuáles podrían ser los aportes y aspectos positivos y negativos desde nuestra profesión, (tantas veces devaluada y otras tantas sobrevalorada).

Los siguientes datos se encuentran expuestos sin respetar ningún tipo de orden, sólo se presentan a modo de ejemplos para la reflexión:

– Las empresas que más contaminan el medio ambiente son las que menos intervención de diseño poseen, ya sea en sus productos o en su forma de producción. En un gran porcentaje estas industrias prescinden del diseño, simplemente porque no lo necesitan.

– Sólo uno de cada 10.000 productos se plantea como producto sustentable. Y muchos de los que se plantean como sustentables, en realidad no lo son.

– En el mundo se fabrican más de un billón de bolsas plásticas por año, las cuales poseen una vida aproximada de más de 1.000 años. De todas las bolsas plásticas que se producen en el mundo, se recicla menos del uno por ciento.

– Se desechan por día, en el mundo, millones de envases plásticos, perfectamente herméticos y estancos. Estos envases poseen una vida útil de más de 1.000 años, pero su vida comercial es de apenas unos pocos meses.

– Los mayores consumidores de combustible fósil y los que emiten mayor cantidad de gases que generan el efecto invernadero y el calentamiento global son los países que se autodenominan “países desarrollados”.

– Millones de personas se trasladan diariamente en automóvil, para lo cual ponen en marcha un artefacto impulsado a combustible fósil, de más de una tonelada, para transportar cargas menores a 100 kilogramos.

Y podríamos continuar así, con otros datos similares, que no soportarían ningún análisis serio y que por otro lado están demostrando que algo no se esta haciendo de la mejor manera.

El panorama no parece ser demasiado alentador, sin embargo no hay culpables… o mejor dicho, todos somos culpables, y por lo tanto responsables de generar soluciones.

Es necesario forjar desde el diseño una actitud didáctica, una toma de consciencia, a través del trabajo colectivo e interdisciplinario. No se trata pues, ni de generar una visión negativa y lúgubre sobre el tema y  nuestro futuro, ni una visión heroica, redentora e idealista, respecto de las intervenciones que desde nuestra profesión podemos llegar a desarrollar. Considero que es más importante, desde nuestros ámbitos como diseñadores, esforzarse en trabajar por los temas de la vida cotidiana, aportando pequeñas intervenciones efectivas, que obsesionarse con grandes temas teóricos, integrales y abarcativos, de difícil y costosa concreción.

Una de las pequeñas intervenciones efectivas que planteo, es la que se puede realizar en comunidades rurales o semi-rurales, respecto a la valorización de la cultura e identidad de región, a través de la puesta en valor del artesanado y de las pequeñas industrias locales.

 

 

El medio ambiente como contexto cultural

El conjunto de circunstancias físicas, culturales, económicas y sociales que rodea a las personas y que actúa como condicionante de todos los signos individuales que se inscriben en el contexto, es lo que se denomina “medio ambiente”. El diseño como disciplina proyectual se encuentra íntimamente condicionado por el contexto, por lo tanto es necesario indagar las temáticas de la educación, la cultura y el medio ambiente, como elementos generadores de identidad de región.

Si bien en todo programa de intervención es preciso atender seriamente el tema económico, en términos de lograr un uso racional de los medios tecnológicos y un correcto aprovechamiento de los materiales, es asimismo necesario plantear expresamente la cuestión del respeto ambiental. Respeto que apunta a lograr intervenciones no agresivas y no violentas con la cultura y el medio ambiente, estableciendo de hecho un compromiso con el entorno patrimonial. Es necesario por lo tanto las intervenciones de tipo sustentables.

Debe entenderse que nuestro vínculo con el entorno se realiza a través de la Integración e interrelación con las diferentes dimensiones o representaciones del medio ambiente. El medio ambiente puede ser entendido como naturaleza a preservar, como recurso a administrar, como sistema a comprender o como problema a resolver. Puede ser entendido también como contexto, es decir como un conjunto entrelazado de elementos dados en el espacio y el tiempo. El medio ambiente puede ser abordado asimismo como paisaje, como sustento de vida y como territorio que permite establecer un sentido de pertenencia, aportando al desarrollo de una identidad cultural.

La calidad del medio ambiente se encuentra directamente relacionada a todo lo producido por las diferentes variantes del diseño y las tecnologías aplicadas. Es decir que está íntimamente relacionado con nuestra calidad de vida. Por consiguiente, el tratamiento del tema demanda y exige un enfoque interdisciplinario, que enriquezca el análisis y la comprensión de las situaciones complejas del medio ambiente, aportando una visión sistémica y global. Es necesario entender el contexto, advertir sus principios, e interpretar sus parámetros y sus reglas.

Por consiguiente, es responsabilidad del diseñador, aportar desde la trazabilidad (creación / vida útil / descarte) de los productos de diseño en la construcción coherente de una tarea educativa de preservación y cuidado del medio ambiente, en el sentido más amplio del término.

La glocalización como eje integrador

He planteado, en más de una oportunidad, la riqueza y el potencial del cruzamiento y de la hibridación cultural, no obstante, si el intercambio se desarrolla en forma desigual y asincrónica, es muy probable que como resultado, una cultura se imponga de facto sobre la otra. Generalmente, son los nuevos medios de comunicación, sumados al comercio internacional, los que provocan esas grandes desigualdades.

Es en el siglo XX donde hemos asistido a un gran avance en la tecnología, sobre todo de las comunicaciones, de la mano de la televisión y más tarde de Internet. La tecnología se ha impuesto como elemento de expansión de Occidente, a tal punto, que la aldea global o globalización, para muchos, es una realidad cultural.

El termino globalización apunta a representar el proceso de cambio que se ha estado viviendo en el último tiempo, teniendo como base la noción de sociedad de la información. Colombres (2004) señala que “Lo que llamamos globalización no es más que una nueva fase del cosmopolitismo occidental, iniciado en el siglo XIV y acelerado en los últimos tiempos por los cambios revolucionarios acaecidos en las tecnologías de la comunicación”.

El proceso de globalización ha ido borrando las fronteras de los países y diluyendo las funciones tradicionales de los estados. En esta nueva fase del capitalismo las corporaciones transnacionales han ido ganando poder en relación a los estados que, frente a la internacionalización de los procesos de producción, solo han atinado a permanecer  expectantes.

La globalización pretende a nivel mundial, una homogeneización en los modos de vida, intentando desligarlo de su contexto y de su medio ambiente. Esto genera los llamados no lugares, creando un esquema de valores y comportamientos que permiten desarrollar las condiciones de dominación ideológico-cultural.

Insertos en un contexto cultural que tiende a la uniformidad y la homogeneidad, producto del gran poder de los medios de comunicación e información, y del increíble avance de la tecnología, hace aparición en nosotros una fuerte tendencia defensiva, esgrimiendo el derecho a individualizarnos.  Es aquí donde lo global y lo local se ponen en contacto. Nuestra tarea es que ese contacto no termine en choque, sino que sirva de fuente de poder y nos permita crecer, desde todo punto de vista. Es aquí donde el término glocal, como unión de global y local, empieza a tener sentido.

El concepto de glocalización, planteado por Robertson, fusiona la localización y la globalización, tratando de entender el proceso de transformación, articulando la dinámica global con la local. En otras palabras, hace referencia a la noción de globalizar lo local y de localizar lo global.

Glocalización y alteridad están estrechamente unidas en este proceso de respuesta al esquema globalizador convencional. Sólo si conseguimos colocarnos en el lugar del otro, y logramos comprenderlo culturalmente, podremos relacionarnos de igual a igual. La incapacidad de alteridad, es decir, no poseer la condición de poder ser otro, conlleva a situaciones de fuerte desprecio por las culturas no conocidas. Esto determina que una de las partes se sienta superior y con derechos para imponerse sobre la otra. 

El discurso global-local exige, en este momento más que nunca, que tengamos que referirnos a las identidades, en forma plural, basándonos en el reconocimiento de origen, en la pertenencia, en la permanencia y la interacción social y simbólica.

La glocalización, como forma de contrarrestar los efectos de la homogeneización globalizante, involucra la valoración de las culturas locales y el fortalecimiento de las identidades regionales a través del trabajo con sectores con bajo nivel tecnológico, como por ejemplo el artesanal y el de las pequeñas y medianas empresas.

Es posible mejorar la posición del sector artesanal, articulándolo con áreas de economías más dinámicas, como las que plantea el sector turístico. Para este trabajo de articulación es conveniente abarcar la franja media de la pirámide de niveles de valor cultural y uso tecnológico en las artesanías, donde se excluye el objeto de autor, es decir la “obra de arte” y las artesanías de aeropuerto u objetos “recuerdo de…”

Las intervenciones desde el diseño pueden contribuir a posicionar los productos artesanales en el mercado, por medio de mejoras en la elección de las materias primas, de manera que resulten adecuados y sustentables; de la optimización del proceso productivo; del perfeccionamiento de la imagen y el valor cultural; y el desarrollo de sistemas de comercialización, que incluyan al consumidor urbano.

Emprendimientos productivos sustentables de base cultural

El diseño tiene en la innovación uno de los valores principales, sin embargo en el caso de emprendimientos de diseño socio-ambientales, de producción sustentable, el valor principal pasa a ser el rescate cultural en la búsqueda de beneficios económicos duraderos, sin destruir la cultura local, ni su medio ambiente.

El pensamiento urbano, dentro de la lógica del mundo globalizado, conlleva una experiencia cargada de información y contaminación visual que resulta nociva al trabajar con grupos aborígenes de zonas aisladas.

Un camino interesante de transitar es el de rescate y valoración de los recursos naturales, culturales y técnicos-artesanales de las regiones, con el fin de ampliar el espectro de consumidores, divulgando y fortaleciendo el mercado de productos comunitarios, sin necesidad de crear productos de autoría.

Nuestro trabajo debe limitarse al rescate y valoración de los elementos sociales, culturales y ambientales de la región, respetando las características y el “ritmo” de vida de la misma.

Es importante además que la experiencia o el reconocimiento del origen agregue mayor valor al producto, mejorando de esa manera la calidad de vida del pequeño productor comunitario.

El objetivo debe ser que la comunidad desarrolle, de la manera más eficientemente sustentable, productos que realmente la representen. Por lo tanto los productos deberán poseer un grado de legitimidad alto, tanto desde la técnica, como de lo formal y lo cultural.

Por eso es muy importante desde nuestro trabajo como diseñadores, el análisis previo que se realice. Si el análisis es inexistente o está realizado sin tener en cuenta los aspectos culturales de la región, pueden surgir algunos problemas, como fue el caso particular del sur de provincia de Mendoza, Argentina, donde luego del año 2000 se intentó impulsar el desarrollo textil regional. En el tejido de la zona se practicaban en gran medida las técnicas ancestrales, que aunque modificadas con los años mantenían su legitimidad cultural. Sin embargo, desde el punto de vista formal, puntualmente en los motivos, éstos no poseían ningún tipo de relación con el medio cultural ni geográfico, hecho que resultó significativo, para el desarrollo sustentable del emprendimiento, dada la dificultad en la comercialización del producto en el ámbito del turismo cultural.

La experiencia del diseño artesanal

En el departamento de Malargüe, provincia de Mendoza, nace a principios del año 2008 la idea de promocionar, apoyar y fortalecer algunos emprendimientos existentes y otros próximos a iniciarse, con el fin de aportar al desarrollo socio económico de la región. En el marco del Programa de Industrias Culturales, de la Incubadora de Empresas de Malargüe surge el Desarrollo de Emprendimientos Productivos Sustentables de Base Cultural.

La incubadora de empresas culturales tiene como objeto realizar un trabajo profesional para captar y fortalecer las labores culturales realizadas tanto en el área urbana, como así también en la zona rural, entre los que se puede citar tejido al telar, hilado y teñido de lanas, trabajo en cerámica y piedra, desarrollando sobre los mismos identidad propia y original, coherente con la identidad de región, transmitiéndoles al mismo tiempo la importancia de la cultura emprendedora y del desarrollo sustentable.

El fin que se persigue es el de obtener emprendimientos que asienten sus bases en la creatividad, en la sustentabilidad y en la identidad regional, de manera que se establezcan nuevas formas de consensos en la creación del capital social que genera cultura.

Para tal fin se trabajó fuertemente e interdisciplinariamente sobre el fortalecimiento y la recuperación de la identidad de la región, teniendo en cuenta las costumbres, las materias primas locales, los códigos, los lenguajes y demás elementos identitarios con cualidades y atributos tangibles e intangibles.

El proyecto se asentó sobre la articulación de cuatro campos concretos: el mercado, a través de la elaboración de un plan de negocios; el diseño de productos de base cultural; la comunicación visual con fuerte identidad regional de los productos y de los emprendimientos; y la tecnología, desarrollada a través de la capacitación técnica.

El trabajo de diseño propiamente dicho se programó en tres amplias etapas. Una primera etapa, previa a la realización de los productos artesanales, consistió en un relevamiento de motivos y productos, a fin de crear una especie de catálogo morfológico, que permita poseer una base de datos sólida, respecto de los productos artesanales existentes y, asimismo, posibilite experimentar la innovación dentro de unos parámetros culturales lógicos.

Una segunda etapa involucró al diseño y a la producción objetual. Respecto a la intervención del diseño en esta etapa, se especificó que el mismo no debería sobrepasar el comentario, la recomendación o la idea del producto en crudo. Pues, como indica Christian Ulman (2008)  “cuanto menor sea nuestra intervención, mejor el resultado (el producto tendrá mayor calidad estética y mayor interés cultural). Esta forma de aproximación, sin duda, permitirá que la comunidad recupere o forme su autonomía, como condición básica para la autosustentabilidad.”

El trabajar con comunidades artesanales,  micro empresas y pequeñas industrias, permite poseer una gran flexibilidad en la producción, permitiendo realizar pequeñas modificaciones al producto, sin generar perdidas significativas. Esto crea emprendimientos competitivos donde la tecnología no se ubica en primer plano, sino que se valora ante todo la cultura local y las técnicas artesanales o seudo artesanales.

El propósito concreto de los emprendimientos existentes fue el de desarrollar productos textiles de primera calidad, en base al hilado manual de lana de guanaco, de cabra y de oveja, como materia prima local y la utilización de las técnicas ancestrales del telar mapuche.

De esa manera se desarrolla una producción artesanal que genera nuevas oportunidades de mano de obra en las zonas rurales, al tiempo que valoriza la identidad de la región y el uso de materias primas naturales.

En la distribución de los productos es importante que se manifieste claramente el reconocimiento del origen, a través de una comunicación e información con fines didácticos. Esto es un gran aporte, sobretodo en el sector del turismo cultural, pues genera un valor agregado que repercute positivamente en la comercialización.

Conclusiones

 

-Apreciaciones generales-

Un auténtico desarrollo humano debe tener en cuenta el medio ambiente, la evolución económica y social y por sobre todo poseer una conciencia de identidad y de responsabilidad regional. Por lo tanto se deberán integrar todas las actividades culturales que permitan fortalecer el espectro de expresiones creativas que hacen a la construcción de la identidad como región.

Las comunidades que aprecian y valoran su medio ambiente tanto como su patrimonio cultural, desarrollan un fuerte impulso que se despliega en todos los ámbitos sociales y económicos. Eso les permite darse a conocer, ya sea regional, nacional o internacionalmente con una identidad propia y original, generando de esta manera, valor en ciertos productos y servicios relacionados tanto al ámbito del turismo, como del comercio de exportación.

Es innegable que existen ciertas matrices simbólicas que actuando en forma autónoma pueden funcionar de cimientos de una conciencia cultural regional. Porque aún cuando pareciera que los intereses individuales prevalecen sobre los de la sociedad, no todo esta perdido. Donde la competencia y la insolidaridad responden sólo a satisfacer placeres egocéntricos, donde los arquetipos culturales ya no tienen cabida, donde el grado de saturación y consumo han llegado a niveles asombrosos, se vislumbra en el horizonte un futuro, por lo menos diferente. Puesto que hoy, como contrapartida a un bombardeo desproporcionado, de una cultura unificadora desde los medios de comunicación, existe a partir de las sociedades, una tendencia a recuperar la memoria como forma de estructurar discursos identitarios válidos. Y esa memoria recupera de alguna manera el respeto cultural y ambiental que aquí, como parte comprometida de la sociedad, estamos reclamando. 

Estableciéndonos en un contexto de subdesarrollo (o en vías de desarrollo) como el que presenta nuestra  América, e interviniendo puntualmente en zonas rurales y semi-rurales, con población originaria, lo más apropiado es el planteamiento de las pequeñas industrias artesanales o de tecnología básica. Industrias que prioricen la utilización de materias primas naturales, renovables y de fuerte arraigo cultural y geográfico, y que en la producción y comercialización de productos regionales, como por ejemplos dulces y embutidos, apliquen la práctica del re-uso y el reciclado de baja industrialización. Por ejemplo, el uso de envases de vidrio ha probado ser un elemento sumamente válido tanto para el re-uso (botellas, frascos y envases que luego de un correcto lavado pueden ser reutilizados para fines similares o diferentes, según el caso), como para su reciclado.

Un reciclaje de baja industrialización, artesanal o cuasi artesanal, puede generar trabajo y permitir insertarse al mercado a gran cantidad de personal con bajo grado de tecnificación. Por supuesto que para lograr esto último, es necesario que existan claras políticas desde los gobiernos, locales, provinciales y nacionales y hoy por hoy eso es algo que desde los ámbitos de poder se está debiendo.

La falta de políticas desde los ámbitos gubernamentales ha hecho que sistemáticamente fracasen emprendimientos sustentables con proyección a largo plazo, pues económicamente siempre es necesaria una fuerte inversión desde el estado, y en general ocurre que existen “otras prioridades” de corto plazo que resultan, para los políticos, más redituables en cuanto a votos. 

-El compromiso desde la disciplina-

Realizar en forma responsable nuestra labor como diseñadores, comunicadores y como creadores de imagen supone un gran compromiso con la sociedad y el medio ambiente que nos contiene. Compromiso que implica sumarnos al proceso global de manera tal, que podamos aportar nuestro enfoque regional y local. Es decir colocar el concepto básico y fundamental de glocalización como eje integrador para la construcción de un futuro sustentable, en el marco de nuestra identidad como latinoamericanos.

Es imprescindible entender hoy, que los problemas ambientales no son un peligro lejano sino una realidad cotidiana. Debemos trabajar cultural y ambientalmente en forma responsable, asumiendo el compromiso de prever los comportamientos futuros de los productos de diseño.

Es necesario trabajar interdisciplinariamente para construir en forma coherente y de manera constante la identidad regional, reconociendo el proceso de glocalización como forma de avance y crecimiento de nuestra sociedad.

En todo proyecto de diseño, sea gráfico u objetual, debe conocerse el pasado y la relación de los factores que han ido conformando el escenario actual (nada nace en forma espontánea). Luego es necesario visualizar el presente, ya como resultado concreto del proyecto, por medio del análisis de los actores actuales, y por último prever los posibles escenarios futuros, estableciendo y planteando comportamientos en el tiempo.

Sin dudas que resulta bastante incierto predecir el efecto futuro de un producto de diseño o de una comunicación visual, por eso es preciso y fundamental realizar en la etapa proyectual una investigación profunda y un desarrollo que involucre procesos retrospectivos relativos a las oportunidades, necesidades, condicionantes y a la relación de los factores que han ido conformando el escenario actual. Una investigación que involucre procesos introspectivos, relativos a la pieza de diseño propiamente dicha por medio del análisis de los actores actuales. Y que involucre procesos prospectivos, relacionados con el futuro de la pieza previendo los posibles escenarios futuros, estableciendo y visualizando comportamientos en el tiempo. No podemos asumir una actitud descomprometida, sino que es necesario plantear ya desde el principio del proceso de diseño, por ejemplo, su re-uso, su reciclado o su forma de descarte.

Es importante que, desde nuestros mínimos ámbitos de poder, procedamos de manera coherente en pos de implementar un diseño sustentable, innovativo, comprometido con el medio, cuidando y preservando el ambiente y respetuoso del entorno cultural. Es preciso forjar una educación cultural, que interprete a su vez la identidad latinoamericana, planteando al reconocimiento de origen como elemento generador de valor.

Es preciso diseñar para el cambio, evitando sumarse al facilismo marcario que nos determina la sociedad de consumo, trabajando con el planteo de “como queremos vernos” y no el “como queremos que nos vean”.

Es imperioso pugnar por proyectos regionales que incorporen elementos que forman parte de nuestro patrimonio heredado, entre los que se encuentra el patrimonio ambiental, aprendiendo a ver el mundo con una visión Latinoamericana y no seguir viendo a Latinoamérica desde el punto de vista de la mundialización.

El rescate cultural como forma de búsqueda de un diseño auténticamente nuestro, permitirá la evolución del componente aborigen, asegurando su presencia como elemento indiscutido de nuestra identidad.

No podemos dejar de tener en cuenta los recursos ambientales y las diversas formas de entenderlos y aprovecharlos, practicando la recuperación de elementos de culturas que han tenido un enorme compromiso con nuestro medio ambiente y con nuestra tierra. Es imprescindible buscar en el pasado para construir el futuro.

No podemos ser cómplices de los agentes de la deculturación. Por lo tanto no debemos renunciar a la responsabilidad que nos compete como diseñadores, para dar respuestas y soluciones de diseño, comprometidas con el medio ambiente, la sustentabilidad y la identidad de región.

Bibliografía

– Beck, Ulrich, (2004), “¿Qué es la globalización?, falacias del globalismo, respuestas a la globalización”. Editorial Paidós, Buenos Aires.

– Chaves, Norberto, (2006), “El diseño invisible”, Editorial Paidós, Buenos Aires.

– Colombres, Adolfo, (2004), “América como civilización emergente”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires.

– Costa, Joan, (1994), “Diseño, Comunicación y Cultura”. Editorial Fundesco, Madrid.

– Pepe, Eduardo Gabriel, (2003), “Hacia una Gráfica Aborigen”, Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo / Ediciones de la Utopía, Mendoza, Argentina.

– Pepe, Eduardo Gabriel, (2003), “Diseño Aborigen”, Editorial CommTools, Buenos Aires.

– Pepe, Eduardo Gabriel, (2004), “Diseño Indígena Argentino”, Editorial CommTools, Buenos Aires.

– Pepe, Eduardo Gabriel, (2007), “Identidad regional”, Redargenta Ediciones, Buenos Aires.

– Pepe, E.G. (compilador) y otros, (2007), “Diseño y sustentabilidad”, Redargenta Ediciones, Buenos Aires.

– Quiroga, María Berta. “Puntos capitales del Diseño”: Perspectiva interdisciplinaria con Filosofía, Sociología y Estética. Editorial CommTools. 2005. Buenos Aires.

– Wolton, Dominique, (2004), “La otra mundialización”, Editorial Gedisa, Barcelona.

Read Full Post »

Older Posts »